El debut de Gabriel Jesus

A Brazil fan in party mood during the International Friendly match at the Emirates Stadium, London
Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +44 7792 981244
28/03/2015

Gabriel Jesus fue el gran protagonista de la noche en Quito. El atacante de Palmeiras y futbolista del Manchester City a partir de enero debutó con la selección brasileña en uno de los partidos más complicados de las eliminatorias mundialistas. En Ecuador, contra la gran revelación de estas primeras jornadas en Sudamérica, un país que solo ha perdido tres partidos del proceso de clasificación mundialista ante su afición en los últimos 15 años. Si Brasil no sumaba la victoria el acceso a Rusia 2018 se podía complicar, pero la presión no le pesó a Gabriel Jesus. La responsabilidad de lucir el legendario dorsal 9 en una cita tan importante tampoco. Fue decisivo en su primer partido con la selección absoluta. Con 19 años.

Inclinó la balanza Brasil en la recta final del partido cuando aparecieron los espacios y Gabriel Jesus, que actuó como punta en la Canarinha, desequilibró el choque. Lo rompió con un desmarque al espacio para quedarse solo ante Alexander Domínguez y provocó un penalti que permitió a la verde-amarela abrir la lata en el minuto 72. Neymar lo transformó para anotar un gol muy importante para alterar la dinámica de lo que venían siendo las eliminatorias: minó la confianza de Ecuador y dio mayor seguridad a una Brasil dubitativa en encuentros anteriores para encarrilar el primer triunfo fuera de casa en el proceso mundialista.

Neymar abrió la lata desde el punto de penalti. Foto: Focus Images Ltd.
Neymar abrió la lata desde el punto de penalti. Foto: Focus Images Ltd.

Pero fue luego cuando Gabriel Jesus redondeó un debut histórico. Con el marcador a favor encontró un contexto especialmente favorable para exhibir su velocidad, inteligencia para atacar los espacios y recursos para rematar en el área. Jesus sentenció el partido con un toque de espuela que le sirvió para desviar un centro de Marcelo al fondo de la red y cerró el triunfo con un segundo golazo en el descuento. El futuro jugador del Manchester City clavó la pelota en el fondo de la red con una maniobra fantástica: orientó el balón para el disparo con su control y luego fusiló a Domínguez. Firmó un estreno redondo: marcó dos goles y provocó el tercero en uno de los estadios más difíciles del continente. Ha progresado muchísimo el canterano de Palmeiras en los últimos meses, pues ya no es simplemente un extremo veloz que desequilibra pegado a la línea de banda sino que cada vez parece atesorar más condiciones para actuar como delantero centro. Móvil, inquieto, dinámico y letal al espacio, demostró en su debut con la selección brasileña que desprende ese aura de los futbolistas diferenciales. Será difícil sacarlo del once titular en las 11 jornadas restantes.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*