Fase de clasificación europea para el Mundial 2018: Grupo G

Gerard Piqué of Spain (2nd left) celebrates with team mates after scoring their first goal to make it Spain 1 Czech Republic 0 during the UEFA Euro 2016 match at Stadium de Toulouse, Toulouse
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
13/06/2016

España: Julen Lopetegui asume el relevo de un Vicente del Bosque que fue campeón de todo y lo hace con sus éxitos en las categorías inferiores de la selección como principal aval (campeón de Europa sub-21 en 2013 y sub-19 en 2012, trabajando con varios futbolistas que integran ahora la absoluta). Las prematuras eliminaciones en el Mundial 2014 y la Eurocopa 2016 descargarán de presión al ex técnico del Oporto, ya que la afición ha asumido ya que ganar siempre no es lo normal y que tras la retirada de varios componentes emblemáticos de la generación de los tres títulos no se puede considerar a España como la favorita indiscutible en cada torneo. La rivalidad con Italia, cimentada en duelos decisivos en las tres últimas Eurocopas (los cuartos de 2008, la final de 2012 y los octavos de 2016), añadirá interés al grupo que cuenta con dos candidatos al primer puesto de mayor magnitud.

Álvaro Morata, delantero titular en España en el primer amistoso con Lopetegui. Foto: Focus Images Ltd.
Álvaro Morata, delantero titular en España en el primer amistoso con Lopetegui. Foto: Focus Images Ltd.

Italia: Tras echar a España y poner contra las cuerdas a Alemania pese a llegar a la Eurocopa 2016 con muchas bajas, Antonio Conte se marchó al Chelsea y dejó el testigo a Giampiero Ventura, un veterano que lleva cuarenta años en los banquillos y que prácticamente siempre ha trabajado en clubes modestos. De hecho, ya sustituyó a Conte en el Bari en 2009, y su magnífica campaña con un recién ascendido fue el primer paso para llegar a la selección -algo que, antes de aquella experiencia, se habría visto como un sueño irrealizable-. El segundo fue su gran trabajo en el Torino, al que metió en la Europa League y con el que alcanzó los octavos de final eliminando al Athletic en San Mamés (ningún equipo italiano había ganado antes en Bilbao). A sus 68 años, le llega el gran desafío de su carrera en un momento especialmente delicado: Italia viene de quedar fuera en la fase de grupos en dos Mundiales consecutivos. Para una selección que ha ganado el título más importante del planeta en cuatro ocasiones, urge mejorar ese resultado.

Italia ganó a España en su último enfrentamiento. Foto: Focus Images Ltd.
Italia ganó a España en su último enfrentamiento. Foto: Focus Images Ltd.

Albania: Aunque se rumoreó que Gianni De Biasi podía abandonar la selección ante la dificultad de repetir el gran éxito de la Eurocopa 2016 (donde participó por primera vez en una gran cita e incluso ganó un partido), el técnico italiano continúa en el cargo y se enfrentará a su país y también a una España en la que trabajó cuando dirigió al Levante. El grupo es complicadísimo, y nadie le puede exigir nada que no sea afianzar la progresión de su equipo. En este sentido, una tercera plaza y alguna actuación prestigiosa frente a las dos favoritas sería un objetivo razonable. Para añadirle más dureza al nuevo reto, el capitán Lorik Cana se ha retirado de la selección y cuatro jugadores que participaron en la fase de clasificación (pero no en la Eurocopa) han decidido jugar con Kosovo ahora que la antigua provincia serbia puede competir oficialmente.

Albania difícilmente podrá repetir la hazaña de clasificarse para un gran torneo. Foto: Focus Images Ltd.
Albania difícilmente podrá repetir la hazaña de clasificarse para un gran torneo. Foto: Focus Images Ltd.

Israel: Con once jugadores actuando en el extranjero, el equipo que dirigirá por primera vez el veterano Elisha Levy (campeón de dos ligas con el Maccabi Haifa en 2009 y 2011) espera sumar mayor oficio para aspirar a seguir acercándose a los primeros puestos. Desde que compite en la zona europea, nunca se ha clasificado para una gran cita (sí lo hizo en el Mundial de 1970, cuando formaba parte de la confederación asiática). En la previa de la Euro 2016 quedó cuarta en un grupo en el que se metieron Gales y Bélgica y en el que Bosnia-Herzegovina fue tercera. La exigencia es alta en el país, y de hecho el anterior seleccionador Eli Guttman dimitió ya que ese resultado final se consideró decepcionante. La calidad de los centrocampistas Natcho, Kayal, Zahavi y Bitton puede complicar partidos a rivales de entidad, pero arriba sólo Tomer Hemed posee cierta pegada. Con doce tantos es el máximo anotador en activo de la selección, un dato que explica por sí solo el principal problema del equipo.

Israel. Foto: Focus Images Ltd.
Israel nunca se ha clasificado para un gran torneo desde que compite en la confederación europea. Foto: Focus Images Ltd.

Macedonia: De todas las ex repúblicas yugoslavas, Macedonia es la única que no ha estado ni cerca de clasificarse para una gran cita. En la fase previa de la Eurocopa 2016, acabó última en un grupo en el que estaba Luxemburgo (y también España, con la que se reencontrará ahora, y que le ganó 5-1 en Valencia y 0-1 en Skopje). Tras levantar con el Rabotnicki de Skopje dos ligas y una copa, el joven Igor Angelovski (40 años) asumió en 2015 el cargo de asistente de Ljubinko Drulovic en la selección y luego le remplazó a los pocos meses cuando éste se marchó al Partizán de Belgrado. Su primera actuación, antes de jugarse ningún partido, fue celebradísima: convenció al icono nacional Goran Pandev para que volviera a la selección dos años después. También consiguió que Nikola Gjorgjev, un prometedor media punta del Grashopper, pasara a jugar con Macedonia pese a haber sido internacional en categorías inferiores con el país en el que nació, Suiza. Varios integrantes de la selección son de origen albanés, por lo que el doble duelo frente al conjunto de Giani De Biasi será especialmente interesante.

El ex interista Goran Pandev ha vuelto a la selección. Foto: Focus Images Ltd.
El ex interista Goran Pandev ha vuelto a la selección. Foto: Focus Images Ltd.
Liechtenstein: Viene de no acabar última por primera vez en toda la historia de las fases de clasificación para la Eurocopa (también lo había logrado en la previa de un Mundial, el de 2006). Empató en casa ante Montenegro y Moldavia y fue capaz de ganar a domicilio en Chisinau con gol del legendario Franz Burgmeier (100 partidos con la selección y experiencia en varios clubes de primera división suiza, además de una peculiar aventura en el Darlington de la League Two inglesa). Sus futbolistas militan cada vez en clubes de mayor prestigio: ahora mismo tiene a uno en el Empoli de la Serie A (Marcel Büchel), a uno en el Reading de la Championship inglesa (Sandro Wieser) y a cuatro en el Vaduz (que juega en la máxima categoría del fútbol suizo). El seleccionador, Rene Pauritsch, también es helvético y ocupa el cargo desde 2013, por lo que ha vivido este último ciclo positivo y querrá darle continuidad. Además conoce muy bien a los jóvenes que están subiendo a la absoluta, ya que antes dirigió durante cuatro años a la sub-21.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*