Croacia gana tiempo

Croacia barrió a Grecia en el Maksimir. Foto: Focus Images Ltd

Dos puntuales remates de Andrej Kramaric en siete críticos minutos dieron la victoria a Croacia en Kiev y le permitieron clasificarse para la repesca que da acceso a la próxima Copa del Mundo. Por primera vez en los últimos dos años, un equipo visitante logró traerse una victoria de Ucrania en partido oficial y ese fue el conjunto de Zlatko Dalic, que estuvo muy lejos de jugar bien al fútbol, pero que tiró de orgullo y alcanzó la tarea que se le había encomendado: ganar tiempo.

Ucrania 0
Croacia 2 (Kramaric 63′ 70′)

Allemagne vs Ukraine - Euro 2016 - Allemagne-Ukraine - 12th June 2016 - Football tactics and formations

Tiempo para que el fútbol croata no salte por los aires. Pese a que los corruptos tentáculos del cacique Zdravko Mamic llevan tiempo manejando a su antojo la federación, no ha sido hasta que los resultados han dejado de acompañar cuando se han precipitado los acontecimientos. El crítico empate ante Finlandia provocó la destitución de urgencia de Ante Cacic y Zlatko Dalic fue nombrado seleccionador a falta de dos días para el trascendental duelo ante Ucrania. Mamic, cuyo hermano fue el sustituto de Dalic en el Al Ain, se vio obligado a publicar una carta abierta en la prensa croata tratando de calmar los ánimos, pidiendo apoyo para el equipo y aduciendo que él ya no tiene responsabilidad de lo que sucede en la federación, pese a que Suker, el actual presidente, fue quien le sacó de la cárcel y Luka Modric, el actual capitán, no testificó contra él en el juicio sobre su traspaso, lo que le provocó el repudio de buena parte del país.

Había voces dentro de Croacia que clamaban que era mejor para la salud de su fútbol que no se clasificaran para el Mundial, ya que aquello podía ser un shock mediático con la fuerza suficiente como para renovar su federación por dentro. Sin embargo, la selección croata tiró de orgullo propio, logró ganar a Ucrania en su casa y tendrá la oportunidad de pelear por una plaza para Rusia en noviembre. Dalic alineó un once marcado por una excesiva rigidez, con laterales muy poco ágiles (Vrsaljko a pie cambiado y Vida en la derecha), mediocentros más bien lentos (Rakitic y Badelj), extremos tampoco especialmente desequilibrantes sin espacios (Kramaric y Perisic) y con su gran mago, Luka Modric, alejado de la gestión del juego. El interior madridista fue alineado en la mediapunta, con libertad para enfocarse a la finalización, sin embargo Croacia no generó juego como para surtirle balones en condiciones y no pudo tener demasiada incidencia en el juego. El experimento de Dalic, que apenas había tenido tiempo para ensayarlo, no funcionó. El cuadro exyugoslavo se atascaba atrás y el mago croata sólo podía contemplarlo de espaldas sin la oportunidad de colaborar. Mas, tras una primera parte en la que Ucrania había sido notablemente superior y cuando el encuentro entraba en ese terreno donde cualquier golpe podía ser definitivo, el conjunto balcánico empezó a buscar a su número 10 y Modric respondió sacándose un preciso centro que fue cabeceado a gol con contundencia por Kramaric. Aquello dejó a Ucrania tambaleándose y permitió que, poco después, el mismo Kramaric les rematara esta vez tras pase de Rakitic. Al final, por muy mal que vayan las cosas, Croacia es una selección con un diferencial carácter competitivo (casi todos sus hombres juegan en equipos ganadores) y frotando la lámpara de Luka siempre podrá estar cerca del gol.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*