Una jornada decisiva en Asia

Irán 1 -  Nasya Bahfen

Tras varios meses de igualdad clasificatoria, sorpresas y dificultades de los favoritos para imponerse ante rivales a priori más débiles, los principales candidatos a jugar el próximo Mundial abrieron una brecha que puede ser decisiva en el continente asiático. Por primera vez en toda la fase de clasificación, los tres primeros clasificados tanto del Grupo A como del Grupo B ganaron sus partidos y han ampliado la distancia respecto a sus perseguidores. Así pues, las representantes asiáticas en el último Mundial (Irán, Corea del Sur, Japón y Australia) parecen haber asegurado, como mínimo, su presencia en el play-off asiático.

wcqasiaj7

El gran foco de interés del día en Asia era la visita de los Emiratos Árabes Unidos a Sydney, en el encuentro inaugural de la jornada. Era un partido decisivo. Con el equipo liderado por Omar Abdulrahmann a un punto de los Socceroos, un empate o una victoria árabe mantendría la incertidumbre en la lucha por el tercer puesto. Sin embargo, acabó ganando el conjunto de Ange Postecoglu, actual campeón continental en Asia, con relativa autoridad (2-0). Australia anotó sus dos goles en jugadas a balón parado y castigó a su adversario mediante el juego de bandas. Con Leckie como carrilero en la derecha y Brad Smith ejerciendo la misma función en el flanco izquierdo, Australia acabó rompiendo a un cuadro emiratí mucho más frágil de lo esperado. Lo destrozó por las bandas y en las acciones de estrategia, por lo que incluso pudo golear a los del golfo. Los de Mahdi Ali tardaron muy poco en partirse en dos, con una serie de futbolistas centrados únicamente en atacar y cuya pasividad defensiva terminó penalizando a su equipo, a merced de una selección australiana que enlazaba cuatro empates seguidos. La derrota emiratí parece marcar el fin de las aspiraciones de la considerada mejor generación de futbolistas del país, pues el seleccionador Mahdi Ali anunció su dimisión al poco rato de terminar el partido.

La victoria de los Socceroos permite a los aussies seguir la estela de Japón y Arabia Saudí, que resolvieron sin excesivos problemas sus partidos como locales ante Tailandia e Irak. El cuadro nipón goleó al tailandés (4-0), mientras los saudíes sufrieron un poco más para resolver su encuentro frente a la siempre aguerrida selección iraquí. Arabia Saudí exhibió la mayoría de las virtudes que la han convertido en una clara candidata a disputar su primer Mundial desde 2006, pero le faltó mayor acierto de cara a portería. Sin embargo, los de Bert van Maarwijk demostraron su capacidad para salir jugando desde atrás, la profundidad de sus laterales, la calidad técnica de sus futbolistas de banda (Al Abid y Shehri), que participan mucho por dentro, y el criterio de Al Faraj en la distribución. El partido lo decantó Shehri con un zurdazo precioso desde la frontal. Los saudíes afrontan con relativa tranquilidad la recta final de la fase de grupos: con más puntos de los esperados, los próximos partidos determinarán si aspiran a clasificarse para el Mundial de manera directa. En cualquier caso, parece una lucha a tres bandas.

calenj7ga
Banderas: Radoslav Rokita.

Por otra parte, en el Grupo B los candidatos hicieron sus deberes. La República de Corea y Uzbekistán ganaron en casa ante Siria y Catar para sofocar cualquier intento de sublevación de dos selecciones que se aferraban a engancharse a la pelea por el tercer puesto. Es especialmente llamativo el caso del equipo sirio, que a pesar de la guerra en la que está inmersa el país está compitiendo muy por encima de las expectativas y llegaba a la séptima jornada a un único punto de Uzbekistán. Sin embargo, la derrota en Seúl (1-0) parece alejar definitivamente a Siria del Mundial, a pesar de que la situación sería muy distinta de no haber estrellado un balón en la madera en los últimos minutos del encuentro ante los surcoreanos. Pese a la teórica superioridad del conjunto del este, plasmada en el marcador desde los primeros compases gracias a una acción a balón parado, Siria amenazó con empatar el partido en varias ocasiones. Pero el balance de la jornada es negativo para los sirios, sobre todo porque Uzbekistán también doblegó a Catar, en este caso gracias a un gol de Akhmedov de falta directa.

