Fase de clasificación europea para el Mundial 2018: Grupo I

Luka Modric of Croatia during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
25/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-160626-0038.jpg

Croacia: Los libros de historia dirán que el conjunto de Ante Čačić se quedó en octavos de final en la Eurocopa 2016 y no mentirán. Sin embargo, si no profundizan mucho más en el relato, estarán ocultando que el equipo balcánico se fue sin perder un solo partido en los noventa minutos, que ganó a España quitándole el primer puesto de grupo y que no echó en la prórroga decisiva a la Portugal que acabaría siendo campeona por cuestión de centímetros. Todos estos detalles explican por qué sigue en el cargo el mismo seleccionador pese a lo caliente que ha estado ese banquillo en los últimos tiempos: después de Slaven Bilic, ni Igor Stimac ni Niko Kovac lograron consolidarse en él. El nombramiento de Čačić no había sido muy bien recibido en un entorno futbolístico croata que sigue inmerso en nocivas batallas internas que lo acaban penalizando (de hecho, la selección fue sancionada con un punto menos en la fase de clasificación, y tras los incidentes en el partido contra la República Checa en Saint-Etienne el Maksimir deberá albergar a puerta cerrada los dos próximos encuentros en los que los ajedrezados jueguen como locales). Aunque en este caso concreto, el escepticismo estaba justificado: a sus 62 años, el currículum de Čačić no era precisamente espectacular. Pero sí lo fue el fútbol que desplegó su selección en la Eurocopa 2016: uno de los más elogiados del torneo. Darijo Srna se retiró de la selección tras el certamen continental y ahora Luka Modric asumirá la capitanía. Si ya mandaba con la pelota, ahora también ejercerá de líder en el vestuario. Aunque el grupo no es sencillo, a esta generación croata -a la que se incorporan ya los Marko Rog, Ante Ćorić y Marko Pjaca- hay que pedirle que sea primera de grupo. Y tiene potencial para mejorar el papel que hizo en Brasil 2014, cuando se quedó fuera en la fase inicial cayendo ante México. Quizá el tercer puesto de Francia 1998 sea difícil de repetir, pero el talento que posee este bloque tiene poco que envidiarle al que tenía aquel.

Darijo Srna ya no jugará con la selección croata. Foto: Focus Images Ltd.
Darijo Srna ya no jugará con la selección croata. Foto: Focus Images Ltd.

Islandia: Después de las portadas de periódicos, de los vídeos virales de youtube, de que el mundo entero se hiciera islandés y de que los volcanes de la isla se convirtieran aún más en el destino turístico emergente del verano, gestionar la resaca de una Eurocopa inolvidable no parece tarea sencilla para una selección que sigue siendo tan pequeña como antes -pero a la que ahora se le va a pedir lo que se le suele demandar a un equipo que ha demostrado ser capaz de empatar con la campeona de Europa, de ganar dos partidos a los Países Bajos en la fase previa y de echar a Inglaterra en octavos de un gran torneo-. Lars Lagerbäck se retiró tras la cita francesa -ya estaba previsto-, por lo que Heimir Hallgrímsson asumirá ahora el cargo en solitario tras haber trabajado junto al sueco durante los últimos cinco años. Meterse en el primer Mundial de su historia será su objetivo, por mucho que Croacia sea superior y que Ucrania a priori también. Ya en la previa del Mundial 2014 Islandia consiguió acabar segunda de grupo, y fue precisamente Croacia quien acabó con sus aspiraciones en la repesca. El duelo ante los balcánicos tendrá pues un componente de revancha. Hallgrímsson seguirá confiando en el mismo bloque de la Eurocopa, aunque ya sin el legendario Eiður Smári Guðjohnsen.

Islandia fue una de las revelaciones de la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.
Islandia fue una de las revelaciones de la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.

Ucrania: El mítico Andriy Shevchenko debuta como entrenador asumiendo el cargo de seleccionador nacional. Se apoyará en Mauro Tassotti, que fue asistente durante quince años en el Milan (trabajó, entre otros, con Ancelotti y con Allegri), y en Raúl Ruiz, un cántabro que ejerció de director de metodología en el Rubin Kazan de Berdyev y en el Dinamo de Kiev. El cambio de apuesta es total en la federación ucraniana, ya que se pasa de un técnico que llevaba más de treinta años en los banquillos como Mykhaylo Fomenko a uno que se estrenará con este trabajo. Tras realizar dos fases de clasificación más que decentes, la Ucrania de Fomenko se derrumbó en el partido de vuelta del play-off mundialista ante Francia y luego en la fase de grupos de la Eurocopa 2016. Shevchenko no tiene experiencia en su nuevo rol, pero lideró desde el campo a la selección ucraniana que más lejos ha llegado en la historia de los Mundiales tras la independencia: los cuartos de final de Alemania 2006 (de hecho, en su única presencia). Con la idea de emprender una necesaria regeneración -aunque no radical-, el nuevo seleccionador ha dejado fuera de su primera lista a habituales como Shevchuk, Khacheridi o un Tymoshchuk que se retira ya del equipo nacional. El objetivo debe ser clasificarse para el Mundial: ya sea como primera o por la vía de la repesca.

