Así será el Mundial 2026, el primero con 48 equipos

UEFA General Secretary Gianni Infantino during the UEFA EURO 2016 Final Draw at Palais des Congres, Paris
Picture by Focus Images/Focus Images Ltd 07814 482222
12/12/2015

La FIFA ha anunciado esta mañana la ampliación del Mundial a 48 países a partir del año 2026. La inclusión de 16 nuevas selecciones altera por completo el formato de la competición. Los equipos se dividirán en 16 grupos de tres integrantes. Los dos primeros se clasificarán para las rondas eliminatorias. A partir de ahí, se celebrarán un total de 31 encuentros a vida o muerte para determinar el campeón. Quien logre superar cinco cruces (dieciseisavos de final, octavos, cuartos, semifinales y final) ganará el Mundial. En total se disputarán 80 partidos, aunque el campeón seguirá necesitando 7 encuentros para levantar el título más preciado a nivel de selecciones. Asimismo, todos los partidos se seguirán concentrados en 32 días, con cuatro duelos al día durante las 20 primeras jornadas de competición y 12 sedes.

En la rueda de prensa de presentación del nuevo formato, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, insistió en que su objetivo ha sido ampliar el abanico de participantes sin añadir una carga superior de partidos al calendario:

“Con cualquier formato que tengas, Alemania estará allí. Para otros países, esta oportunidad para clasificarse es una oportunidad para participar en un gran evento. Es un mes cada cuatro años. Siguen siendo 32 días. No hay un gran cambio más allá del formato y las oportunidades que damos a muchos, muchos otros equipos. Hemos hablado de esto con los clubes. Su principal preocupación era no añadir más partidos al calendario, ni más carga sobre los jugadores. Hice una propuesta para ampliar la Copa del Mundo en mi manifiesto de presentación. Quería hacer un Mundial con 40 equipos y 8 partidos para el equipo que ganara. Hemos encontrado un formato mejor. No solo reduce el número de partidos respecto a esa propuesta, sino que incluye más federaciones. Estamos en el siglo XXI y tenemos que adaptar la Copa del Mundo. Es mucho más que Europa y Sudamérica. No todo el mundo estará de acuerdo. Pero no puedes no tomar decisiones hasta que todo el mundo se ponga de acuerdo. Hemos llegado a un formato que es beneficioso. Estamos hablando de una competición cada 4 años. Son 16 partidos más en total, pero no para cada jugador. Desearíamos tomar decisiones unánimes, pero no siempre es posible”.

Uno de los puntos más controvertidos de la reforma es la liguilla inicial, con grupos de tres equipos. Al ser impares, una de las selecciones verá el desenlace del grupo desde la televisión mientras sus dos otros rivales sabrán perfectamente qué resultado necesitan para pasar a la siguiente ronda. Una de las medidas que más se ha comentado para evitar especulaciones es resolver los partidos que acaben en empate con una tanda de penaltis. Preguntado por ello, el presidente de la FIFA ha aplazado la discusión hasta 2023:

“Si resolvemos los partidos empatados en los grupos con tandas de penaltis lo decidiremos tres años antes del torneo, cuando se definan las bases y reglamentos del torneo (…) Es interesante hablar y pensar sobre todas las posibilidades, tener algo que determine los resultados sobre el césped. Una tanda de penaltis es parte de esto. El ranking (FIFA) de los equipos es otra posibilidad: es una situación que ya es clara antes de empezar a jugar. Así ya saben si tienen que ganar o perder”.