Irán también ganó su partido, contra China, pero las victorias del equipo de Queiroz ya no son noticia en la confederación asiática. La selección iraní es el conjunto más fiable del continente y domina su grupo con puño de hierro. Irán todavía no ha encajado ningún gol en la fase final y rentabiliza sus dianas a la perfección. A pesar de haber marcado únicamente 6 tantos, Irán suma 17 puntos gracias a los siguientes resultados: 2-0, 0-0, 0-1, 1-0, 0-0, 0-1, 1-0 (cinco victorias, dos empates). El último equipo que derrotó a la formación persa en partido oficial fue Irak, que doblegó a los iraníes en una tanda de penaltis en la última Copa Asia, en enero de 2015. Para encontrar la última derrota en encuentro oficial tras 90 minutos hay que remontarse al Mundial de Brasil. El último partido que perdió Irán ante un contrincante asiático en los noventa minutos se disputó en noviembre de 2012, cuando cayó ante Uzbekistán por 0-1. Precisamente los uzbecos serán el próximo rival de los de Carlos Queiroz. Una victoria en el próximo partido clasificaría a Irán de forma matemática.

calenj7gb
Banderas: Radoslav Rokita.
Foto de portada: Nasya Bahfen.

Related posts

4 comments

Pienso que Australia clasifica directo, vencen como locales a Arabia Saudita y ahi empatan a puntos, en los ultimos dos juegos pienso que los sauditas empatan ambos y Australia vence a Tailandia de local y pierde en Japon, del otro lado esta muy duro, Iran esta casi dentro, supongo que ganan de locales a Siria y ya con eso casi aseguran, Uzbekistan necesita llegar a menos de tres punto detras de los coreanos a su ultimo juego y ahi todo puede pasar.

En el grupo B el calendario parece más duro para Australia y Corea del Sur que para UAE, aunque ahí sí parece claro quienes serán los 3 primeros.
Pero el grupo A no está decidido aún. Siria recibe a los 2 últimos clasificados en casa, podría sacar 6 puntos.Puede pasar que la próxima jornada sí se decidan los 3 primeros pero puede pasar lo contrario y no es descabellado que Siria (o China si es quien gana a Siria) se meta completamente en la pelea. Es decir, a mi entender el grupo todavía está muy abierto a día de hoy.

Me gusta la intención de juego que tiene Arabia, llevada a la práctica con cierto éxito.
Hay mucho juego en el medio y cuenta con laterales profundos.

Bert van Maarwijk ha logrado juntar sociedades que potencian al equipo.
Cuando se juntan por dentro los zurdos Yahya Al-Shehri (me gusta este jugador), Al-Faraj, Al-Abed y Al-Jassim logran una armonía de pases que baten líneas rivales, se adueñan del mediocampo rival a base de la tenencia del balón.
El único diestro del mediocampo, el pivote Al-Khaibri, es el que realiza el “trabajo sucio”.
Atrás hay jugadores físicamente poderosos, que más parecen centrales de alguna selección del Africa negra.
Adelante, en cuanto a goles decayó el promedio goleador de Al-Sahlawi, que venía de marcar muchos goles.
Aunque también hay que tener en cuenta el nivel es otro en comparación de las selecciones que enfrentó en la primera fase.

Una mención especial a Al-Shehri y a Al-Jassim, estos pequeños jugadores de gran calidad técnica e inteligencia (marcan diferencias en el contexto asiático) tienen el campo de juego en la cabeza, la tienen clara y por ello pierden pocas pelotas.
Saben cuando hay que acelerar y cuando hay que poner la pausa para bajarle las revoluciones al juego.

Arabia va por buen camino, pero no todo está resuelto.
Faltan dos visitas difíciles a Australia y a los Emiratos, y cierra ante Japón en condición de local, pero los nipones están siendo efectivos tanto de local como de visita.

Espero ver a Arabia en el mundial, la verdad que me gustó bastante su partido que vi ante Tailandia (ahora veré el que jugaron ante Iraq).
Rusia 2018 se está quedando sin Omar Abdulrahman, ojalá no se quede sin Arabia.

Deja un comentario

*