Eden y Romelu a campo abierto

Romelu Lukaku of Belgium looks on during the 2014 FIFA World Cup match at Maracana Stadium, Rio de Janeiro, Brazil. 
Picture by Andrew Tobin/Focus Images Ltd +44 7710 761829
22/06/2014

Bélgica liquidó a Túnez a base de contragolpes en una segunda jornada muy plácida para el equipo de Roberto Martínez, que se encontró con el escenario que más le beneficia nada más arrancar el partido. Antes de que pudiera plantearse cómo mover la pelota con fluidez ante un rival replegado en su mitad de campo, Hazard y Mertens se asociaron en el pico izquierdo del área africana y Syam Ben Youssef derribó al atacante del Chelsea con una entrada a destiempo. Eden Hazard no perdonó desde los once metros y abrió la veda: Bélgica disfrutaría de metros para correr ante un adversario que necesitaba empatar para seguir con vida en el Mundial.

Bélgica 5 (Hazard 6′, 51′, Lukaku 16′, 45′, Batshuayi 90′)
Túnez 2 (Bronn 18′, Khazri 94′)

Belgica vs Tunez - Football tactics and formations

Bélgica acribilló a Túnez a base de transiciones supersónicas. El combinado africano quiso sacar la pelota jugada desde atrás con un once de carácter técnico y asociativo. Sin un delantero centro al uso, con Khazri de falso nueve, Túnez carecía de la altura suficiente para desplegarse de forma directa ante el trío de centrales belgas. En esta tesitura, no le quedaba otra que mover el cuero con paciencia para instalarse en campo contrario. Sin embargo, Túnez entró mal en el partido y se mostró imprecisa en la combinación. El mayor exponente de ello fue el lateral izquierdo, Ali Maaloul. Dos pérdidas incomprensibles de Maaloul en su propia mitad de campo dieron origen a los dos goles de Lukaku, ambos al contragolpe, que remataron la esperanza tunecina antes del descanso. El poderío del delantero del United a campo abierto destrozó a la defensa tunecina.

Túnez tuvo la oportunidad de meterse en el encuentro a balón parado. Respondió al 2-0 con un cabezazo de Bronn en una falta lateral, pero no le bastó para poner en mayores apuros a la zaga de Courtois más allá de algunas incorporaciones a la espalda de Yannick Carrasco. En general, no es el Mundial de las Águilas de Cartago. Su estrella, Yousef Msakni, se perdió el Mundial por lesión. Lo mismo le ocurrió a uno de sus delanteros, Khenissi. En el estreno contra Inglaterra, se lesionó el portero Mouez Hassen. Y ante Bélgica cayeron lesionados tanto Dylan Bronn como Syam Ben Youssef, que ni siquiera completaron la primera mitad ante el combinado europeo. Particularmente sensible fue la lesión de Bronn, que ha dejado una grata impresión en el lateral derecho, aunque luego Nagguez mostró unas buenas prestaciones con sus incursiones en ataque en el segundo tiempo.

Eden Hazard of Belgium during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Lyons, Lyons Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 13/06/2016
Eden Hazard brilló ante Túnez. Foto: Focus Images Ltd.

En un partido cómodo para Bélgica, que disfrutó en un contexto de repliegue y contragolpe, a menudo se saltó la figura de Kevin De Bruyne. El escenario permitió que Hazard y Lukaku brillaran a campo abierto, pues Bélgica atacaba siempre de forma muy vertical después de cada recuperación de balón. Robó la pelota muy arriba y siempre buscó el camino más corto hacia la portería rival, pues olía que cada recuperación se podía convertir en una ocasión manifiesta de gol en apenas diez segundos. Por este motivo, De Bruyne ejerció de lanzador de Mertens, Hazard y Lukaku, pero quizás le faltó continuidad en el centro del campo. El cariz vertical de Bélgica, que siempre miró hacia delante, no le permitió controlar el tiempo del partido después del 2-1 de Túnez. El gol se intuía por el poderío ofensivo del combinado europeo, pero quizás la situación requería alternar ataques verticales con otros de mayor duración. Es decir, pasar la pelota hacia atrás y no hacia delante de vez en cuando.

El 3-1 de Lukaku antes del descanso y el 4-1 de Hazard poco después de la reanudación -tras un control majestuoso con el pecho y un recorte de pura clase ante la salida de Ben Mustapha- finiquitaron el choque. Bélgica administró sus fuerzas y dio minutos a tres futbolistas que no participaron en el estreno contra Panamá: Fellaini, Tielemans y Batshuayi. Roberto Martínez procuró repartir el protagonismo entre sus actores secundarios y la presencia de Michy Batshuayi arriba revitalizó el ataque. El delantero propiedad del Chelsea demostró tener más ganas que nadie de marcar y de demostrar que puede ser útil a su equipo. Dibujó movimientos a la espalda de la defensa y se ofreció permanentemente, aunque le faltó mayor contundencia en el remate. A base de insistencia Batshuayi acabó perforando la red rival tras conectar un centro de Tielemans, pero de haber estado un poco más fino la goleada podría haber sido incluso más contundente. La maquilló Khazri con un gol en el último minuto del descuento. La pólvora belga está preparada para las rondas definitivas, aunque necesitará seguir puliendo otros aspectos del juego a partir de octavos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Partido muy abierto lo cual beneficia a Carrasco, Hazard, Lukaku, etc. Tengo ganas de verlos ante rivales mas serios en defensa y en los cruces, pero lo cierto es que estan en la edad perfecta todos (24-30 años) menos Kompany o Vermaelen. Y si se meten primeros de grupo podrian evitar rivales serios hasta semifinales!

Es ahora o nunca para Belgica!

Deja un comentario

*