Fase de clasificación europea para el Mundial 2018: Grupo F

Chris Smalling of England and Jack Wilshere of England look dejected at the end of the UEFA Euro 2016 match at Stade de Nice, Nice
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
27/06/2016

Inglaterra: Dos decepciones mayúsculas (no ganar ni un solo partido en el Mundial 2014 y caer ante Islandia en octavos de final de la Eurocopa 2016) le costaron el cargo a Roy Hodgson. La FA eligió a Sam Allardyce, un técnico que encarna mejor que cualquier otro en activo los valores tradicionales del fútbol inglés. No es precisamente una apertura al continente o a metodologías que estén triunfando en otros sitios. Pero Big Sam presenta como credenciales sus buenos resultados en clubes de nivel medio como el Sunderland, el West Ham, el Blackburn Rovers o el Bolton Wanderers. En su experiencia en el club más grande al que ha dirigido en toda su carrera, el Newcastle United, fue destituido a los pocos meses de llegar debido a los malos resultados. En su primera convocatoria dejó fuera a algunos jóvenes futbolistas que habían representado en el ciclo anterior la pretensión de virar hacia un estilo más combinativo o de balón a ras de suelo, como Jack Wilshere, Alex Oxlade-Chamberlain o Ross Barkley. El único debutante al que llamó, Michail Antonio, es un futbolista que viene a ejemplificar las virtudes que más le gustan: potencia, agresividad, ataque vertical y la portería rival como objetivo inminente. Parece evidente que Inglaterra no partirá entre las favoritas para ganar un título mundial que sólo alcanzó como local en 1966, pero no debería costarle demasiado hacerlo mejor que Hodgson en las dos últimas grandes citas. De lo contrario, su cargo peligraría de inmediato.

Sam Allardyce dirigirá la selección inglesa. Foto: Focus Images Ltd.
Sam Allardyce dirigirá la selección inglesa. Foto: Focus Images Ltd.

Eslovaquia: Aunque alcanzó los octavos de final -nada mal para su debut en una Eurocopa-, la imagen mostrada en el torneo francés fue inferior a la que había asombrado en la fase clasificatoria, con una victoria frente España incluida. Ahora, Jan Kozak, que sigue en el cargo, querrá igualar el registro de Vladimir Weiss en Sudáfrica 2010, cuando eliminó a Italia en la liguilla de grupos y se metió en los octavos de un Mundial. La base del equipo será la misma que acudió a la Euro, y las únicas novedades son jugadores consolidados que se encuentran en un buen momento (no figuran jóvenes emergentes que puedan tener un papel importante en el futuro). Los Kucka, Skrtel, Hamsik y Mak seguirán siendo los referentes. Aunque no garantice un billete directo, teniendo en cuenta la dificultad del grupo se podría considerar que una segunda plaza ya sería un buen resultado.

Eslovaquia e Inglaterra se volverán a enfrentar después de cruzarse en la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.
Eslovaquia e Inglaterra se volverán a enfrentar después de cruzarse en la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.

Escocia: Para la primera selección que disputó un partido de fútbol internacional en toda la historia (el famoso amistoso de Glasgow de 1872 ante Inglaterra), el peso de las urgencias se hizo todavía más asfixiante cuando el resto de combinados nacionales de las islas se clasificaron para la Eurocopa de Francia, dejándola a ella como a la única ausente entre las federaciones fundadoras. Acabar con un desierto que se prolonga desde el Mundial de 1998 debe ser el objetivo para Gordon Strachan, por mucho que el potencial de su equipo no dé en ningún caso como para que se le exija cumplir una meta tan ambiciosa. De hecho, la propia historia de Escocia en las grandes citas es muy mediocre: nunca ha pasado una fase de grupos. Pero sus batallas del pasado con Inglaterra, contra la que compitió de tú a tú anualmente en el ya extinguido British Home Championship durante un siglo, le solicitan apuntar por encima de sus posibilidades actuales. El reencuentro con los ingleses va a ser sin duda el plato fuerte no sólo de este grupo: probablemente de toda la fase de clasificación. Strachan, que cuenta en su palmarés con seis títulos nacionales logrados con el Celtic (tres ligas, una FA Cup y dos copas de la liga) ya logró que su equipo compitiera a buen nivel en el dificilísimo grupo previo a Francia 2016, cuando estuvo pugnando por las primeras plazas hasta el final con Alemania, Polonia y la República de Irlanda. Si mantiene ese nivel, debería optar a la segunda posición esta vez.

