Inglaterra se lo cree

Inglaterra Euforia Tanda de Penaltis Colombia Pickford Kane Trippier Focus

No es un equipo deslumbrante, pero posee una convicción y un espíritu grupal que hace mucho tiempo que no se apreciaban de forma tan nítida en una selección absoluta inglesa. Y por encima de todo, ha derribado barreras psicológicas que atenazaban incluso a los jugadores jóvenes que no habían vivido las historias que escuchaban. Ganar una tanda de penaltis tras haber caído en seis grandes torneos desde los once metros desde 1990 refuerza la mentalidad de un conjunto con pocas figuras pero que además ha logrado consolidar a su portero, Jordan Pickford. El meta del Everton llegaba al Mundial como un arquero prometedor, pero incluso su titularidad estaba en duda hasta el último día, con un razonable debate en el entorno acerca de si era él el más adecuado o el puesto debía ser para Jack Butland. No es que Pickford hiciera muchas paradas ayer en Moscú -en realidad, hizo una de valor, porque la otra, mandando a córner un peligroso tiro de Uribe en el 92′, acabó en el gol del empate de Mina en la jugada siguiente-. Pero la que hizo ya forma parte de la cultura popular del fútbol inglés. Le sacó a Bacca una mano firme, poderosa, ganadora. Y consiguió que hoy todos estemos escribiendo que esta Inglaterra cree de verdad que puede llevarse el Mundial. Ya no sólo es que derrotara a los fantasmas de sus recuerdos de las tandas: es que se sobrepuso a un mazazo de los que normalmente te hunden. Encajar el gol del empate en el 93′ cuando ya crees que estás en cuartos y tener que volver a empezar desde cero para ganártelo en una prórroga con el rival crecido y en inercia ascendente es sumamente delicado. Afectó al cuadro de Southgate durante diez o quince minutos, pero no lo noqueó. Incluso acabó mejor el tiempo extra. Y volvió a levantarse cuando Henderson cometió el primer error en la resolución por penaltis, dándole una ventaja a Colombia que los cafeteros no supieron aprovechar.

Inglaterra 1 (Kane 57′ pen)
Colombia 1 (Mina 93′)

Inglaterra vs Colombia - Football tactics and formations

José Pékerman aprovechó la lesión de James Rodríguez para fortalecer el centro del campo. El del Bayern no se recuperó de sus dolencias, y el técnico prefirió introducir a un tercer centrocampista de contención -Lerma- antes que suplir a su figura con un atacante -Muriel- o un centrocampista creativo -Uribe-. De este modo, el impresionante Wílmar Barrios -¡qué Mundial ha jugado!- se ubicó como pivote posicional, mientras que La Roca Sánchez y Lerma actuaban como interiores para salir a presionar a Dele Alli y a Lingard. En realidad, el mapa del campo se dibujaba como un tablero de ajedrez muy congestionado por dentro y en el que las bandas quedaban prácticamente despejadas para duelos mano a mano entre Mojica y Trippier por un costado y Arias y Young por el otro. Sorprendió que Cuadrado no ejerciera de extremo sino de segundo delantero, con Quintero moviéndose con libertad por detrás. El resultado de todo ello fue un choque atascado, con muy pocas oportunidades claras, con escasísima fluidez y sólo con cierta sensación de peligro en envíos laterales -fundamentalmente del diestro del Tottenham, que volvió a rendir a un nivel altísimo-.

Harry Kane es derribado por La Roca Sánchez en un córner a favor de Inglaterra. Es el penalti con el que se abrió el marcador.
Harry Kane es derribado por La Roca Sánchez en un córner a favor de Inglaterra. Es el penalti con el que se abrió el marcador.

La lata se abrió con un penalti que el controvertido colegiado Mark Geiger -firmó uno de los peores arbitrajes del Mundial- sancionó a La Roca Sánchez por un forcejeo con Harry Kane. Más allá de considerar si acertó o no, la decisión final volvió a señalar al centrocampista del Español, ya en el foco en la derrota frente a Japón al protagonizar la pena máxima y la expulsión que tanto condicionaron el encuentro. Lo transformó el delantero del Tottenham, autor ya de seis goles en el torneo, distanciándose de sus perseguidores.

Kane superó a Ospina, convirtiendo su tercer gol de penalti en el torneo y el sexto en total.
Kane superó a Ospina, convirtiendo su tercer gol de penalti en el torneo y el sexto en total.

Inglaterra estaba en el escenario que más le convenía: podía agruparse y salir en transiciones, algo aún más evidente cuando Dier sustituyó a Alli para proteger la parcela central y cuando Vardy, especialista al contragolpe, ingresó por Sterling. Colombia, huérfana de magia por la baja de James y porque le costaba encontrar a Quintero por dentro, lo apostó casi todo a la acumulación de pólvora. Acabó con Bacca y Falcao arriba, Muriel en una banda y Cuadrado en la otra. Uribe enlazaba entre Barrios, ya único medio centro, y los cuatro atacantes. Fue precisamente Uribe quien desencadenó la secuencia que llevaría al empate a su equipo cuando parecía ya no haber esperanza -es justo resaltarlo, porque luego falló una pena máxima decisiva en la tanda, pero no se habría llegado hasta allí si el volante del América no se hubiese sacado un latigazo desde la larga distancia que Pickford mandó a córner con una acrobacia-.

Jordan Pickford envía a córner el trallazo de Uribe en el 92'.
Jordan Pickford envía a córner el trallazo de Uribe en el 92′.

