Lukaku rescata un punto sobre la bocina

Romelu Lukaku of Belgium in action during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Lyons, Lyons
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
13/06/2016

Sin Eden Hazard ni Kevin De Bruyne, Bélgica se atascó ante Grecia y volvió a mostrar los mismos defectos que la penalizaron tanto en la última Eurocopa como en el anterior Mundial. A pesar del cambio de esquema que ha caracterizado el nuevo ciclo de Roberto Martínez, la selección helena estuvo muy cerca de llevarse la victoria en su visita a Bruselas con el guion griego de toda la vida. Los de Skibbe se encerraron atrás, juntaron las líneas e invitaron a Bélgica a proponer hasta que terminó desesperada. Grecia evidenció nuevamente varios de los problemas crónicos del combinado belga, que echó de menos que alguien acompañara a Mertens a la hora de acelerar el juego cerca del área contraria. Con una propuesta sin imaginación en el centro del campo y todo el juego destinado hacia los flancos, Grecia supo neutralizar la mayoría de amenazas de Bélgica y resistió hasta el minuto 89.

Bélgica 1 (Lukaku 89′)
Grecia 1 (Mitroglou 46′)

Grecia vs Belgica - Football tactics and formations

Ante la radical pero no inesperada propuesta griega, Bélgica preparó un par de herramientas que no acabaron de funcionar. En primer lugar, el doble pivote Fellaini-Witsel no carburó. A pesar de que el centrocampista del Manchester United se convirtió en un recurso útil para colgar centros desde los flancos, Bélgica casi nunca lo encontró en situación de peligro y ambos ralentizaron el juego. Por otro lado, Mertens se mostró muy activo entre líneas en los primeros compases e hizo daño cayendo constantemente al perfil derecho para poner balones peligrosos al área, pero el atacante del Nápoles se fue diluyendo con el paso de los minutos. En los carriles, la aportación tanto de Chadli como de Carrasco fue escasa, por lo que todas las jugadas de relativo peligro pasaban por las botas de Mertens o las descargas de espaldas de Lukaku. A medida que Bélgica insistía una y otra vez en las mismas ideas, Grecia fue bloqueando las opciones de los de Roberto Martínez, que acabaron atascados. Contra un oponente tan compacto como el griego, Bélgica se desesperó y parecía que solo abriría la lata con un zapatazo desde la frontal, un centro cazado por Fellaini o una jugada a balón parado. Chispazos más individuales que colectivos.

Lo que no esperaba Bélgica es que al inicio de la segunda mitad Grecia tardara únicamente 18 segundos en asestarle un golpe letal. Tachtsidis ganó un duelo aéreo en el centro del campo y casi sin pretenderlo sirvió en bandeja una asistencia para Mitroglou, que perforó la red en el primer disparo de los griegos. El gol heleno legitimaba aún más el plan de los de Skibbe, que insistieron en aquello que tan bien les había salido en el primer tiempo mientras Bélgica parecía caer en la precipitación y el nerviosismo.

A Bélgica le costó mover la pelota con fluidez por el carril central. Foto: Focus Images Ltd.
A Bélgica le costó mover la pelota con fluidez por el carril central. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, la segunda amarilla de Tachtsidis en el minuto 66 -unida a la entrada de Dembélé- cambió un panorama que empezaba a teñirse de negro para el combinado belga. La circulación de balón de los pupilos de Roberto Martínez ganó una velocidad extra y Grecia reculó hasta la frontal de su área, defendiendo en un espacio cada vez más reducido y renunciando a la posibilidad de amenazar a Courtois al contragolpe. Empujó Bélgica y se encendió el público, pero no parecía el día de los diablos rojos. Hasta que en un centro lateral Lukaku se inventó un golazo de futbolista de primerísimo nivel. El delantero del Everton controló un balón con el pecho, de espaldas a portería, y luego se giró para batir a Kapino, soltando un zurdazo letal. Dos minutos después el arquero griego le negó el tanto de la remontada al detenerle un cabezazo a bocajarro.

A pesar de que el empate mantiene a Bélgica como primera de grupo, con dos puntos de ventaja respecto a Grecia y con tres de diferencia sobre Bosnia, la visita del cuadro heleno evidenció que a Roberto Martínez aún le queda mucho trabajo por delante para borrar los defectos que tanto lastraron a Bélgica en los últimos grandes torneos. Sobre todo ante los equipos que le ceden la iniciativa y se repliegan, siendo Grecia uno de los mejores ejemplos para poner a prueba su paciencia y más aún con dos bajas tan sensibles como las de De Bruyne y Hazard. Aunque esta vez no pudo sellar la victoria, Grecia volvió a ser la Grecia que compite hasta el final mientras Bélgica todavía es la Bélgica de los últimos tiempos.

Roberto Martinez manager of Everton on the touchline prior to the Barclays Premier League match against Manchester City at Goodison Park, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 23/08/2015
Roberto Martinez, seleccionador belga. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*