Asimismo, uno de los equipos (¿quizás el cabeza de serie?) gozará de una ventaja competitiva importante: la selección que dispute el primer y el tercer encuentro descansará más días que sus otros dos contrincantes. Con este cambio, se recupera un formato que ya se puso en práctica en el Mundial de 1982, en España, cuando la competición pasó de 16 a 24 equipos y se diseñó una doble fase de grupos. La primera, con seis grupos con cuatro equipos. La segunda, con cuatro grupos de tres equipos cuyo campeón se clasificaba para las semifinales. En 1986 se suprimieron las liguillas de tres equipos y se introdujeron directamente los octavos de final. El presidente de la FIFA repitió en varias ocasiones que han buscado que “cada partido sea decisivo”:

Cuando analizamos las decisiones lo hacemos desde un punto de vista deportivo, económico, etc. El aspecto financiero se ha estudiado. Es difícil predecir qué ocurrirá dentro de 10 años, pero nuestro departamento de marketing ha estudiado la experiencia de FIFA en el pasado y los ingresos potenciales. Que se juegue una ronda más de eliminatorias es importante. Cada partido será decisivo. Ahora tras 3-4 partidos del grupo el torneo se puede volver aburrido. Ahora cada partido es clave. Lo vimos en la última Eurocopa, donde también se produjo una expansión. Duró una semana más. Se pasaron de 6 a 7 partidos para el ganador”.

Además, otra de las dudas planteadas concierne al nivel del campeonato. ¿Bajará el nivel del Mundial al añadir más equipos? ¿Es eso beneficioso para la competición? La Eurocopa de Francia, con la consiguiente ampliación de 16 a 24 selecciones, es un ejemplo que se ha valorado desde la FIFA a nivel deportivo:

“Veremos qué nos depara el futuro. Los hechos del pasado lo han demostrado: la calidad del fútbol está creciendo enormemente. Es muy alta ahora mismo en todo el mundo. En el último Mundial, Italia e Inglaterra fueron eliminadas por Costa Rica. No es la Argentina de Messi o la Brasil de Neymar, era Costa Rica. Y les eliminó en el último Mundial. El nivel general del fútbol está creciendo. Esto incrementará la inversión en el desarrollo del fútbol. Es lo que pasó en UEFA al ampliarse la Eurocopa de 16 a 24 equipos. Y nos dejó historias como las de Islandia o Hungría. Creo que es positivo. El Mundial de 2026 lo disputarán el 23% de las federaciones del FIFA. En la Copa Asia participan el 52%. En la Copa América, el 100%. En la CAN hay el 30%. En la Gold Cup, 34%. En la Euro, el 44%. Estamos por debajo del cuarto de miembros de la FIFA”.

20.06.14, Recife Stadio Arena Pernambuco worldcup Brasil 2014, Italia-Costarica - nella foto: tifosi costarica
Costa Rica fue una de las grandes revelaciones del Mundial 2014. Foto: Focus Images Ltd.

Otra de las claves de la remodelación del Mundial que sigue sin desvelarse es cómo se repartirán los cupos de los 16 nuevos países que participarán en la fase final del torneo. La FIFA ha decidido comunicar ya la expansión del torneo para que los países interesados en hospedar el Mundial puedan preparar su solicitud antes de mayo de 2020, pero no ha aclarado nada al respecto de qué confederaciones se verán más beneficiadas por el cambio. Lo lógico sería pensar que África y Asia sean dos de las más favorecidas a tenor de los actuales porcentajes entre países adscritos a sus federaciones y equipos clasificados para el Mundial. Este detalle también determinará cómo repercutirán todos los cambios en el nivel y la exigencia de las fases de clasificación.

“El reparto de cupos aún no se ha cerrado. Tenemos que tomar las decisiones del formato de cara al proceso de selección de la sede. Era importante definirlo para las infraestructuras. Para ello no es necesario concretar aún los cupos. También existe la posibilidad de que haya sedes compartidas, lo que podría facilitar el proceso en algunos casos. Es prematuro hablar sobre esto, porque dependerá del caso. (…) No sabemos aún cuántos cupos tendrá la CONMEBOL, así que ya veremos si adaptan el formato actual”.

