Southgate sale reforzado

fil-england-scotland-029

Con tres goles de cabeza, Inglaterra venció a Escocia en Wembley. Este nuevo episodio de la rivalidad más antigua entre dos selecciones no pasará a la historia por ser el más emocionante ni el más estimulante a nivel futbolístico. Con esta victoria, Gareth Southgate sale reforzado y podría obtener el cargo de seleccionador de Inglaterra con un contrato de larga duración. Todo lo contrario le sucede a su homólogo escocés Gordon Strachan, que podría dejar su puesto dados los malos resultados del equipo.

Inglaterra 3 (Sturridge 24′, Lallana 50′, Cahill 61′)

Escocia 0

Escocia vs Inglaterra - Football tactics and formations

Las calles de Londres sugerían desde por la mañana que esa noche se disputaría un Inglaterra-Escocia. En el barrio de Angel pasé por delante de un pub presidido por las banderas de ambas naciones y abajo en el metro me crucé con un par de escoceses que vestían las célebres kilts (faldas) de tartán. Vi algunos más a lo largo del día en Clapham, Wandsworth y Waterloo, y ya en Wembley a la gran multitud. Escoceses con la esperanza de dar una sorpresa en casa de sus vecinos. En términos de entrega, su selección no les defraudó. Pero la superioridad cualitativa de una Inglaterra efectiva de cara a gol fue determinante.

La FA podría ofrecerle un contrato de larga duración al técnico interino Gareth Southgate. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
La FA podría ofrecerle un contrato de larga duración al técnico interino Gareth Southgate. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Los locales no dieron una exhibición, ni mucho menos, aunque sí que dejaron algunos detalles a tener en cuenta. Destacó la movilidad en ataque de los hombres de arriba: Adam Lallana, Wayne Rooney, Rahem Sterling y Daniel Sturridge. Lallana, muy activo en el juego, parecía estar en todas partes. Partía desde la izquierda pero a menudo adoptaba una posición centrada o se dejaba caer por la banda opuesta, ocupada por Sterling, que también le aportó muchas cosas al equipo. Volvieron a ser trascendentales los dos laterales del Tottenham, Danny Rose y Kyle Walker, dando una asistencia cada uno.

A Inglaterra, no obstante, le costó darle fluidez a sus posesiones de balón. Pudo haber profundizado más y mejor. Lo que definitivamente no terminó de cuajar fue su intención de sacar el balón jugado desde atrás, ya que erraron en múltiples ocasiones. Frente a Escocia no lo pagaron, pero les podría costar caro ante un rival de mayor exigencia. El próximo martes se enfrentarán a España, mas será un encuentro amistoso. De seguir Southgate en el cargo, éste desde luego que será un aspecto en el que trabajarán. Sin despegarse del todo de su ya difusa identidad, Inglaterra lleva un tiempo intentando tímidamente empezar a jugar de un modo distinto. Sin embargo, poco se ha podido construir en St George’s Park hasta la fecha, sobre todo con los últimos cambios de seleccionador.

Las incorporaciones de Danny Rose volvieron a ser fundamentales para su equipo. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
Las incorporaciones de Danny Rose volvieron a ser fundamentales para su equipo. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

En una de sus sosegadas posesiones, los Three Lions buscaron verticalidad pero el balón fue repelido por la zaga escocesa. Sterling recogió el rechace y probó con un disparo que también fue interceptado. De nuevo la segunda jugada fue para los ingleses y entonces Walker puso un centro que Sturridge aprovechó para inaugurar el marcador. La Escocia de Strachan, que hasta ese momento había aguantado con éxito a su rival, se vio obligada a dar un paso adelante. Justo cuando tuvo dos ocasiones bastante claras para empatar, Inglaterra le hizo el segundo. Centro de Rose y remate de Lallana. Ese gol decantó el partido. Diez minutos después, Rose volvería a ser clave. En una posesión larga que no terminaba de ir a ninguna parte, el lateral probó desbordar por su banda y provocó un córner. El lanzamiento de Rooney encontró a Cahill en el primer palo. 3-0. Tiene un problema Escocia a la hora de defender los envíos laterales. Ya en su anterior encuentro (perdieron por el mismo resultado en Eslovaquia) los goles que encajaron vinieron de tres centros.

Como suele suceder últimamente en muchas de sus victorias, Inglaterra puede estar satisfecha con el resultado de este partido pero no entusiasmada por su juego. Escocia, por su parte, sintió la frustración que implica el ser un equipo inferior, aunque no escatimó en esfuerzo. La imagen del orgullo Scottish la dejó un joven -también vestido con una kilt- que tras la derrota de su selección tocaba la gaita en el camino entre el estadio y la estación.

No fue un resultado agradable para la afición escocesa desplazada a Londres. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
No fue un resultado agradable para la afición escocesa desplazada a Londres. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*