Inglaterra-Colombia: la gran oportunidad

Ashley Young of England and England Manager Gareth Southgate during the England press conference at Spartak Stadium, Moscow
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
02/07/2018

Inglaterra no sabe qué pensar. Acostumbrada a acudir a los Mundiales con una tremenda expectativa y creyéndose capaz de ser campeona para acabar llorando eliminaciones frustrantes, al de Rusia 2018 llegó con un equipo de perfil bajo, un seleccionador de emergencia confirmado en el cargo casi por descarte y, por primera vez, siendo consciente de que no estaba entre las favoritas. Quizá era lo que necesitaba. Hoy, la opinión pública empieza a soñar de nuevo. Su equipo ha transmitido buenas sensaciones, sólo ha perdido un partido que no se sabía muy bien si era mejor ganarlo o no y en el que jugaron muchos suplentes, y el cuadro se le ha despejado de manera asombrosa. Colombia es un rival peligroso, es verdad, pero miran más allá y ven un cruce de cuartos ante el ganador del Suiza-Suecia y una semifinal en la que pensaban que estaría España y de repente ya no está.

Harry Kane es, con cinco tantos en dos partidos jugados, el máximo goleador del Mundial. Hoy tiene una buena oportunidad de dispararse en la tabla.
Harry Kane es, con cinco tantos en dos partidos jugados, el máximo goleador del Mundial. Hoy tiene una buena oportunidad de dispararse en la tabla.

¿Qué tiene esta Inglaterra que haya disparado su optimismo? Un goleador enrachado y probado en el máximo nivel, un centro del campo en el que los perfiles están definidos -y no hay que preguntarse dónde poner a Gerrard y a Lampard para que no se pisen- y una línea de tres centrales que hasta ahora le ha dado al equipo una sorprendente consistencia defensiva. Hoy, sin embargo, se enfrentará a un adversario muy distinto a los anteriores: Colombia destaca por la movilidad de sus jugadores de tres cuartos y por sus pases agudos. Con James Rodríguez tocado -esta mañana las informaciones apuntan más a una posible suplencia pese a que ayer José Pékerman afirmó confiar en poder usarlo-, deberá asumir aún más protagonismo Juan Fernando Quintero, uno de los hombres del Mundial hasta la fecha. Su deliciosa zurda, capaz de filtrar asistencias imposibles y de bombardear el arco contrario desde la distancia, se adivina como la mayor amenaza para un centro del campo inglés que prefiere enfrentarse a llegadores físicos que a enganches sutiles e indetectables. Gareth Southgate deberá decidir si protege un poco más a Henderson con el trabajo de Loftus-Cheek -su gran apuesta personal, ya que le tuvo de capitán de la sub-21- o si deja solo al del Liverpool en la contención y le rodea de medias puntas (Alli, Lingard, Sterling).

Juan Fernando Quintero no triunfó en el Oporto, que aún posee sus derechos, pero se está revalorizando en este Mundial.
Juan Fernando Quintero no triunfó en el Oporto, que aún posee sus derechos, pero se está revalorizando en este Mundial.

Colombia viene exultante, con ese fervor propio de los equipos que han empezado mal y se han recuperado, con la inercia creciente que todo entrenador prefiere para afrontar grandes retos. Y con muchas alternativas, porque es capaz de fortalecer el centro del campo con Carlos Sánchez, Abel Aguilar o Wilmar Barrios -parece un partido ideal para el pivote de Boca, otro de los cafeteros que está viendo crecer su cartel en este campeonato– o de darle un cariz más fluido con Mateus Uribe. Su pareja de centrales a menudo se asemeja a una ruleta rusa, porque vive de la efervescencia y la explosividad, de la pasión y la vehemencia, del optimismo incontenible. Le puede salir mal, como ante Japón, cuando Davinson Sánchez se equivocó en la acción que provocó la expulsión de La Roca en la primera acción del partido, o le puede dar excelentes resultados, como en los partidos siguientes, en los que Yerry Mina abrió el marcador con testarazos inapelables. Davinson y Kane son compañeros de equipo: un detalle importante, porque se conocen, saben cómo se mueven y cómo reaccionan. Algo que en principio debería jugar a favor del atacante inglés, cuyo comportamiento en el campo se diría que es más cerebral.

Radamel Falcao está jugando su primer Mundial. Anotó ante Polonia y hoy volverá a ser la referencia de un equipo que sueña en grande.
Radamel Falcao está jugando su primer Mundial. Anotó ante Polonia y hoy volverá a ser la referencia de un equipo que sueña en grande.

Pero todo lo dicho sobre Inglaterra sirve también para Colombia. Ganar es soñar. Soñar en grande. El que triunfe esta noche en Moscú sentirá, de verdad, que puede ganar el Mundial.

Alineaciones probables: Inglaterra-Colombia, martes 3 a la 20h.

Inglaterra vs Colombia - Football tactics and formations

Related posts

Deja un comentario

*