La reforma del Mundial abre muchos interrogantes. ¿Es la fase de grupos de tres equipos el mejor formato posible? ¿Era esta la única manera de garantizar que más países participaran en el gran evento del fútbol mundial sin aumentar la carga de partidos? ¿Sería una tanda de penaltis una forma de resolver los desempates o daría la apariencia de torneo amistoso de verano? ¿Y era necesario ampliar los equipos participantes en la Copa del Mundo? Desde que en 1994 se anunció la expansión de 24 a 32 equipos para Francia ’98 no se había planteado una nueva remodelación de estas características. ¿Cómo repercutirán los cambios en el nivel y la exigencia de las fase de clasificación? ¿Es todo una maniobra de los dirigentes de la FIFA para ganar votos de los países más pequeños y mantenerse al frente de sus cargos o es una forma de garantizar que selecciones menos potentes tengan opciones de competir en el torneo más prestigioso del mundo y puedan progresar? ¿Deben competir las (a priori) mejores selecciones del mundo en el Mundial o deben participar las mejores de cada continente? ¿32 era el número perfecto para un Mundial… o eso creíamos cuando participaban 24 equipos en 1982 o incluso 16 en 1958?

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

28 comments

Seguramente haya motivos económicos detrás, como todo, pero yo soy incapaz de ver de forma negativa que haya más selecciones en un mundial.
El fútbol es algo que tiene que llegar a cuantas más personas, mejor. Todas las selecciones y todos los países tienen derecho a soñar con poder hacer algo grande y esto les abre la posibilidad y nos abre la posibilidad a nosotros de ver más historias como la de Islandia o Gales. El nivel medio del fútbol está creciendo y ahora mismo una Albania en un día bueno te puede complicar la vida y me parece justo que puedan soñar con tener esa oportunidad.

Al final los partidos grandes se producirán igual, pero esto abre la posibilidad de sorpresa. En el tenis también hay torneos con muchos participantes y ¿quién gana al final? Djokovic, Nadal, Federer o Murray. El problema es que hoy en día hay voces que proclaman que un partidazo puede darse solo entre selecciones ultratop

Me parece un debate muy interesante. Al final un equipo juega un máximo de 7 partidos y nos libramos de los empates. Cambiamos la última jornada de la fase de grupos por una ronda eliminatoria más, lo cual es más interesante. La única objeción para mí es el tercer partido de fase de grupos. En cuanto a lo del día de descanso adicional, lo más lógico es que las selecciones con mejor ranking de cada grupo se aprovechen de él, pero en ese caso podría suceder que una jornada entera de cada grupo sea considerada aburrida, llena de Uzbekistán-Panamá y Marruecos-Nueva Zelanda.

Para mí el verdadero avance sucederá cuando las selecciones dejen de seguir nutriéndose como parásitos de los jugadores a los que pagan los clubes. Las jornadas de selecciones en mitad del año son una auténtica desgracia para el fútbol profesional, con un cúmulo de lesiones, cansancio y cambio de ritmo que adulteran la competición de los clubes, que son los que alimentan la industria del fútbol pagando a los jugadores. Opino que las fases de grupos deberían disputarse los veranos de los años impares disputándose la clasificación los pares. A nadie se le ocurre que la NBA pare en mitad del año para que Marc Gasol tenga que jugar contra Hungría un partido para que España se clasifique para el próximo Eurobasket.

En relación al tema de las jornadas de selecciones. Si se clasifican más equipos, ¿serán más ligeras las fases de clasificación? Esto puede significar que algunos equipos quizás no afronten retos demasiado competitivos hasta el Mundial (México, Estados Unidos, por ejemplo, deberían esforzarse incluso más que ahora para quedarse fuera), pero puede que rebaje la cantidad de encuentros oficiales de selecciones a lo largo de las temporadas. También está por ver, en el caso de Europa, cómo queda la liga de naciones (http://www.marcadorint.com/apuntes-radio/formato-uefa-nations-league-amistosos-selecciones/) y qué carga supone.

Es otra opción. Y supondría un partido menos para los equipos en las eliminatorias. El problema ahí es que te puede quedar una última jornada con muchos partidos sin nada en juego (A gana a B y B gana a C, por lo que del partido entre B y C ya no puede salir el campeón del grupo).

A priori el cambio parece para peor.

Lo más criticable son los grupos de 3, sobretodo por la gran ventaja que supone jugar el último partido del grupo (y los “pactos” que esto puede conllevar). Incluir tandas de penaltis en los partidos de grupos con empate suena un poco a broma.

