Francia-Bélgica: el último obstáculo antes del partido más deseado

Antoine Griezmann Francia Focus

A medida que se acerca la final, los días de Mundial se hacen más y más largos. La espera se lleva peor, con más días por tachar en el calendario que partidos por disputarse. Una calma tensa mientras corre el reloj a velocidad de caracol. Ya hemos visto cómo compiten los favoritos, ya conocemos a las decepciones y revelaciones del torneo, ya conocemos al milímetro a los equipos que han sobrevivido a los cinco primeros partidos del campeonato. Lo podemos saber todo: los roles en la plantilla, los sancionados, las alternativas en todas las posiciones, los posibles cambios de esquema. Y también conocemos a todos los jugadores, a los que además podemos disfrutar semana tras semana en las principales ligas de Europa, el continente dominante en el Mundial de Rusia 2018. La Copa del Mundo ha perdido un punto de exotismo que implicaba el desconocimiento de algunos de los países participantes -ahora es posible encontrar señal televisiva incluso de los primeros encuentros clasificatorios, a falta de tres años para la fase final-, y eso no solo repercute en las selecciones más modestas, sino también en el impacto de las estrellas, antes dosificado para las grandes citas. No es mejor ni peor, pero sí distinto. Conocemos su día a día hasta límites a veces absurdos: conocemos incluso a sus familias si les apetece presentarlas en Instagram o los equipos que dirigen en el Football Manager en los ratos muertos de la concentración. Todo tipo de detalles que reducen el margen a la idealización del recuerdo puntual y positivo. El estímulo por lo novedoso es constante hasta sepultar aquello que consideramos viejo tras un par de temporadas.

Tanto la joven generación de talentos belgas como Antoine Griezmann reflejan esta tendencia. El Mundial de Rusia es la primera Copa del Mundo a la que el atacante del Atlético de Madrid acude como una verdadera estrella. Ya jugó en Brasil 2014, pero en gran medida lo hizo como titular en varios partidos porque Franck Ribéry se lesionó a última hora y se perdió el torneo. Griezmann debutó poco antes con la selección, aún militaba en la Real Sociedad, todavía no había fichado por el Atlético de Madrid y jugaba más en la banda izquierda que con libertad en el frente de ataque. En la Eurocopa se encargó de reclamar un nuevo estatus en la jerarquía de la selección francesa, por lo que Rusia también es un escenario novedoso para él. Su segundo Mundial, y el primero como referente pese a que la irrupción de Mbappé haya repartido el protagonismo en el frente ofensivo de les bleus.

Artículo relacionado: Los nuevos laterales de Francia

Quizás Mbappé nos parezca redundante en 2022, como a veces parece que ocurra con los mencionados belgas. Courtois tiene 26 años; Lukaku, 25; De Bruyne cumplió los 27 a medio campeonato; la misma edad tiene Hazard. Carrasco tiene 24 pese a que ya ha disputado una final de Champions con el Atlético y ahora suene a exótico por su fichaje por el Dalian Yifang chino. De los habituales en las posiciones de ataque, Mertens es el futbolista más veterano con 31 años y lo camufla con la cara de niño travieso que gasta. En definitiva, una plantilla con una edad cercana a la madurez futbolística y a la plenitud física que incluso hubiese contado con una bala en la recámara para volver a trascender. Llevan tanto tiempo en la élite que sus rostros nos resultan familiares, pero también porque empezaron muy jóvenes.

Belgium v Russia2014 FIFA World Cup
La plantilla belga aplaude a su público después de un partido del Mundial en 2014. Foto: Focus Images Ltd.

