Heimir venció a la kryptonita con dos inventos

Heimir Hallgrimsson of Iceland during the International Friendly match at the Aviva Stadium, Dublin
Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584
28/03/2017

Islandia y Croacia se volvían a medir por cuarta vez desde que la repesca del Mundial 2014 hiciera converger sus destinos. Desde entonces, el país balcánico había resultado ser poco menos que la kryptonita para minimizar las cualidades de la escuadra islandesa. Ante esta situación, el trascendental duelo del apretadísimo Grupo I pintaba a prueba de las gordas para los chicos de Heimir Hallgrímsson. Y no sólo porque Croacia parecía ser de los pocos equipos en Europa capaces de sentirse cómodos en el cuerpeo con Islandia; también parecía bastante evidente la resaca que el conjunto nórdico arrastraba tras el buen papel en la Eurocopa. Sí, los islandeses habían sumado una nada desdeñable suma de 11 puntos pero la sensación era que al equipo le costaba un mundo sumar ante equipos aparentemente más asequibles como Finlandia o Kosovo y ya no mostraba aquella solidez que se había convertido en su santo y seña.

Islandia 1 (Magnússon 89′)
Croacia 0

Islandia vs Croacia - Football tactics and formations
Infografía: sharemytactics.com

Ante esta situación límite a la que se veía sometido el equipo vikingo, el dentista más carismático de las Islas Vestmann introdujo dos cambios que posteriormente se demostrarían cruciales. El primero, en clave de gestión de grupo, es la introducción del joven lateral del Bristol City, Hordur Magnússon, en el once titular. Sí, puede parecer ventajista señalar a posteriori la introducción en el once inicial del autor del gol de la victoria como un acierto del entrenador. Más allá del hecho si se quiere anecdótico, lo que cabe resaltar es la firme apuesta por un jugador que no participó en la Euro 2016, al igual que dos de los tres cambios que realizó Hallgrímsson. Esta circunstancia parece demostrar la firme voluntad de ir aireando poco a poco, sin grandes revoluciones, un sistema que de tanto jugar de memoria parecía hermético.

El otro aspecto fundamental para entender el naufragio de Croacia en Reykjavík fue un pequeño matiz en el esquema local que cortocircuitó el torrente de talento croata. Heimir sabía que por muy bien que lo hubieran hecho los suyos cada vez que se enfrentaron a Croacia, o bien Modric, Rakitic y Kovacic encontraban el resquicio por dentro o los Brozovic, Perisic y compañía lo hacían por fuera. Heimir sabía que los precedentes y la dinámica eran bastante malos por lo que la única opción para ganar el encuentro era hacerlo muy lento, extraordinariamente lento, soporífero. Así, renunció a un punta para ubicar a Gylfi Sigurdsson como una especie de enganche/apoyo permanente/chico para todo en la salida de balón y ofrecer su habitual puesto en la medular a Hallfredsson para estar muy pendiente de Luka Modric. De esta forma, el tradicional 4-4-2 a la británica pasó a ser una especie de 4-5-1 o un 4-4-1-1.

Aidan McGeady of Republic of Ireland and Hordur Bjorgvin Magnusson of Iceland during the International Friendly match at the Aviva Stadium, Dublin Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584 28/03/2017
Hordur Bjorgvin Magnússon se ha convertido ya en la gran revelación de Islandia. El lateral izquierdo ha sumado contundencia a su buen pie para asentarse ya en el equipo titular. Foto: Focus Images Ltd.

El puntito de Heimir en el cocido de la primera parte resultó el aliño perfecto. Kalinic apenas recibió ningún balón en condiciones durante los 45 minutos iniciales, Kovacic no encontró un solo hueco entre líneas, Mandzukic no podía generar ningún tipo de superioridad en la banda, porque lejos del área las cualidades del atacante de la Juventus no hacen daño a un equipo rocoso en la disputa y Perisic tampoco desbordó en la otra línea. Sólo Modric parecía tirar del carro con sus conducciones desde muy atrás. Pero en líneas generales, el entramado islandés funcionó de forma excelente e incluso, a su manera, se puede decir que la escuadra nórdica tuvo el control de la primera parte con una posesión muy pareja. El refuerzo del centro del campo le daba seguridad a Heimir y la falta de profundidad se veía compensada con la instrucción de tirar balones largos a un Alfred Finnbogason mucho más rápido en la carrera que Vida y Lovren.

Luka Modric of Croatia during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-160626-0038.jpg
Luka Modric se vio poco acompañado para derribar el buen sistema defensivo de Islandia. Foto: Focus Images Ltd.

En la segunda, el guión fue más favorable a Croacia. El cansancio relajó la marca sobre Modric y cuando el centrocampista madridista se vio más liberado, empezó a encontrar con más facilidad a Kovacic. Además, Cacic entendió que Mandzukic no aportaba nada en banda y lo situó como ariete para dar entrada a un perfil mucho más desequilibrante en banda como Brozovic. En este escenario la líder del Grupo I daba muchísima más sensación de peligro; pero no supo concretar ninguna de las dos llegadas que tuvo a la portería de Hannes Halldorsson. Islandia resistió los malos momentos y la visión del 0-0 en el tramo final de partido hizo que los vikingos recuperaran las fuerzas perdidas, además de contar con las piernas de refresco de Sigurdarsson y Gíslason. Faltaban cinco minutos y Heimir tenía el partido donde lo quería, se estaba cumpliendo la única de las tramas en las que los suyos podían ganar.

Y así sucedió, en el minuto 89 el joven jugador de cara angelical, la apuesta de Heimir, Hordur Magnússon remató de manera poco ortodoxa un envío de córner con la suerte que su remate con el hombro despistara al cancerbero croata. El gol de Magnússon, además de darle la vida a los suyos, es también un premio a la apuesta que el seleccionador ha venido haciendo por este chico de flequillo rubísimo y rostro infantil, que si bien es cierto que demostraba tener una gran zurda, parecía demasiado poco contundente como para encajar en este grupo. Heimir confió en él tanto en partidos oficiales como en amistosos y el chico se ha acabado curtiendo para ser ya sin ninguna duda el dueño de la banda izquierda de la selección islandesa. La isla de los glaciares tiene un nuevo héroe con cara de niño. Croacia se complica la vida y tendrá que seguir bajando al barro. El grupo I se vislumbra apasionante. Y lo más importante, Heimir volvió a demostrar por qué es un genio de este deporte.

Foto portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Grupo durisimo, de los mas interesantes junto al de Austria y el de Polonia, aunque ya este seria en la pelea por el segundo puesto, y pues con la victoria sueca también se puso emocionante el grupo A.

Deja un comentario

*