Si supondrá una gran bajada de nivel o no dependerá bastante de cómo se distribuyan los cupos. Probablemente los asiáticos tienen el nivel para llevar a más selecciones pero veremos qué papel hacen selecciones de segunda o tercera fila de Centro-América o África.

Lo más positivo puede ser el efecto que puede tener el hecho de ver la clasificación más viable a nivel global. Federaciones de nivel medio-bajo tendrán incentivos para ponerse las pilas y competir el acceso al Mundial.

Habría que darle una vuelta al formato, aunque con 48 no sé si pueden salir cosas coherentes más allá de esto de los grupos de 3…

Quieren asemejarse a los Juegos Olímpicos. En mi opinión baja la calidad, como en la Euro. Debería de volverse al formato de 16. Entonces la fase de clasificación tiene auténtico interés.

Yo soy muy escéptico sobre al ampliación masiva de los torneos. Yo no quiero que un equipo tenga más fácil la clasificación gracias a que haya más cupos, sino que tenga la oportunidad de clasificarse si se lo merece, que no es lo mismo. Por eso mismo me espanta la idea de una Superliga europea. De hecho, el Mundial de 48 y la Superliga, siendo conceptos antagónicos, son extremos que se tocan. Creo que ponen en riesgo la meritocracia por quitar valor al esfuerzo, al logro que cuesta. Si dicho logro cuesta menos o directamente es imposible de alcanzar se produciría una reducción de competitividad, ya sea por distensión (Mundial ampliado) o por frustración (Superliga). Se expone también la idea de que un Mundial de 48 permitiría ser fiel a la realidad futbolística actual, donde las diferencias se ven reducidas ya no solo entre las selecciones de una confederación, sino entre confederaciones. Quizá, en lugar de aumentar cupos, habría que reequilibrar los 32 ya existentes. E incido en la premisa. Esas selecciones de clase baja-media, precisamente al ser más competitivas, podrían aspirar a los primeros puestos en las fases de clasificación y, con ello, sustituir en las fases finales a otras selecciones más clásicas. Si un alumno cada vez tiene más conocimientos, si se acerca a los mejores de la clase, ¿la solución oportuna y consecuente es rebajar el aprobado al 4 o el notable al 6? Un placer como siempre leeros. ¡Un saludo!

Estoy bastante de acuerdo con David Soria Hernández. La reorganización de los cupos me parece clave, yo soy europeo, pero no puede ser que África mande 5 equipos por ejemplo.
Ciertamente como dice Tomas a lo mejor cuando eran 24, 32 parecía una locura; pero en algún sitio habrá que poner el limite!! Porque ahora son 48, luego serán 64, y al final todos los países irán al Mundial y entonces no será un Mundial. Y vuelta a empezar, no?

He estado revisando los meses en los que se empezó a hablar del cambio de 24 a 32, en abril-mayo del 94, en la hemeroteca de Mundo Deportivo, que es una de las más completas. Y la verdad es que pasó un poco desapercibido el cambio porque coincidió con las semanas previas a la final de la Champions de Atenas (Barcelona-Milan). Quiero profundizar un poco en este tema en los próximos días, pero imagino que en la prensa española quedaría en un segundo plano por eso.

En cuanto a los cupos, lo comento en el texto: es una de las claves. Sobre todo para terminar de equilibrar el tema Asia-África-Oceanía, que son claramente las federaciones más perjudicadas. Veremos cuáles son las decisiones que se toman.

