México contra sus propios fantasmas

Mexico U20 supporters during the International Friendly match at The Hive Stadium, Harrow
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
25/03/2015

Las dos mejores participaciones de México en la Copa del Mundo llegaron en casa, ante su hinchada, y terminaron en los cuartos de final. La selección mexicana lleva seis ediciones seguidas del Mundial naufragando en la misma ronda, en octavos de final, sin alcanzar el ansiado Quinto Partido del campeonato. El Tri genera unas elevadas expectativas en su país, pero nunca acaban de culminarse en éxitos deportivos. Además, el ciclo de Juan Carlos Osorio al frente de la selección mexicana tiene ciertos paralelismos con esta tendencia del Tri en los Mundiales. Cuando las piezas encajan y la pelota circula de forma fluida, su fútbol ilusiona y sus estrellas brillan. Pero en el momento en el que las cosas no funcionan, México se derrumba. Por este motivo, México no solo competirá ante Suecia, Corea del Sur y Alemania en la fase de grupos del Mundial, sino que también deberá enfrentarse a sus propios fantasmas. Con Osorio en el banquillo, sus dos últimas participaciones en un gran torneo terminaron con sendas goleadas: el célebre 0-7 ante Chile en la Copa América Centenario y un 4-1 en la semifinal de la Copa Confederaciones ante Alemania.

Artículo relacionado: Consulta aquí todas las listas de convocados para el Mundial 2018

La selección de Juan Carlos Osorio es un equipo de difícil análisis. Rara vez repite la misma alineación, rota de forma permanente y ajusta su once según las necesidades de cada partido. Se adapta a las debilidades y las fortalezas de cada adversario, aunque siempre mantiene una línea de juego reconocible. México quiere mandar con el balón, quiere cuidar la salida de la pelota desde atrás, instalarse en campo contrario y desequilibrar en el último tercio. Si pierde la posesión, la quiere recuperar de inmediato. El delantero centro tiene que involucrarse en el juego, descargar de espaldas de primeras para que un compañero pueda jugar de cara. Y luego otros futbolistas, como los extremos, tienen que ocupar el espacio que libera el nueve. Las premisas son claras, aunque los sistemas varían. A veces México juega con un 3-4-3 y en otras ocasiones lo hace en un 4-3-3, quizás el dibujo más habitual con el colombiano en el banquillo.

Guardado estará en la Copa Confederaciones. Foto: Victor Araiza.
Guardado es una pieza importante en México. Foto: Victor Araiza.

La rotación permanente de Osorio tiene un aspecto positivo y otro algo más negativo. Por un lado, es indiscutible la amplitud de la plantilla mexicana. El seleccionador cuenta con todos sus futbolistas, que pueden ser titulares en cualquier partido. La competencia es feroz y el abanico de opciones ofrece varias alternativas. Esto también convierte a México en una selección imprevisible en lo más específico, pues algunos perfiles fluctúan según el tipo de encuentro que visualiza Osorio. Por otra parte, el Mundial pondrá a prueba si el nivel de cambio no ha sido excesivo y ha restado algo de seguridad a un equipo que busca certezas a partir de las que construir. México intenta jugar con una rutina, pero quizás le cueste algo más mantener ciertos automatismos con tantos cambios de futbolistas. Cuando hay dudas, a veces es bueno tener una zona de confort a la que agarrarse. El Mundial dictará sentencia.

La disponibilidad de Diego Reyes será duda hasta última hora, con un centrocampista como Erick Gutiérrez en la recámara por si fuera necesaria la sustitución en la plantilla de 23 de México. El capitán espiritual a nivel de vestuario sigue siendo Rafa Márquez, que viajará a su quinto Mundial e igualará a Lothar Matthäus, Antonio Carbajal y Gianluigi Buffon en número de Copas del Mundo. Aun así, a sus 39 años el ex del Barcelona ya no es una pieza tan importante en el funcionamiento del colectivo. Otros dos pilares de México, ya experimentados, son Héctor Herrera y Andrés Guardado. El del Oporto y el del Betis resultan indispensables para que la pelota circule con fluidez en la medular, mientras que Jesús Corona e Hirving Lozano aceleran y desequilibran por las bandas. El extremo del PSV es uno de los grandes alicientes de México en el torneo después de su meritoria primera campaña en el fútbol europeo. El escaparate es único para Lozano, del que se espera que aporte goles en el Tri. El desborde de Carlos Vela y los chispazos de Gio Dos Santos también pueden ser claves a tener en cuenta en México el día en el que estén inspirados, mientras Raúl Jiménez, Oribe Peralta y el Chicharito Hernández compiten por un puesto en la delantera. Aunque, en ocasiones, con Osorio le ha tocado a Jiménez o a Hernández partir desde una banda para irrumpir en zona de remate. México tiene un plan de juego ambicioso y ha creído en la idea manteniendo a su seleccionador incluso después de derrotas muy duras. Le toca plasmar el trabajo de tres años en menos de un mes.

* Erick Gutiérrez ocupará el sitio de Diego Reyes, que finalmente causa baja por lesión

Lista definitiva de México.

Porteros: Jesús Corona (Cruz Azul), Alfredo Talavera (Toluca), Guillermo Ochoa (Standard Lieja).

Defensas: Edson Álvarez (Club América), Hugo Ayala (Tigres), Jesús Gallardo (Pumas UNAM), Miguel Layún (Sevilla), Héctor Moreno (Real Sociedad), Carlos Salcedo (Eintracht Frankfurt), Rafa Márquez (Atlas).

Medios: Jesús Corona (Oporto), Marco Fabián (Eintracht Frankfurt), Gio Dos Santos (LA Galaxy), Jonathan Dos Santos (LA Galaxy), Andrés Guardado (Real Betis),  Héctor Herrera (Oporto), Javier Aquino (Tigres), Erick Gutiérrez (Pachuca).

Delanteros: Raúl Jiménez (Benfica), Chicharito Hernández (West Ham), Hirving Lozano (PSV Eindhoven), Oribe Peralta (Club América), Carlos Vela (Los Ángeles).

Hirving Lozano of PSV Eindhoven (M) has scored 1-3 during the Dutch Eredivisie match at the Rat Verlegh Stadion, Breda Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 20/08/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Hirving Lozano ha causado una grata impresión en su primera temporada en Europa. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Yo soy mexicano aunque ya no soy fan de la seleccion mexicana por motivos que no vienen al caso discutir, la situacion de Mexico es realmente complicada, en circunstancias normales calificar a segunda ronda se consideraria ya algo bueno, si compartes el grupo con el campeon del mundo, en teoria son 3 equipos peleando por un puesto asumiendo que el campeon siempre clasifica (claro, hay excepciones como Espana en el 2014), si Mexico clasifica lo mas probable es que sea en segundo lugar, lo que implica jugar contra el primer lugar del grupo de Brasil que presumiblemente seran ellos y ahi terminaria la aventura mexicana en octavos como en las 6 ediciones anteriores, Mexico para aspirar pasar a cuartos necesita clasificar en primer lugar para evitar a Brasil, de las 6 veces anteriores que Mexico llego a octavos solo en 2 paso en primer lugar (1994 y 2002) y le toco rivales a priori asequibles, Bulgaria y USA, en las ocasiones que paso en segundo le toco rivales muy dificiles donde no eran favoritos, Alemania, Argentina 2 veces y Holanda. Otro punto en contra que veo es que solo en 1994 Mexico inicio con derrota (que es el resultado mas probable contra Alemania), en las demas ocasiones se empezo con empate o victoria y eso permitio un poco mas de tranquilidad en los siguientes dos juegos.

Deja un comentario

*