Marruecos-Irán: Ziyech y Jahanbakhsh entre defensas inexpugnables

Irán 1 -  Nasya Bahfen

Para quien apenas los conozca, una breve presentación: raro será que Hakim Ziyech y Alireza Jahanbakhsh terminen el Mundial en el mismo club en el que lo empezaron. El mediapunta marroquí del Ajax y el extremo derecho del AZ Alkmaar llevan dos temporadas destacando como pocos en la Eredivisie, donde marcan diferencias semana a semana. Es más conocido el caso del centrocampista ajacied, que rechazó representar a los Países Bajos, su país de nacimiento, para vestir la camiseta de Marruecos y que ya firmó una notable campaña en la Europa League 2016-17. Aunque también ha crecido el prestigio  de Jahanbakhsh este curso tras proclamarse máximo artillero del campeonato neerlandés con 21 tantos pese a no haber jugado un solo partido como delantero centro. Aterrizan en el Mundial en forma y sus clubes se frotan las manos: Rusia 2018 será un escaparate que puede revalorizar a dos futbolistas que casi seguro se marcharán traspasados este verano.

Alireza Jahanbakhsh no se estrenará hoy en una Copa del Mundo. El extremo iraní ya formó parte de la expedición asiática a Brasil hace cuatro años y participó en los tres encuentros de su combinado nacional. En los tres salió desde el banquillo para intentar insuflar aire fresco al ataque del cuadro dirigido por Carlos Queiroz. Su evolución en el último ciclo mundialista ha hecho crecer a Irán, que ha ganado un argumento más en ataque. Jahanbakhsh es un extremo rapidísimo, un cohete en carrera, uno de los futbolistas más veloces de la Copa del Mundo. Parte desde la banda derecha y busca casi siempre la salida natural hacia fuera, para centrar o disparar con la pierna derecha. Arma el tiro rápido, no se lo piensa dos veces, y brilla especialmente cuando tiene espacios por delante. El contexto que le brinda Irán, de repliegue y contragolpe, casa como anillo al dedo con su fútbol. Y él también encaja con la propuesta de su país, pues es aplicado en defensa y puede armar un contragolpe a partir de un balón recuperado en la frontal de su área.

Alireza Jahanbakhsh of AZ Alkmaar (L), Milot Rashica of Vitesse (R) during the Dutch Eredivisie match at GelreDome, Arnhem Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 26/08/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Alireza Jahanbakhsh ha marcado 21 goles en la Eredivisie con el AZ Alkmaar. Foto: Focus Images Ltd.

En la selección de Marruecos, Hakim Ziyech suele jugar en la misma posición que Jahanbakhsh. El ajacied también parte desde la banda derecha, pero sus características son antagónicas. Para empezar, Ziyech es zurdo y tiene alma de mediapunta. En el Ajax, de hecho, suele jugar de interior en un 4-3-3. El centrocampista marroquí puede filtrar asistencias de gol en la frontal y es peligrosísimo cuando dispara desde la media distancia. Si le dejan armar su pierna izquierda, liquida al adversario con un tiro potente y colocado. Con el paso de los años ha ganado en continuidad en su fútbol: se ofrece más, baja a buscar el balón, y también ayuda a sus compañeros en la tarea de presión. Ziyech ha aprendido que la mejor manera de tener la pelota mucho tiempo es recuperarla lo antes posible, faceta en la que ha mejorado muchísimo en el Ajax. También ha controlado su temperamento, de naturaleza díscola, pues en el Twente protagonizó algún que otro episodio que le labró la fama de futbolista conflictivo. En Marruecos, no obstante, es un líder futbolístico que eleva el techo ofensivo de su selección y la acerca el gol, algo que necesita el equipo de Hervé Renard para aspirar a disputar más de tres partidos en la Copa del Mundo.

“Soy un competidor. Es parte de mi ADN. No estamos aquí para quedar satisfechos con nosotros mismos por el simple hecho de clasificarnos para el Mundial. (…) En el pasado tuvimos algunos problemas [con Ziyech, no convocado para la Copa África 2017], pero ahora todo está perfecto. Él me entendió y yo le entendí. Es un futbolista muy importante para nosotros y para un entrenador como yo es fantástico contar con un jugador con ese nivel de habilidad”. Hervé Renard, en declaraciones a la FIFA.

Hakim Ziyech of Ajax in action during the UEFA Europa League match at Friends Arena, Stockholm Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 24/05/2017
Hakim Ziyech ha brillado con el Ajax. Foto: Focus Images Ltd.

Precisamente esta es otra faceta en común que tienen Ziyech y Alireza Jahanbakhsh es sus respectivas selecciones. Irán y Marruecos se han ganado el pase al Mundial gracias a su fabuloso oficio defensivo. Marruecos superó el grupo clasificatorio sin encajar un solo gol en un grupo difícil, con Mali, Costa de Marfil y Gabón. Benatia, Da Costa, Saïss o El Ahmadi aseguran la retaguardia del conjunto dirigido por Hervé Renard, que suele mejorar la fortaleza defensiva de cada equipo africano que pasa por sus manos. Sin embargo, le cuesta más marcar goles. Marruecos no cuenta con un delantero centro de primer nivel, aunque El Kaabi y Boutaïb llegarán al Mundial tras una buena campaña con sus clubes de origen. Los Leones del Atlas acumulan buenos peloteros (Harit, Ziyech, Boussoufa, Carcela-Gonzalez, Belhanda, Aït Benasser), pero no son tan contundentes en el área rival. El golpeo de Ziyech, desde lejos y a balón parado, puede compensar ese déficit del mismo modo que Jahanbahksh permite que Irán posea un peligro latente al contragolpe incluso en los encuentros en los que repliega más atrás. Tanto el extremo del AZ Alkmaar como Sardar Azmoun, delantero del Rubin Kazan, permiten una evolución natural en la propuesta iraní, que no pierde un partido en 90 minutos desde el Mundial de Brasil y que selló una fase de clasificación impoluta, sin derrotas y sin conceder goles hasta la intrascendente última jornada, con todos los deberes hechos.

En el primer partido, no obstante, tanto Marruecos como Irán están obligadas a ganar si quieren soñar con clasificarse para la siguiente ronda. Sus opciones de apear a España o Portugal pasan por sumar los tres puntos en el debut y mantener la fortaleza defensiva ante los dos favoritos del grupo. Lo expresó a la perfección Carlos Queiroz en la conferencia de prensa. “Sabemos que el partido de mañana es un ‘must-win’ para los dos equipos. Estamos aquí con una misión y competiremos para ganar el partido. En el fútbol, una victoria es como una medicina y sabemos que si ganamos nuestro primer partido estaremos aún más motivados y enérgicos para los otros dos partidos. Atacaremos con valentía mañana para marcar”, aseguró el seleccionador de Irán. Tanto el equipo asiático como el africano necesitan mostrar su faceta más ambiciosa en el estreno, pues el empate no vale a nadie a la hora de soñar en grande. En Irán, Saeid Ezatolahi se perderá el partido por sanción mientras Taremi y Dejagah son duda hasta última hora por su estado físico. En Marruecos, la principal incógnita reside en el inquilino en la portería. Munir ha sido el guardameta de confianza de Hervé Renard, pero llega al Mundial después de ser suplente en el Numancia. En Rusia le toca competir con Bono, que se ha asentado en la portería del Girona en su primer curso en Primera.

Alineaciones probables: Marruecos-Irán, viernes 15 a las 17:00h

Iran vs Marruecos - Football tactics and formations

Foto de portada: Nasya Bahfen

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*