De las tres alternativas que han propuesto para aumentar el número de equipos, esta me parece la peor. Han hecho una verdadera chapuza. Los grupos de tres no funcionan, no se utilizan en ningún lado, y da la sensación de que el mundial está organizado por un grupo de amigos, o que volvemos a los tiempos amateurs de los 13 equipos en un “mundial incompleto”. La tercera jornada de la fase de grupos puede ser un escándalo, va a haber sospechas y amaños por todas partes. Además de que es muy fácil que se produzcan triples empates, para lo cual pretenden que haya tandas de penaltis en todos los partidos (¿¿Esto que es, el mundial o el triangular Casa Paco??). Tampoco entiendo la supresión de la prórroga hasta semifinales. Creo que muchos equipos jugarán a empatar todos los partidos, y muchas eliminatorias acabarán decidiéndose en penaltis. Emoción mucha, pero no es un sistema justo.
Para acabar, me pareció bien la ampliación de la Eurocopa. Es más, no me importaría que se volviera a ampliar a 32. Así los equipos pequeños podrían estar en un gran torneo. Pero un mundial tiene que ser más exclusivo. Las selecciones tienen que ganarse estar en el que tiene que ser el mejor torneo del mundo.

Me gusta la idea de que se de cabida a un mayor número de Selecciones. Creo que es muy bueno para que estos países de menor nivel en cuestiones futbolísticas evolucionen a niveles superiores.

Lo que no me convence es la reestructuración del formato de competición. No me gusta nada ese primer grupo de 3 Selecciones en la que en la última jornada una de ellas descansa mientras las otras dos juegan. Ni tampoco me convence que haya una Selección que descanse muchos más días que las otras dos del mismo grupo. Creo que no han afinado con el formato.

En primer lugar, decir que esta nueva propuesta de Gianni Infantino me atrae por el hecho de que más selecciones, hasta 16, tengan la oportunidad de jugar todo un Mundial, creo que esto es muy positivo. Sin embargo, el formato no me termina de convencer del todo, aunque experimentarlo igual me haría cambiar de opinión. Lo que más dudas me genera es la fase de grupos de 3 equipos inicial, no lo veo nada claro. Yo estoy muy contento con el formato actual, aunque siempre que más selecciones puedan participar y el formato sea apropiado, lo recibiré con buenos ojos. Con respecto a la cuestión de si el nivel de la competición bajará en consecuencia de esto… Yo creo que no. La Eurocopa del año pasado me enamoró la verdad.
¡Buen trabajo Tomás, un placer leerte!

En lo particular no me gusta la idea de ampliar el mundial, mas sin embargo si se amplia me gustaria que se hiciera una seleccion FIFA con jugadores de selecciones no clasificadas, se que suena como una idea estupida;pero esta es mi reflexion, actualmente ningun torneo tienen a todos los mejores futbolistas del mundo, la Champions es lo mas parecido; pero hay infinidad de buenos jugadores que no participan, no se diga de Libertadores, Eurocopa, Copa America e incluso mundiales, por ejemplo Ibra, Bale, Lewandowski no participaron en Brasil, solo por mencionar algunos, esta seleccion FIFA nos ayudaria a tener a todos los mejores jugadores del mundo en un solo torneo, para esta seleccion FIFA, pondria algunas reglas, por ejemplo, todas las confederaciones tienen que estar representadas, el limite maximo de jugadores de un mismo pais serian 3 y 10 de una misma confederacion.

Buenos días.
Particularmente, no me acaba de convencer el formato propuesto. Pienso que sí es positiva la idea de dar cabida a un mayor número de selecciones para paliar la discriminación de la zona asiática y africana, pero tal vez no sea la solución más idónea. Estamos hablando de ampliar de treinta y dos a cuarenta y ocho, un salto cuantitativo de importancia, donde doy por supuesto que Europa y Sudamérica también verán ampliado su cupo de participación. Es decir, combinados como los Países Bajos o Inglaterra habrían de estar sí o sí (salvo catástrofe) en todas las citas mundialistas, por poner un ejemplo de selecciones de renombre que se han ausentado de estos campeonatos en las últimas décadas. ¿Es necesario que, tomando ese ejemplo de los neerlandeses, su selección haya de estar presente en los Mundiales con casi total seguridad independientemente del nivel deportivo que tuviese en un periodo temporal determinado? No sé si me explico. Creo que el fútbol es un deporte que, más allá de errores arbitrales u otros agentes externos como amaños, etcétera, al final acaba poniendo a cada uno en su sitio y suele ser justo con el juego. Si Francia, siendo campeona de Europa en 1984 no fue al Mundial ’90, fue porque no lo mereció. Inglaterra que había sido cuarta en ese mismo torneo, no participó en el siguiente de los Estados Unidos ’94, donde tampoco estuvo Francia. Y así podríamos poner muchos ejemplos. En sus lugares concurrieron selecciones consideradas hasta entonces de bajo nivel en el concierto europeo como Bulgaria o Rumania, que ahora pasan por bajos momentos. Es decir, que dentro del actual formato e incluso con los anteriores, sí hay espacio para esas Gales o Islandias como en su tiempo lo hubo para las Dinamarcas, las Noruegas, las Eslovenias o las propias Bulgaria y Rumania.

