Tragedia alemana en Kazán

Mats Hummels of Germany is frustrated after a missed opportunity against Mexico during the 2018 FIFA World Cup match at Luzhniki Stadium, Moscow
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
17/06/2018
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-180617-0165.jpg

Como ya ocurriera con Italia (1950 y 2010), Brasil (1966), Francia (2002) y España (2014), la actual campeona del mundo, Alemania, dijo adiós a la competición de forma prematura después de morder el polvo ante Corea del Sur en un partido épico jugado a dos bandas: sobre el césped de Kazán y también, de reojo, en Ekaterimburgo, donde las selecciones de México y Suecia terminaron celebrando juntas el pase a los octavos de final. Una fiesta -funeral para Alemania- marcada por el protagonismo inesperado de Corea del Sur. La representante asiática firmó un partido muy completo en su despedida del Mundial: se defendió con un rigor excepcional, sacó provecho de la actuación superlativa de Choo Hyun-Woo bajo palos y supo asestarle un golpe definitivo al rival cuando el encuentro se consumía y Alemania ya había pulsado el botón del pánico.

El batacazo germano en una tarde de emociones a flor de piel se explica desde el reincidente bajo nivel de forma ofrecido por buena parte de sus figuras (Müller, Özil, Hummels o Neuer) y la desmesurada losa colocada sobre los hombros de Kroos y Kimmich. Alemania, en el alambre, lo fió todo a lo excepcional, a sacar el encuentro adelante gracias a una intervención genial del mediocentro o del lateral derecho, pero esta vez la individualidad más brillante de cuantas pisaron el césped llevaba guantes y vestía la camiseta surcoreana. Choo Hyun-Woo, la auténtica revelación de la fase de grupos, completó hasta seis paradas de mérito para desesperación de todo un país en shock. La vigente campeona cayó a plomo cuando se soltó las correas y buscó la victoria con Müller, Reus, Werner, Mario Gómez y Brandt atacando el área contraria.

Corea del Sur 2 (Kim Young-Gwon 90′+2, Son Heung-Min 90′+6)
Alemania 0

Corea del Sur vs Alemania - Football tactics and formations

Alemania aceptó convivir con su propio atasco, seña de identidad de su nefasto paso por Rusia. Sin clarividencia en la zona de creación ni mecanismos tácticos capaces de desajustar el entramado defensivo surcoreano, el equipo teutón optó por armarse de paciencia a la hora de afrontar la ardua tarea de encontrar un resquicio por el que colarse. Primero intentó perforar la zaga asiática buscando a Özil, empequeñecido durante todo la temporada a causa de una dolencia crónica en la espalda. La idea no cuajó. Tampoco ayudó la presencia de Goretzka acostado a la banda derecha, donde el futuro centrocampista del Bayern contribuyó más por omisión que por acción. Khedira, intrascendente, y Reus, falto de puntería, no aportaron soluciones. La situación parecía no inquietar a Löw ni a sus jugadores, reforzados por la victoria conseguida in extremis ante Suecia el sábado pasado.

Pocos hubiesen aventurado un desenlace fatal para el campeón, porque el guion se asemejaba demasiado al vivido hace cuatro días: Alemania gestionaba la posesión de la pelota, estaba obligada a marcar y poco a poco se iba destapando, añadiendo mimbres a su batería de atacantes mientras asumía cada vez más riesgos en la retaguardia. Encomendados a San Kroos, se las prometían muy felices hasta que el central Kim Young-Gwon Kazán embocó un balón muerto en el área de Neuer, en el 90′+2, y de la esperada música celestial germana pasamos al adictivo Kpop sin tiempo para digerir el contraste. El defensa recogió un despeje errático de Kroos a un metro de la línea de gol y envió la pelota al fondo de la red para júbilo de un banquillo en trance. Aunque Mark Geiger anuló la acción por fuera de juego a instancia de uno de sus asistentes, el VAR desdijo la decisión tomada por el colegiado.

Toni Kroos of Germany during the 2018 FIFA World Cup match at Luzhniki Stadium, Moscow Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 17/06/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180617-0135.jpg
Toni Kroos, lamentándose de la derrota ante México (Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd).

El colapso total, propiciado por el rotundo triunfo de Suecia ante México, obligaba a adoptar medidas desesperadas. Neuer así lo entendió. El guardameta optó por incorporarse al ataque, desguarneció su portería, y Son, la gran estrella de esta Corea del Sur hasta anoche anárquica y decepcionante, encaró la meta germana sin oposición. El delantero del Tottenham le dio el golpe de gracia a una de las principales candidatas a levantar la Copa del Mundo en Moscú en un partido inolvidable por el quién, el cómo y el cuándo.

La mejor tarde de Choo Hyun-Woo se convirtió en una de las más trágicas de la historia de la Mannschaft. Quizá la más inesperada.

Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Bueno, pues tras este resultado ya podemos decir que este mundial está teniendo de todo… para mí, de los mas emocionantes e interesantes que recuerdo, y mira que me he tragado mundiales.

Viendo lo visto, cada vez sorprende más la no convocatoria de Leroy Sané. Hubiese puesto esa pizca de atrevimiento y desborde que tanto le faltaba a Alemania.
Además sigo sin entender que Mario Gómez no fuera titular ante Corea. Te fija a los centrales, liberando así a los que llegan de segunda línea y te remata los innumerables centros que quedaron en nada.

En mi opinion, algunos juicios de valor de la cronica me sobran. “Alemania se las prometia muy felices y se encomendaba a San Kroos hasta que en el 92..” No. Alemania lo intento, fracaso y ya esta… no hay mas. O despedazar a Neuer por un error con el partido decidido, no me parece de recibo. Neuer hizo un partidazo, todas sus salidas fueron acertadas, y solo cometio un error, salir a la desesperada en el 96 cuando su equipo ya no tenia absolutamente nada que perder.

Alemania ha sido un desastre tacticamente y el mayor responsable de eso es Low. Siempre les ha faltado paciencia en el toque, eficacia en el remate y un mejor repliegue defensivo. Al margen de que varios jugadores como Ozil, Khedira, Werner.. no hayan dado la talla.

Este mundial tambien demuestra lo igualado y competitivo que se esta volviendo el futbol. Ya hay profesionales de la elite mas alta en casi todos los equipos, la informacion y la enseñanza circula y poco a poco cada pais sube un escaloncito. Y esto es algo bonito, que Corea sin jugarse nada sea capaz de competir con Alemania que se lo juega todo.

Deja un comentario

*