Croacia se toma la revancha

Iceland fans before the UEFA Euro 2016 match at Stade Geoffroy-Guichard, Saint-Étienne, France. 
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
14/06/2016

A punto estuvo de consumarse una de esas noches para el recuerdo. Entre el gol de Marcos Rojo y el 1-2 de Ivan Perisic pasaron cuatro minutos en los que el equipo islandés se quedó muy cerca de saborear la gloria. Finalmente se impuso la lógica y Croacia certificó incluso con un equipo suplente su superioridad en este grupo D. Pleno de victorias para el equipo de Zlatko Dalic que llega a octavos generando terror y decepción para una Islandia que vivió en el alambre, que tuvo sus opciones de competir pero que pagó su falta de acierto en momentos en los que podía decantar la balanza.

Islandia 1 (Sigurdsson p. 75′)
Croacia 2 (Badelj 53′, Perisic 90′)

Islandia vs Croacia - Football tactics and formations

Hasta nueve cambios dispuso Zlatko Dalic en su once titular dejando, eso sí, a Luka Modric como una declaración de intenciones. El seleccionador croata intentaba mantener así el nivel competitivo de su equipo al poner la joya de la corona como estandarte de su conjunto. Pese a las buenas intenciones de la presencia del centrocampista del Real Madrid, la falta de exigencia competitiva se notó en los primeros 45 minutos croatas. Islandia volvió al 4-5-1 y la reintroducción de Emil Hallfredsson en el doble pivote le dio muchísimo más empaque, ahogó cualquier pasillo interior e incluso ayudó a Islandia a recuperar balones en la zona de Badelj.

Ivan Perisic of Croatia during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160626-5062.jpg
Ivan Perisic sentenció a Islandia y certificó el pleno de victorias de Croacia. Foto: Focus Images Ltd.

Ya desde el inicio se cumplió con lo esperado, pese a la necesidad de ganar a Islandia no le interesaba un partido frenético y los primeros 20 minutos fueron de un ritmo muy bajo, en el que Modric no podía quebrar en zona de tres cuartos y ni Perisic ni Pjaca encontraban acciones de uno contra uno en bandas. En ese sentido, las dudas sobre el rendimiento de Ingason en el eje de la zaga se disiparon, no en balde comparte la pareja central junto a Ragnar Sigru∂sson en el Rostov. A partir de la media hora de encuentro, casi sin querer que se notase, el partido se empezó a decantar hacia la portería de Kalinic. Tampoco era un vendaval ofensivo, pero Islandia cada vez robaba en posiciones más adelantadas, iba tirando y remataba casi todos los córners. No obstante, como sucedió en el partido de Nigeria, el conjunto nórdico no pudo aprovechar las ocasiones de las que dispuso y llegó al tiempo de descanso con 0-0.

Una segunda parte de infarte

Y tal y como sucedió contra Nigeria, en la reanudación Islandia pagó la falta de atino. Avisó Badelj con un disparo al larguero y pocos minutos después rubricó con un buen golpeo una gran jugada de Croacia. Con el gol, el conjunto de Dalic parecía enterrar cualquier emoción en Rostov. Heimir Hallgrímsson tocó la pizarra y dispuso un 3-5-2 nunca antes visto. Sigurdarsson entró para bombardear el área croata con centros laterales y por contra Islandia tomaba riesgos dejando en situaciones de uno para uno a sus centrales con los veloces delanteros croatas. Por su parte, el seleccionador croata jugó también sus cartas y en un cambio muy defensivo quitó a Pjaca para dar entrada a Dejan Lovren. Cosas del fútbol, la entrada de un central fue la que metió a Islandia en el encuentro. El defensa del Liverpool cometió un penalti tan claro como absurdo y esta vez Gylfi Sigurdsson no falló para meter a Islandia en el partido y en la pugna por la clasificación. El tanto islandés junto al gol de Marcos Rojo dejaba la gloria para los pupilos de Heimir. No obstante, Islandia llegó totalmente en reserva al tramo final. Los islandeses querían ir con el corazón pero las piernas no llegaban ni para robar a un Croacia que se protegió bien con balón ni para lanzar a la espera de una victoria en la segunda jugada.

Un gravísimo error del debutante Albert Gudmundsson en la salida de balón echó por tierra cualquier mínima esperanza ya que de su pérdida se originó una jugada de fácil definición para un delantero de la clase de Ivan Perisic. Croacia sentenció un encuentro con el equipo suplente para sumar un intimidante nueve de nueve. En el lado islandés, la decepción se apoderó de un equipo que había admitido tener como objetivo la clasificación para octavos. El conjunto de Heimir Hallgrímsson sufrió en exceso la falta de acierto en momentos clave, el tener a algunos de sus jugadores clave en baja forma para este Mundial y encontrarse con rivales que no perdonaron el más mínimo error. Sin embargo, Islandia puede estar más que orgullosa con su debut en la historia de los mundiales; el conjunto islandés ofreció una imagen competitiva en todo momento y tuvo opciones de clasificación prácticamente hasta el último minuto. La decepción de la derrota no empaña otra prueba más que el fútbol islandés ha llegado para quedarse.

Imagen Portada:Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*