Por último quiero recordar que los grupos de tres y según la experiencia de 1982, pueden desembocar en últimos partidos intrascendentes como aquellos España-Inglaterra con Alemania Federal clasificada, etc. Y la solución de la tanda de penaltis recuerda a los torneos veraniegos, en efecto.

Saludos.

Particularmente siempre he sido favorable a la expansión de selecciones tanto en la Eurocopa como en el Mundial, pero los formatos de 24 y 48 selecciones tienen deficiencias obvias que muchos han señalado ya. Sé que la mayoría no vais a estar de acuerdo (en parte porque escribimos desde España y creemos tener garantizada la participación en mundiales y eurocopas de forma casi automática), pero yo iría un paso más allá y ampliaría la Eurocopa a 32 selecciones y el mundial a 64, preservando el formato obvio de grupos de 4 + eliminatoras directas. En realidad la descarga del calendario de selecciones no ha de realizarse en las grandes competiciones, que poco se verían alteradas por tener que jugar una ronda más, si no en los absurdos partidos frente a microestados como San Marino o Andorra que poco aportan al fútbol. No tiene ningún sentido tener que cortar las grandes ligas europeas en marzo para que los jugadores mejor pagados del mundo tenga que participar en esas pachangas absurdas. Creo que hay que reducir al mínimo las fases de clasificación (tal vez jugándose en el verano de los años impares, o tal vez unificándolas con las fases de clasificación continentales) y favorecer que el mayor número de selecciones participen en los grandes eventos del verano. Particularmente no tengo ningún temor al descenso de nivel, más bien creo que este se incrementará muy rápidamente especialmente en Asia, donde la participación frecuente de sus mejores selecciones favorecerá un desarrollo mayor en el continente que, no lo olvidemos, hospeda a la mitad de la población del planeta y que solo cuenta con cuatro plazas mundialistas en la actualidad.

Dicho de otra manera. Mundiales y Eurocopas cada vez suscitan más interés, las fases de clasificación cada vez menos (ni siquiera cuando en un grupo coinciden Italia y España los partidos parecen tener demasiada trascendencia). Entonces ampliemos las primeras y reduzcamos las segundas lo máximo posible. Lo veo de cajón.

Concuerdo totalmente contigo. Creo que la ampliación siempre es positiva porque permite integrar en la competición a naciones que de otro modo nunca podrían llegar a ella, lo que conlleva que mejoren sus prestaciones y que puedan incrementar su competitividad. Pero el formato tiene lagunas por todos lados, no sé si habrá posibilidades de hacer algo mejor con 48 selecciones… pero si eso es lo mejor que se les ha ocurrido, está claro que subir a 64 es una opción mucho mejor. De hecho, supongo que la ampliación a 48 es un paso previo para ampliarla a 64 a medio plazo.

En caso de tener que ser de 48, creo que antes que grupos de tres equipos sería preferible que hubiese 12 grupos de cuatro, y que pasen los dos mejores de cada grupo más los ocho mejores terceros (al estilo esta última Euro, vaya).

El argumento que dan para no haber hecho esto de los 12 grupos de 4 es que de esta manera consiguen que no haya ninguna selección que tenga que jugar más partidos que ahora y también que consiguen que todos los partidos del campeonato quepan en 32 días como ahora. De esta manera no sobrecargan de partidos a los jugadores ni el evento se les va de tiempo.

