Hervé Renard merecía un Mundial

Hervé Renard, campeón de África con Zambia (2012) y Costa de Marfil (2015). Foto:  Ben Sutherland.

Marruecos vuelve a un Mundial 20 años después. Lo hace de la mano de Hervé Reanrd, el mejor seleccionador en combinados africanos en la última década. El discípulo de Claude Le Roy se hizo un nombre en el continente cuando alzó contra pronóstico la Copa África con Zambia en 2012, y luego rompió la sequía de 23 años sin títulos de Costa de Marfil. Los Elefantes acudían a cada Copa África con plantillas de gran nivel, como uno de los grandes favoritos, pero no ganaron el torneo hasta que llegó Renard. Y ahora, con Marruecos, ha roto otra sequía de dos décadas sin participar en el torneo más deseado. Además, Marruecos se ha clasificado para el Mundial de forma brillante, superando un grupo duro con Costa de Marfil, Gabón y Mali sin encajar ni siquiera un gol.

Artículo relacionado: Lo que le faltaba a Hervé Renard

La fortaleza defensiva es el principal sello de Hervé Renard en los Leones del Atlas. Marruecos cerró la fase final de la clasificación dejando la portería a cero en todos sus encuentros. El técnico francés construyó un equipo inexpugnable, con Benatia como líder de la defensa y comprometiendo a varios futbolistas de talento que a veces se desentendían de tareas defensivas. Alterna dos esquemas: el 4-3-3 de la fase de clasificación con un dibujo de cinco zagueros que se ha visto anteriormente en la Copa África o en algunos de los amistosos previos al Mundial. Marruecos presiona con hambre arriba, es agresiva sin el balón, no permite que los adversarios toquen con comodidad y luego es capaz de mandar con el balón a partir de la calidad técnica de futbolistas como Belhanda, Boussoufa o Ziyech, que se ha integrado en la selección en los dos últimos años.

Hakim Ziyech of Ajax in action during the UEFA Europa League match at Friends Arena, Stockholm Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 24/05/2017
Hakim Ziyech ha alcanzado un gran nivel tanto con el Ajax como con Marruecos. Foto: Focus Images Ltd.

Aunque Marruecos no es un equipo perfecto. Le faltan algunas piezas que compensa como puede. Por ejemplo, en los laterales. En esa demarcación, Renard ha apostado por dos jóvenes como Hamza Mendyl o Achraf Hakimi, en los que ha depositado su confianza desde hace meses. El lateral zurdo del Lille es un futbolista muy potente cuando sube por la banda izquierda, mientras el lateral del Real Madrid ha actuado en ambos perfiles de la zaga a lo largo del ciclo clasificatorio. En esa demarcación también ha actuado más de una vez Nordin Amrabat, un extremo reconvertido a lateral para los partidos con la selección. Junto a la portería, es unas de las posiciones cuyos rostros titulares bailarán hasta última hora. Munir ha sido el portero de confianza de Renard, pero Bono viene de jugar a buen nivel en Primera con el Girona.

Otro de los déficits de Marruecos llega en la delantera. Es un equipo muy sólido, en parte, porque le cuesta marcar goles. Ante tal dificultad, Renard prioriza dejar el cero en su portería porque a su equipo no le sobra pegada arriba. Tiene a buenos centrocampistas para pegarle con potencia desde la larga distancia (más aún con Ziyech) y para ejecutar las acciones a balón parado, pero Marruecos carece de delanteros de primer nivel. En la Copa África 2017 jugó bastante Bouhaddouz, un ariete tremendamente corpulento con unas cifras decentes en el St. Pauli, en la 2. Bundesliga. En los dos últimos años también ha crecido Khalid Boutaib, que se hinchó a marcar goles en la Ligue 2 para ayudar al Estrasburgo a regresar a Primera y ha seguido con su progresión en el fútbol turco. Otra alternativa es En-Nesyri, con más fútbol de espalda a puerta que goles. Incluso ha ganado enteros en el último año la figura de Ayoub El Kaabi, que en enero marcó nueve goles en la CHAN, la Copa África de Naciones en la que cada selección compite con futbolistas únicamente de la liga local. Marruecos ganó el torneo y El Kaabi fue su principal protagonista, lo que le ha servido para viajar al Mundial con su selección. No son alternativas de la máxima élite ni han brillado con la selección hasta ahora, pero al menos varios de sus delanteros han progresado con sus clubes si lo comparamos con lo que se encontró Renard cuando llegó a la selección. En esta misma línea podemos incluir el nombre de Amine Harit, un talentoso mediapunta nacido en Francia, todavía con poco peso en el combinado nacional marroquí, que puede sorprender a más de uno saliendo desde el banquillo. Como Hervé Renard, uno de los entrenadores más carismáticos del torneo.

Artículo relacionado: Consulta aquí todas las listas de convocados para el Mundial 2018

Lista definitiva de Marruecos:

Porteros: Monir El Kajaoui (Numancia), Yassine Bounou (Girona), Ahmed Reda Tagnaouti (IR Tanger).

Defensas: Nabil Dirar (Fenerbahçe), Marouane Da Costa (Istanbul Basaksehir), Hamza Mendyl (Lille), Romain Saiss (Wolverhampton), Sofiane Amrabat (Feyenoord), Mehdi Benatia (Juventus), Achraf Hakimi (Real Madrid).

Medios: Karim El Ahmadi (Feyenoord), Youssef Ait Bennasser (Caen), M’Bark Boussoufa (Al Jazira), Youns Belhanda (Galatasaray), Fayçal Fajr (Getafe), Amine Harit (Schalke), Noureddine Amrabat (Leganés), Hakim Ziyech (Ajax).

Delanteros: Khalid Boutaib (Malatyaspor), Aziz Bouhaddouz (St. Pauli), Mehdi Carcela-Gonzalez (Standard Lieja), Ayoub El Kaabi (RS Berkane), Youssef En-Nesyri (Málaga).

Harit.
Aminte Harit representó a Francia en categorías inferiores, pero optó por jugar con la selección absoluta de Marruecos. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Ben Sutherland.

Related posts

4 comments

Lo poco que he podido ver a Marruecos me parece un muy buen equipo, ojito no deje fuera a Portugal o España. Quizás echo en falta a Boufal que es una debilidad mía, aunque su año en Inglaterra ha sido malisimo. Por cierto, que fue de El Arabi, ex delantero del Granada? Le perdí la pista por completo, pero recuerdo que en la liga rindió bien.

Que grande la selección de Marruecos en el último mundial que jugaron (Francia 1998), con los entrañables Hadji, NAybet, Bassir y compañía. Tengo el recuerdo de que jugaban un muy buen fútbol, pero eran poco contundentes arriba. Al final se quedaron fuera en su grupo y pasó Noruega con su rudimentario fútbol, eso sí, ganando a Brasil.

Ha jugado en varios partidos de lateral derecho, con Achraf Hakimi en la izquierda. En ese caso, Amrabat suele jugar como extremo si ambos conviven en el once titular.

Deja un comentario

*