España-Marruecos: un contexto diferente

Fernando Hierro, former player of Real Madrid and now as sport director of the team during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid
Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934
25/08/2014

Por primera vez en este Mundial 2018, España afrontará un partido ante un rival que, a priori, le concederá más espacios. Por dos razones: la naturaleza de Marruecos es más ofensiva que la de Portugal o Irán -de hecho, no dispone de suficientes laterales puros que le convenzan, por lo que ha alineado en la derecha a Amrabat y a Dirar en los dos encuentros anteriores, siendo ambos más bien extremos-, y además la frustración por estar ya eliminada dificultará que la escuadra de Hervé Renard desarrolle una mentalidad de resistencia épica que normalmente se asocia a la necesidad extrema. Cómo gestionará esa decepción es una de las incógnitas del partido: el conjunto norteafricano mereció más puntos que los que sumó (ninguno) en sus dos encuentros, en los que no fue inferior a ninguno de los equipos que lo derrotó. La expectativa con la que llegaba al Mundial era altísima, siendo señalado por la mayoría de observadores como el combinado africano más atractivo y el que más opciones tenía de dar una sorpresa -en parte, por el enorme prestigio de su entrenador-. Pero aún sabiéndose ya eliminada, Marruecos buscará una victoria de prestigio ante un vecino geográfico cuyo fútbol es consumido con fervor en su territorio, otorgándole al compromiso unos ingredientes extra de motivación que lo alejan de la intrascendencia que podría tener si se tratara de otro adversario.

Para España, el partido posee más importancia práctica. De entrada, la clasificación aún no está garantizada, pese a que las carambolas que dejarían fuera al cuadro de Fernando Hierro se estiman muy improbables: debería perder por dos goles y que se diera un empate en el Portugal-Irán, o perder por dos goles y que Portugal perdiera por uno; o perder 1-0 y que Portugal cayera por 2-1. Más incógnita presenta la pelea por la primera plaza, que se resolvería midiendo quién, entre los dos cuadros ibéricos, consigue un triunfo más abultado. Ahí España posee una ventaja: el adversario de los de Fernando Santos aún se puede clasificar -depende de sí mismo, de hecho-, por lo que ese duelo se presume más competido.

Fernando Hierro tendrá que tomar alguna decisión delicada, como determinar si da descanso a Busquets, amenazado de suspensión, o presentar su mejor once posible para mandar un mensaje de concentración absoluta en el objetivo inmediato sin dar por sentada la clasificación. Si acaba optando por guardarse al medio centro del Barcelona, Hierro despejaría además una de las incógnitas que aún no hemos podido resolver tras su precipitada llegada al cargo: ¿a quién ve como sustituto natural de su pivote indiscutible? Julen Lopetegui apostaba por Thiago en esa demarcación -incluso cuando lo emparejaba con Koke dejaba al del Bayern más retrasado, entregándole la máxima responsabilidad en la salida de balón-. Quizá Saúl Ñíguez sea el mayor especialista en ese rol, aunque en los últimos tiempos se ha convertido en un jugador tan polivalente que ya no se le observa como un medio centro clásico como en la época en la que empezó a asomar la cabeza en el fútbol profesional.

Sin embargo, no es ese el principal debate en el entorno de la selección. De lo que más se habla es de si hay que dinamizar el centro del campo dando descanso a futbolistas veteranos que acumulan una carga importante de minutos esta temporada. Andrés Iniesta es en este sentido el principal señalado, pese a que el gol que abrió la lata ante Irán salió de sus botas. Reservarle hoy para que esté más fresco en un hipotético cruce de octavos no parece una mala idea, pero existe el riesgo de que la discusión alrededor de la mayor leyenda de la historia de la selección suba de tono si su sustituto cuaja un partido espectacular y España logra una mayor fluidez -algo que tampoco sería tan extraño, fundamentalmente porque el rival será menos rocoso que Irán, y eso debería tenerse en cuenta a la hora de juzgar las prestaciones de cada uno-.

Alineaciones probables: España-Marruecos, lunes 25 a las 20h.

Espana vs Marruecos - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Axel. No crees que se está siendo injusto con Amine Harit? Cuajó un buen partido ante Irán…. O es que tiene problemas físicos?….

Deja un comentario

*