La primera vez de Asia contra Sudamérica siempre es un Japón-Colombia

David Ospina of Colombia during the International Friendly match at Craven Cottage, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
27/03/2018

Colombia ha entrado definitivamente en la historia del fútbol japonés. Y por motivos bastante más alegres para los nipones que la eliminación de 2014 en Brasil de la que hablábamos en la previa. En cuestión de un año y medio, Asia ha logrado imponerse tanto a nivel de clubes como de selecciones a su bestia negra, Sudamérica, el continente que parecía inabordable para sus características. Ese cancherismo de los que crecieron con la pelota pegada al pie en las calles y los campos de tierra, irregulares, llenos de piedras y baches y agujeros, era hasta 2016 una realidad cultural situada en otra esfera para los voluntariosos pero a menudo inocentes orientales, carentes de picardía y rabia, aprendices en el arte de la competitividad. Ya no. En el Mundial de Clubes de 2016, un conjunto japonés, el Kashima Antlers, derrotó contra todo pronóstico al Atlético Nacional de Medellín, que se presentaba en el certamen como campeón de la Copa Libertadores. Era la primera vez que un club asiático ganaba a un sudamericano en una copa intercontinental. Hoy, en Saransk, los combinados nacionales de los mismos países han calcado el mismo desenlace. Nunca antes un equipo de la confederación asiática había derrotado a uno de lo CONMEBOL en un Mundial. Dos futbolistas nipones podrán presumir para siempre de haber vivido ambas experiencias desde el césped. De haberlas protagonizado. Gaku Shibasaki, hoy centrocampista del Getafe, era la figura de aquel Kashima que luego forzaría la prórroga en la final ante el Real Madrid. Y Gen Shoji, que sigue perteneciendo a esa misma institución, ha actuado como central titular en la gran sorpresa del día en el Mundial 2018 de Rusia.

Colombia 1 (Quintero 39′)
Japón 2 (Kagawa 6′ pen., Osako 73′)

Colombia vs Japon - Football tactics and formations

La jugada clave del encuentro llegó muy pronto. Kagawa mandó un balón bombeado a la espalda de Davinson Sánchez, que sin embargo tenía todo el tiempo del mundo para recuperar la posición y llegar a él con ventaja. En la primera de sus incomprensibles pifias de la tarde, el central del Tottenham perdió de vista la pelota, no la controló y acabó desequilibrado cuando intentó frenar a Osako, el delantero rival que había iniciado la carrera con muy pocas opciones de ganarla. El punta del Colonia remató mal ante Ospina, que salvó el mano a mano, pero el rebote le cayó a Kagawa, que disparó de primeras. Carlos Sánchez estiró el brazo para evitar el gol. No tuvo mucho tiempo para pensar qué resultaba más ventajoso, pero optó por una decisión que iba a dejar a sus compañeros en inferioridad numérica para el resto del partido. Encima, el media punta del Borussia Dortmund convirtió la pena máxima.

Colombia acusó el golpe, y Japón desaprovechó la oportunidad de prácticamente sentenciar el choque mientras los de Pekerman digerían la nueva realidad. Inui cruzó demasiado desde una posición óptima a pase de Kagawa, y Osako finalizó de forma lamentable otra acción notable de su equipo. Habiendo perdonado el 0-2, el conjunto de Nishino decidió entonces defender con balón, bajando el ritmo del juego e intentando frustrar al oponente. Reaccionó el técnico argentino del cuadro cafetero sustituyendo a Cuadrado y moviendo a Quintero a la banda derecha. El ex del Oporto había pasado al doble pivote tras la expulsión, pero le costaba ser agresivo y su equipo no conseguía robar la pelota. Con Wilmar Barrios formando la nueva pareja con Lerma, los sudamericanos se fueron haciendo con el control y generaron suficientes acercamientos como para asustar a Japón. En uno de ellos, Falcao provocó una falta muy dudosa de Hasebe. Skomina la pitó y Quintero empató colocándola por debajo de la barrera, que saltó en bloque. Kawashima la cogió dentro.

El empate no habría sido malo para Japón en circunstancias normales, pero sentía que no podía desaprovechar una golosa oportunidad de sumar tres puntos en un grupo tan parejo. Salió más agresivo tras el descanso, yendo a buscar más arriba. Tampoco Pekerman pareció conformarse con el 1-1, ya que introdujo a James Rodríguez y a Bacca. Le quedó un bloque algo partido, y Nishino cambió su media punta para tratar de aprovecharlo. Honda ingresó por Kagawa y así quedaba el mapa de posiciones justo antes del 1-2:

Colombia vs Japon - Football tactics and formations

Yuya Osako, que había sido titular por los problemas físicos de Okazaki, estaba firmando un partido irregular: bien en la presión, en la fe y en los movimientos, pero deficiente en el remate. Sin embargo, sus últimas acciones fueron de vital importancia. En la primera, protegió la pelota de espaldas y se la dio de cara a Hiroki Sakai, que rozó el gol de la victoria. En ese mismo córner, Osako se elevó por encima de los defensores pese a su modesta altura y conectó el cabezazo ganador. Luego incluso tuvo tiempo de bloquear un disparo colombiano que tenía pinta de convertirse en el empate. Recién descendido a la Bundesliga 2 con el Colonia, se marchó poco después para dar entrada a Okazaki, que debería reemplazarlo en los partidos venideros. Nadie le quitará, sin embargo, su tremenda contribución en esta histórica victoria.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

 

Related posts

3 comments

Davinson Sanchez ha hecho un partido hoy horrible… Ha cometido el fallo del primer gol, un fallo ante Osako que con otro delantero era gol pero que Osako ha tirado solo ante Ospina a banda…. No me parece que Japon haya hecho mucho ni tenga un equipo demasiado bueno, pero claro, con esos regalos de Sanchez y estando contra 10 85 minutos… Tampoco Colombia me ha parecido demasiado buena, va a depender enormemente como este James, porque se la ve bastante más justa que hace cuatro años… Sinceramente no creo que las que salgan de este grupo vayan a poder en los cruces con Inglaterra y Belgica, y no es porque estas me enamoren, pero lo que he visto de los 4 de hoy, tanto los que han ganado y los que han perdido, no es de albergar mucha esperanza…

Es de las primeras veces (y llevo ya 16 de mis casi 28 años) que veo a un equipo japonés sabiendo leer la necesidad de cada momento del partido. Ciertamente, en el primer tiempo no tanto, pero sí en el segundo. No había mejor día para hacerlo.

Y sí, el partido de Davinson Sánchez es nefasto, diría de todo el sistema defensivo colombiano.

Que pesada se siente la ausencia de ese lateral con alma de mediocampista que era el Juan Camilo Zuñiga de hace 4 años. Y mas porque el rendimiento de su reemplazo en la seleccion, Santiago Arias, no pasa de ser mediocre cuando juega con la seleccion. Lo de hoy no fue nada nuevo para quien siga su trayectoria en el equipo nacional, siempre intrascendente tanto en ataque como en defensa.

Deja un comentario

*