Ni Ucrania ni Konoplyanka rindieron a buen nivel en la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.
Ni Ucrania ni Konoplyanka rindieron a buen nivel en la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.

Turquía: Parecía que la victoria ante la República Checa le serviría al conjunto otomano para acceder a octavos de final de la Eurocopa 2016, pero los resultados del resto de grupos impidieron que se clasificara como una de las cuatro mejores terceras. Fatih Terim seguirá al frente de su tercera aventura en la selección, con la que logró alcanzar las semifinales de la Euro del 2008 (su mayor logro con el combinado nacional, aunque no en toda su carrera: ganó una Copa de la UEFA con el Galatasaray en el 2000). Terim se reencontrará con Andriy Shevchenko, al que dirigió en el Milan en 2001. Tras la decepcionante eliminación en primera ronda en Francia, el veterano preparador ha introducido novedades en la lista, llamando a varios debutantes y dejando fuera a auténticos pesos pesados como Arda Turan, Selçuk Inan, Burak Yilmaz, Gökhan Gönül, Hakan Balta o Caner Erkin. Los jóvenes atacantes Emre Mor y Enes Ünal deben convertirse en los estandartes de la nueva generación. Turquía no participa en una fase final de un Mundial desde su histórica tercera plaza en 2002, y el objetivo que se marca es volver a competir en la última instancia.

Enes Ünal es uno de los nombres emergentes en el fútbol turco. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Enes Ünal es uno de los nombres emergentes en el fútbol turco. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Finlandia: Una de las pocas selecciones que, sin haberse independizado su país en las últimas décadas ni ser un microestado, no se ha clasificado nunca para una fase final. El fútbol no es el deporte más importante allí, y eso se nota -aunque la globalización también le está haciendo ganar terreno-. El sueco Hans Backe, que ha dirigido en multitud de países (en Dinamarca ganó la liga con el FC Copenhague y con el Aalborg, y también entrenó en su país, en Estados Unidos, en Grecia, en Austria, en Noruega, en Inglaterra y fue asistente de Sven-Göran Eriksson en el Manchester City y en la selección de México), será el encargado de intentar hacer progresar a un equipo que no transmite la sensación de poder mejorar demasiado a corto plazo. Aunque a Mixu Paatelainen le costó el puesto la cuarta plaza en la fase clasificatoria para la Euro 2016, parece complicado que Backe pueda superar ese resultado en un grupo tan difícil como este.

Finlandia lo tendrá difícil para alcanzar la cuarta plaza del grupo. Foto: Focus Images Ltd.
Finlandia lo tendrá difícil para alcanzar la cuarta plaza del grupo. Foto: Focus Images Ltd.

Kosovo: Dos años después del primer amistoso oficial aprobado por FIFA, los pronósticos de Fadil Vokkri se han cumplido y la selección kosovar competirá como miembro de pleno derecho en las fases de clasificación. Aunque varias federaciones votaron en contra de su ingreso en las asociaciones internacionales alegando que no se trata de un estado independiente reconocido por las Naciones Unidas y el caso no se puede dar por cerrado, el asunto que más preocupa ahora mismo a los dirigentes kosovares está más relacionado con la elegibilidad de jugadores que ya han actuado con otras selecciones. Desde que se empezó a hablar de la posibilidad del reconocimiento internacional, varios futbolistas nacidos en Kosovo y que jugaban con Albania se mostraron dispuestos a cambiar de equipo, mientras que otros, como el capitán Lorik Cana, apostaron por no dividir el potencial en dos selecciones. Ninguno de los grandes nombres de Suiza o Bélgica que podían pasar a jugar con Kosovo lo ha hecho, y las dudas sobre la disponibilidad de jugadores afectan más a los que estuvieron representando a Albania. A pocas horas del debut en Finlandia, el seleccionador Albert Bunjaki, que antes de asumir el cargo fue asistente en el Kalmar sueco, seguía pendiente de recibir el visto bueno para alinear a casi la mitad de los jugadores convocados. El portero del Pisa Samir Ujkani y el delantero del St. Gallen Albert Bunjaku serán los nombres más representativos y con una carrera más notable en los primeros partidos de la selección kosovar. Sin embargo, son los jóvenes los que permiten hacer soñar a la afición con un papel más que digno en el futuro. Milot Rashica, Sinan Bytyqi, Vedat Muriqi, Bersant Celina y Valon Berisha deben constituir la base de un conjunto con más potencial que cualquier otro que haya partido desde el sexto bombo.

Sinan Bytyqi, internacional austriaco en categorías inferiores, jugará con Kosovo. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Sinan Bytyqi, internacional austriaco en categorías inferiores, jugará con Kosovo. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*