Entonces apareció Yerry Mina. Por tercera vez Yerry Mina. Por tercera vez en tres partidos. Su capacidad para ganar duelos aéreos y conectar cabezazos ganadores está fuera de toda duda, y su gran reto después de esta Copa del Mundo será convencer a los técnicos del Barcelona de que esta virtud compensa su a veces caótica lectura de las acciones defensivas -o, más importante aún, que es capaz de mejorar en esa segunda faceta-. Cuando Colombia gritó el 1-1, era sencillo pensar que iba a aflorar en Inglaterra la inmadurez de sus numerosos futbolistas inexpertos, que acababan de perder una ventaja en un córner en contra en el descuento -en una acción que, teóricamente, su cultura futbolística domina más que ninguna otra-.

El cabezazo de Yerry Mina se dirige a la red ante la impotente mirada de Trippier y Pickford.
El cabezazo de Yerry Mina se dirige a la red ante la impotente mirada de Trippier y Pickford.

La prórroga tuvo dos fases claramente diferenciadas. En la primera, Inglaterra estaba tocada y se replegó para contener a una Colombia eufórica y que además disponía de muchos atacantes sobre el campo -pero no de Quintero, al que Pékerman había sustituido-. Pero los hombres de Southgate se repusieron del golpe, y esa entereza que mostraron es sin duda la noticia que más refuerza su candidatura a llevarse al Mundial. El entrenador también mandó un mensaje positivo que no puede ser ignorado. Con Walker renqueante, decidió sustituirlo por Rashford y no por un central -tenía a Cahill y a Jones en el banquillo-. Retrasó a Dier, devolvió a Henderson a la posición de pivote y situó al joven delantero del Manchester United como tercer centrocampista por detrás de Kane y Vardy. El movimiento intimidó a Colombia, que se protegió con Zapata relevando al más ofensivo Arias.

Así detuvo Pickford el penalti de Bacca que resolvió el duelo de octavos de final entre Inglaterra y Colombia.
Así detuvo Pickford el penalti de Bacca que resolvió el duelo de octavos de final entre Inglaterra y Colombia.

Pero nadie volvió a anotar, así que la tanda de penaltis iba a determinar quién se llevaba el premio de un cruce en cuartos de final ante Suecia. Cuando Ospina detuvo el lanzamiento de Henderson, fue imposible no acordarse de las eliminaciones inglesas desde los once metros en los Mundiales del 90, el 98 y el 2006 y en las Eurocopas del 96, el 2004 y el 2012. Pero Uribe mandó a la cruceta su disparo cuando le tocaba confirmar la ventaja. Y luego Pickford confirmó que esta nueva generación inglesa posee otra mentalidad. La que demostró Eric Dier convirtiendo el lanzamiento definitivo con todo el peso de la historia de la nación futbolística por excelencia atenazándole.

Fotos: Focus Images Ltd (todos los derechos reservados).

Related posts

4 comments

Muy buen resumen Axel. No conocía a Barrios y me ha encantado, ojala venga a nuestra liga. Sobre Mina, más allá de sus goles y su poderío aéreo, me parece bastante malo la verdad. Es muy jóven y seguro que mejorará, pero le veo lento, torpe y con cierta tendencia a hacer cosas raras con el balón, como el amago que repetía ayer constantemente. Su compañero Davinson en cambio, me parece que ha hecho un mundial muy interesante, pese a que tenía dudas sobre su fiabilidad.
En cuanto a Inglaterra, no juegan a nada y ni siquiera me sorprendería si pierden con Suecia. Kane es mucho Kane pero como no tenga el día, adiós.

Hay que tener en cuenta que Mina jugó la prórroga en una sola pierna, estaba lastimado incluso antes del gol. Davinson y Barrios hicieron un trabajo descomunal para cubrirlo. Ahora bien, yo tampoco lo veo para jugar en el Barcelona, no es el estilo de juego que le conviene, además el puesto de central está demasiado cubierto. Ojalá se pueda ir a otro equipo en el que pueda progresar más.
Un mundial muy digno de Colombia donde con un equipo mucho más limitado que en Brasil y con la ausencia de James estuvo a punto de igualar la actuación de hace 4 años. Hay una siembra para el futuro que da esperanza (Mina, D. Sánchez, Barrios, Uribe, Quintero), James se querrá desquitar, pero espero que encuentren laterales de la calidad de los Zúñiga y Armero de Brasil y renueven el ataque también (Falcao, Bacca y Cuadrado no llegarían a Qatar).
Mención especial a Pékerman que siempre ha sabido sacar lo mejor de sus jugadores aún en circunstancias difíciles. Su único error en este mundial fue haber querido ganar el partido ante Japón estando con 10 y habiendo logrado empatar. Si no continúa, lo más importante será encontrar un sucesor de su categoría.
Inglaterra me parece un buen equipo, pero yo los veo cayendo contra Suecia o contra Croacia.

Yo también percibí que estaba limitado físicamente Mina, pero lo que me pareció muy sorprendente fue que a Colombia le quedaban cambios y no lo sustituyó (incluso quitó a Arias y no a él, pudiendo hacerlo). Así que pensé que, o bien no estaba tan mal, o lo querían tener en el campo forzándolo por si había un córner a favor y podía decidir el partido con un cabezazo (algo sumamente complicado si tienes una pierna lastimada, todo hay que decirlo).

Vi muy superior a Inglaterra, a pesar de que no fue un bombardeo al área ni mucho menos, el partido lo tuvieron controlado 80 minutos mínimo, cuando empezó la prorroga pensé que hasta allí llegaban, no daban tres pases juntos, estaban en shock, no se que les diría Southgate al entretiempo de la prorroga pero volvieron a controlar el partido y tuvieron dos chances de acabar esto antes de los penales..

Deja un comentario

*