A pesar de la enorme aura de viejos conocidos que nos brinda la primera semifinal del Mundial, el partido reúne varias incógnitas por despejar. Francia ha encontrado su once tipo y se espera que regrese Blaise Matuidi después de perderse el choque ante Uruguay por sanción, por lo que Roberto Martínez goza de cierto margen de improvisación para definir el escenario que más le interesa promover. Una de las claves es ver quién remplaza al suspendido Thomas Meunier, una pieza específica en la convocatoria belga sin un sustituto claro. Ante Brasil, el técnico de Balaguer prescindió de Yannick Carrasco y repartió la protección del sector izquierdo entre Jan Vertonghen y Nacer Chadli, interior en el centro del campo cuando tocaba defender y carrilero abierto en banda cuando Bélgica atacaba. De esta forma, Bélgica contaba con un futbolista de mejores prestaciones en defensa que Carrasco, un potencial punto débil en esa demarcación. Chadli sería el sustituto más natural de Meunier como carrilero derecho, pero moverle a esa zona emparejaría a Carrasco con el hasta ahora imparable Mbappé si Roberto Martínez mantuviera el esquema y los nombres habituales hasta los octavos de final contra Japón. Los extremos con desequilibrio (Inui, Douglas Costa) han hecho daño a Bélgica y ninguno como Mbappé para destapar las carencias de los diablos rojos en la defensa sobre los futbolistas que dotan de amplitud y desborde a sus adversarios.

Artículo relacionado: Los flashbacks de Roberto Martínez

El plan de Roberto Martínez para tender una trampa a Mbappé, el futbolista más capacitado para castigar los defectos defensivos belgas, será una de las incógnitas a despejar en las próximas horas. Otra opción es dejar a Carrasco en el banquillo, recuperar a Vertonghen como carrilero e intentar apuntalar esa zona con especialistas defensivos, aunque nadie puede sostener una carrera con Mbappé una vez el talentoso delantero del PSG ha arrancado. Otro de los interrogantes a responder es la posición de Kevin De Bruyne. ¿Repetirá Roberto Martínez con Witsel y Fellaini, dos colosos para combatir con el centro del campo tan físico de Francia? ¿Jugará KDB por delante del doble pivote, con libertad para dirigir las transiciones, o le interesa a Bélgica contar con el citizen unos metros más atrás, para que la salida sea limpia? En un duelo en el que nadie se siente tan cómodo llevando la iniciativa como contragolpeando con espacios por delante, la confección del centro del campo belga también implicará un mensaje en esa línea. El poderío belga a la contra ha quedado patente a lo largo del Mundial, pero no existe un futbolista más capacitado para frenar esas transiciones que N’Golo Kanté. Su lectura del juego, velocidad a la hora de recular y capacidad de ganar duelos individuales serán vital para sostener los contragolpes de Hazard, De Bruyne y Lukaku. Ambos conjuntos también cuentan con un buen abanico de cartas para jugar según evolucione el partido: el juego directo sobre Fellaini, la electricidad de Januzaj y Dembélé, el golpeo de Fékir o Tielemans, la insistencia de Batshuayi… Son recursos para cambiar el discurso según lo que acontezca.

“Kanté es es esencial por su actividad, su recuperación y su posicionamiento. Tendrá un rol importante mañana, como el que ha tenido en cada partido. Es gracias a él que se pudo ver poco a Leo Messi en octavos”. Didier Deschamps.

Kylian Mbappe of France in action during the International Friendly match at Stade de France, Paris Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 13/06/2017
Kylian Mbappe supone una de las principales preocupaciones para la defensa belga. Foto: Focus Images Ltd.

Francia se ha mostrado más sólida que Bélgica hasta el momento, con el paréntesis del choque de octavos de final ante Argentina, con mayores fases de descontrol. Las armas belgas en el intercambio de golpes pueden poner en apuros a Varane y Umtiti, que se enfrentarán al conjunto con mayor capacidad para hacerles daño a campo abierto entre los conjuntos supervivientes en el Mundial. Si Bélgica rebosa de ilusión en la segunda semifinal de su historia, no queda a la zaga Francia, vigente subcampeona de la Eurocopa, a la que se le dan particularmente bien los Mundiales disputados en suelo europeo. En los dos últimos torneos celebrados en el viejo continente, Francia estrenó su palmarés en casa en 1998 y llegó a la final ocho años después en Alemania. Cinco de sus seis mejores actuaciones en la Copa del Mundo han llegado cerca de casa, con la única excepción de México ’86. En ese torneo, tanto Francia como Bélgica se tuvieron que conformar con pelear por la medalla de bronce en el último precedente entre ambas selecciones en el Mundial. El tercer duelo entre franceses y belgas será más importante que ningún otro.

