España sin balón

David Silva  of Spain during the International Friendly match at Red Bull Arena, Salzburg, Austria.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
01/06/2016
***UK & IRELAND ONLY***
(filename}

Jugó España sesenta minutos de muy buen nivel en Italia, pero no le bastó para llevarse la victoria de Turín en el partido de mayor dificultad de la fase previa al Mundial 2018. El empate a uno no altera demasiado el desarrollo de un grupo en el que italianos y españoles están llamados a disputarse el primer puesto en su segundo duelo directo, pero permite extraer las primeras conclusiones firmes de dos nuevos proyectos que afrontaban su primer encuentro oficial de verdadera exigencia. Pocos contextos mejor que éste para medir su madurez y competitividad.

Fase de clasificación europea para el Mundial 2018: Grupo G

El aspecto más llamativo de la selección española, que le permitió dominar la primera hora de juego, fue el trabajo sin balón del combinado de Lopetegui. Aquí encontramos una de las grandes diferencias respecto al último precedente, el de octavos de final de la Eurocopa, pues España supo estorbar una y otra vez la salida de balón del trío de centrales transalpinos. Salieron los visitantes con personalidad para hacerse con la iniciativa y dominar al oponente mediante la posesión, pero la superioridad se edificó en cómo se comportaba el bloque cada vez que perdía el esférico. Como el equipo encadenaba muchos pases en campo rival y atacaba junto, con muchísimos efectivos, después de cada pérdida ahogaba a Italia y recuperaba la pelota.

Lo mismo ocurría cuando España finalizaba una jugada con disparo a portería: Diego Costa vigilaba a Bonucci, los extremos encimaban a los centrales exteriores y Carvajal y Jordi Alba (luego Nacho) se mantenían atentos para saltar a morder al carrilero para que nunca controlara el esférico con comodidad y lo devolviera al carril central. Así pues, el trabajo de todo el equipo permitía tapar las líneas de abastecimiento a la medular. Italia, bloqueada, casi nunca salió de su campo con la pelota controlada. Solo le quedaba el recurso del balón largo a Pellè, que de haber ganado más duelos con los centrales españoles podría haber hecho daño a un equipo con las líneas muy adelantadas. No lo logró.

Italia 1 (De Rossi 82′)

España 1 (Vitolo 55′)

Italia vs Espana - Football tactics and formations

El dominio garantizado por el trabajo sin balón, que permitió a España establecerse ininterrumpidamente en campo rival, vino acompañado de un buen desempeño de sus hombres con la pelota en los pies. Sobre todo en la primera media hora, Silva, Iniesta y Alba se juntaron con frecuencia en el perfil izquierdo para desestabilizar a Italia en el espacio que quedaba entre Montolivo, Florenzi y Barzagli, que no siempre perseguía al centrocampista del Manchester City. Las asociaciones de Iniesta y Silva originaron las mejores aproximaciones de España, que encontró mayores dificultades para activar a Vitolo en la banda opuesta. A pesar de ello, la circulación fue fluida durante muchos minutos en una zona avanzada del campo, poblada por muchos adversarios.

Los centrocampistas visitantes se movían constantemente y la pelota rodaba a una buena velocidad, pero el dominio territorial (y de posesión) no se tradujo en demasiadas ocasiones realmente claras. Muchos córners, varios centros, varios despejes de Italia… pero poca actividad para Gianluigi Buffon. Diego Costa dejó buenos toques de espalda, pero nadie intimidaba en el área. La Azzurra sufría porque no podía respirar en campo contrario -inmenso Busquets en este aspecto, robando lejos de su portería-, pero a pesar de todo Italia resistía, ordenada. El único susto lo dio Sergio Ramos con una mala entrega en la medular, en una pérdida que terminó costando la tarjeta amarilla a Sergio Busquets.

Andrés Iniesta se juntó con Silva en la primera mitad. Foto: Focus Images Ltd.
Andrés Iniesta se juntó con Silva en la primera mitad. Foto: Focus Images Ltd.