¿Celebrará pronto Escocia su regreso a un gran torneo? Foto: Focus Images Ltd.
¿Celebrará pronto Escocia su regreso a un gran torneo? Foto: Focus Images Ltd.

Eslovenia: Srečko Katanec fue el artífice de dos de las tres clasificaciones de la joven república balcánica para grandes citas futbolísticas (la de la Euro del 2000 y la del Mundial 2002). Sin embargo, no pudo repetir los mismos éxitos desde que regresó al banquillo nacional en 2013. Ahora buscará volver a una Copa del Mundo después de que Matjaz Kek lograra clasificar al equipo para Sudáfrica 2010 y lograra allí la primera victoria de la historia en una fase final. En la previa de la Euro 2016, el primer reto que afrontó Katanec desde el comienzo en su segunda etapa, una repesca contra Ucrania lo dejó fuera después de acabar tercero en un grupo en el que también estaba Inglaterra (Suiza fue la segunda). De hecho, se repite otro rival: Lituania, ante la que a Eslovenia se le escaparon dos puntos muy importantes cediendo un empate 1-1 en Liubliana. La retirada internacional de Samir Handanovic no parece nada problemática -de hecho, existe bastante coincidencia en señalar que Jan Oblak es mejor-, pero quizá sí lo sea más que el goleador de más nivel del equipo, Milivoje Novakovic, tenga ya 37 años. El objetivo debe ser el segundo puesto, pero partiendo de la base que su potencial es similar al de Eslovaquia y Escocia.

Eslovenia jugó los Mundiales de 2002 y 2010. ¿Regresará en 2018? Foto: Focus Images Ltd.
Eslovenia jugó los Mundiales de 2002 y 2010. ¿Regresará en 2018? Foto: Focus Images Ltd.

Lituania: Más por la autoridad que le confiere su carrera como futbolista de élite que por sus experiencias anteriores en los banquillos (asistente en el Lokomotiv de Moscú y el Hearts y un único periplo como entrenador principal en 2014 en el Trakai de su país, con el que acabó cuarto), Edgaras Jankauskas fue elegido para remplazar a Igoris Pankratjevas como seleccionador nacional después de que éste dimitiera al acabar penúltimo en el grupo clasificatorio para la Eurocopa 2016. A su disposición tendrá ya más preparados a los miembros de la generación que asumió con dignidad el papel de anfitrión en la Eurocopa sub-19 del 2013, aquella en la que Gratas Sirgedas se dio a conocer como un valor de futuro (su carrera se ha estancado desde entonces, en gran parte debido a las lesiones). Pero, siendo realistas, es complicado que puedan incluso aproximarse a la posibilidad de clasificarse para la primera gran cita de su historia. Sin embargo, sí deberían ser capaces de optar a puntuar en todos sus partidos como locales -quizá con la excepción del de Inglaterra-.

Lituania...
Lituania espera poder obtener algunos puntos como local. Foto: Focus Images Ltd.

Malta: También el pequeño país isleño está mejorando sus resultados en los últimos tiempos. Mucho tiene que ver en ello su veterano seleccionador, el italiano Pietro Ghedin, que ya dirigió al equipo en la década de los noventa y luego estuvo varios años en la federación de su país ejerciendo de asistente de técnicos tan prestigiosos como Dino Zoff, Cesare Maldini o Giovanni Trapattoni. Antes de volver a Malta en 2012 para trabajar con mejores recursos que los que se había encontrado en su primer periplo, Ghedin dirigió a la selección femenina italiana durante siete años. Aunque aún es pronto para la generación que logró marcar el primer gol de la historia de Malta en una fase final de un Europeo de cualquier categoría (ocurrió en el Sub-17 que ellos mismos organizaron en 2014), sí se aprecia una evolución en el nivel de su liga, con resultados tan sorprendentes en competiciones europeas como el que el Birkirkara logró ante el Hearts de Edimburgo este mismo verano. Seguir progresando es el objetivo: quizá mejorar los dos puntos conseguidos en la fase previa de la Eurocopa 2016, en la que lo más llamativo fue su 1-1 en Sofía ante Bulgaria o la derrota por la mínima 1-0 ante Italia en Florencia.

The flag of Malta is held by tournament mascots on the pitch before the 2014 UEFA European Under-17 match at Ta' Qali National Stadium, Attard Picture by Tom Smith/Focus Images Ltd 07545141164 09/05/2014
El fútbol maltés progresa sin prisa pero sin pausa. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*