Alineaciones probables: Francia-Bélgica, martes 10 de julio a las 20h

Belgica vs Francia - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

9 comments

Tomás, crees que Vermaelen tiene más opciones que Boyata de entrar en el once en caso de Vertonghen sea carrilero? Por qué?

También entró Vermaelen el otro día cuando necesitó a un defensa más. Veo más factible que se la juegue con un futbolista de experiencia (y nivel, pese a las lesiones) como Vermaelen antes que con Boyata, menos curtido en este tipo de escenarios. Siendo una semifinal de un Mundial y sin haber jugado desde los grupos.

Y al final el elegido es Dembélé. Witsel, Fellaini y Dembélé. Lucidez para jugar desde atrás y capacidad de ayudar sobre Mbappé. Me gusta.

Partidazo. Aunque creo que todos tenemos la sensacion de que si los mejores equipos hubiesen llegado en mejores condiciones al mundial (fisicas, animicas, mejor direccion tactica, etc) y el sistema de cabezas de serie no hubiese sido tan deficiente los semifinalistas serian otros.

Dicho esto, Francia tiene jugadores tan buenos y tan fuertes fisicamente que necesita poquisimo para ganar. Nadie hasta ahora les ha hecho ni cosquillas. No han estado ni cerca de estar eliminados. Y eso sin hacer un juego colectivo brillante o creativo.

Por su parte, Belgica apenas tuvo rivales hasta Brasil. Y ahi han demostrado que, pese a que pudieron perder, ahora ya no solo son un grupo de grandes jugadores, sino un grandisimo equipo con multitud de recursos y con una mentalidad ganadora claramente un escalon por encima.

Futbolisticamente yo diria que Belgica deberia ganar. Por que? Multitud dd formas de hacer daño en ataque, por tierra, por aire, dando pases, corriendo, regateando, a la contra.. como sea. A Francia le veo mas como un equipo de embestidas, con un juego posicional mas limitado, sobre todo sin espacios, y en definitiva con menor brillantez. La defensa belga ademas de buena saca el balon bastantes veces, cosa que Varane y Umtiti no hacen, malacostumbrados a que lo hagan Ramos y Pique en sus equipos.

En definitiva creo que si se impone la logica, Belgica debe tener mas posibilidades de imponerse y pasar a la final. A disfrutar!

Vaya truño de partido. Creo que Francia ganara el mundial.

Llevo viendo los mundiales desde el 78, y sin duda este el peor con mucha diferencia , un nivel bajísimo.

Muy de acuerdo.

Si gana Francia: Mbappé sólo ha hecho un partidazo. Griezmann, 2 penalties y una cagada de Muslera. Giroud no ha visto puerta. Dembelé ha decepcionado. De Pogbá mejor ni hablar…
Si gana Inglaterra: Habrá llegado a la final sin jugar contra ningún favorito (sólo Bélgica y perdió).
Si gana Croacia: Lleva 2 prórrogas seguidas, no demuestra ser mejor que casi nadie

Pues yo llevo viendo mundiales también desde la prehistoria y este me parece de los mejores, sin duda. Cada uno ve las cosas de una manera, pero poner este por debajo del de Corea o el de Sudáfrica por ejemplo… pues que quieres que te diga.

No es que esos mundiales (2002 y 2010) fueran gran cosa, pero mejores que este sí, yo creo que es a primera vez que no veo un equipo minimamente dominante o que se exhiba en un par de partidos, además los partidos suelen ser muy aburridos, poco gol, y casi siempre balón parado.

Y llevo viéndolos desde el 78 (del 74 tengo algún recuerdo, pero era muy niño), me da que vamos a tener el campeón más flojo de la historia.

A mí me está gustando bastante también. Los grandes han bajado un peldaño y los pequeños han subido otro y están saliendo partidos muy igualados, lo que en mi opinión favorece al espectador neutral.

Deja un comentario

*