El mismo guion se reprodujo en el arranque del segundo tiempo, en el que España empezó a buscar con mayor ahínco la banda derecha de Vitolo. Creció el peso del sevillista en el encuentro, en paralelo al de Koke, para buscar las cosquillas de De Sciglio y un Romagnoli que debutaba con la selección absoluta de Italia en un contexto de alta exigencia. Como producto de la insistencia llegó el gol, pero lo hizo en una jugada absolutamente ajena a toda lógica previa: en una de las pocas oportunidades que España pudo correr, Busquets filtró un pase extraordinario al espacio para Vitolo, que se encontró con una horrible salida de Buffon que le sirvió el 0-1 en bandeja.

Gianluigi Buffon falló en el gol. Foto: Focus Images Ltd.
Gianluigi Buffon falló en el gol. Foto: Focus Images Ltd.

El 0-1 dinamitó el encuentro. Italia despertó, a la par que ingresó Immobile al terreno de juego. La Azzurra se contagió de la energía del eléctrico delantero de la Lazio, que se convirtió en un elemento mucho menos previsible que Graziano Pellè. Los locales dieron, en bloque, un paso hacia delante: los carrileros se incorporaron mucho más para ganar metros, los centrales se anticiparon, Éder y el propio Immobile empezaron a tirar rupturas a la espalda de los laterales españoles. España perdió el control del encuentro ante el empuje de Italia y si bien es cierto que perdonó el 0-2 en un contragolpe en el que Koke dejó solo a Vitolo, los de Lopetegui se encontraron con muchísimas más dificultades para encadenar decenas de pases y enfriar así el partido. La entrada de Morata por un Diego Costa que se jugó la segunda amarilla por desplazar un balón en una jugada ya invalidada tampoco terminó de castigar a una Italia que cada vez se exponía más en busca del empate.

Italia vs Espana - Football tactics and formations

La apuesta por Belotti en el cuarto de hora final terminó de inclinar el campo a favor de una selección italiana que no solo jugaba en campo rival, sino que lo hacía con muchísimos futbolistas de carácter ofensivo. Demostró mucha personalidad Italia para alterar el rumbo de un partido que le era aciago y a base de insistencia terminó encontrando un penalti a favor en una acción en la que Ramos entró de forma torpe en el área. El capitán llegó tarde y De Rossi no perdonó desde los once metros.

En los últimos minutos Lopetegui intentó enfriar la dinámica favorable a Italia con la entrada de Thiago por Vitolo, para ganar un efectivo más en la medular -con Silva e Iniesta partiendo desde las bandas-, pero se mantuvieron las dificultades para instalarse en campo contrario mediante la posesión. Cuando el partido dejó de disputarse en la parcela que le interesó a España, la selección visitante sufrió para controlar el tempo del juego. Entonces su trabajo sin balón dejó de surtir efecto. En la recta final no pudo contener el ímpetu italiano, y menos todavía después del empate, pues la sensación fue que si el choque llega a durar un rato más hubiese tenido más oportunidades para culminar la remontada. El duelo entre las dos superpotencias deja el gusanillo de qué podrán ofrecer ambas selecciones cuando se vuelvan a encontrar en septiembre de 2017, más rodadas a nivel colectivo. El primer asalto fue precioso.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Lopetegui desde luego ha demostrado que es capaz de prepararse los partidos como Del Bosque hace años hacía. Además, ha sabido dar un nuevo soplo a la selección de eso no hay duda.

Falta gol, pero no se si es culpa suya.

Eso sí, tardó 10mn de más en leer el partido. Si Thiago hubiera entrado un poco antes…o un Gabi/Bruno, Italia no empataba

en fin, buen resultado, mejor juego.

Sí. La sensación es que ese cambio podía haber llegado algo antes. Sobre todo, que lo iba hacer sobre el 80’… y llegó el penalti.

Deja un comentario

*