Cuando analizamos los fenómenos de organización en el fútbol resulta muy útil remitirse a la historia. Desde que llegó el profesionalismo se tiende a aumentar el número de partidos y de equipos en los torneos. Es la ley del mercado. Pero es que además nuestro deporte se ha globalizado y fuera de Europa y Sudamérica el fútbol existe. Mejoran deportivamente y también en infraestructuras y seguimiento.

Ahora bien, como destaca en su editorial este mes una gran revista de fútbol (WSC), las instituciones que gobiernan el deporte rey se dedican bastante más a defender sus intereses y torneos particulares que a preocuparse ” for the good of the game”. Como ellos mismos señalan, de esa actitud difícilmente saldrán reformas con sentido.

Lo que llama la atención es que no nos escandalicemos por el formato propuesto como si sus promotores hubieran perdido el juicio. UEFA amplió la Eurocopa este verano sin mayores sobresaltos y además fue todo un éxito. Sobre todo para algunas selecciones nada habituales que demostraron que merecen un sitio en esto del fútbol. FIFA sólo tenía que haber ampliado los grupos tradicionales de cuatro equipos de ocho a doce, que entraran en liza los terceros clasificados e implementar una ronda eliminatoria más (dieciseisavos). Un sólo partido más por equipo para asumir toda la ampliación. En su lugar nos ofrecen “esto” que además ya se ha probado y no dejó a nadie satisfecho. Tendremos que asumir que este es el “estilo FIFA”, como vemos anualmente en el Mundial de Clubes.
Me pregunto cuál será la razón para proponer algo tan rematadamente estúpido. Infantino y sus acólitos serán muchas cosas, pero no torpes. Ningún torpe llega a Presidente de la FIFA. Seguro que tienen sus razones y ahí echo de menos algún análisis periodístico (enhorabuena a 23, por supuesto, por el artículo) para tamaño desaguisado.

Por lo demás la discusión de los cupos (la madre del cordero) está aplazada y cierto es que muchas selecciones interesantes se han quedado fuera de anteriores ediciones del campeonato. En Los JJOO hay deportes que a duras penas pueden reunir dieciséis selecciones de nivel, pero la realidad del fútbol es otra. Oceanía merece estar presente, Asia y África empujan y de Europa y América siempre hay alguna selección que puede quedar fuera y que con unos retoques anímicos podría hasta ser campeona (Dinamarca Euro 92).

En definitiva… Muchos son los cambios que nos van ofreciendo, pero pocos con sentido. FIFA últimamente hace el ridículo casi a diario. Las ligas profesionales y confederaciones otro tanto, fuerte es el fútbol para aguantar tanto despropósito… Mientras no toquen el reglamento de juego… que lo están tocando…

Creo que es un análisis acertado, pero lo que se nos escapa en realidad es la guerra de intereses que hay entre los distintos organismos que mencionas, por eso no llegamos a captar las razones que hay detrás de cada cambio de formato. En realidad nadie piensa en el bien del juego o en buscar un equilibrio satisfactorio, si no en garantizarse la mayor parte del pastel posible al precio que sea. La demanda de Tebas ante la Unión Europea por una ampliación que no supondrá ningún perjuicio objetivo para La Liga (mismo número de días de competición, mismo número de partidos), me ha dejado estupefacto. Es evidente que es una lucha descarnada por la mayor parte de los derechos televisivos, como la que se avecina ante el próximo cambio de formato de las competiciones de clubes.

En mi opinión los grupos de 3 son un error. ¿que opináis de un torneo con eliminatorias desde el principio? Podrían empezar en treinta y dosavos de final y así caben más equipos

Aunque FIFA ya ha demostrado que puede hacerlo, es muy difícil que un formato a eliminatoria directa no sea un éxito. Podrías organizar el Mundial con todas las selecciones de los países pertenecientes a FIFA, saltándote las fases de clasificación, encuadrarlos a eliminatoria directa sin cabezas de serie y seguiría siendo el mayor acontecimiento deportivo del globo.

Claramente el punto débil se encuentra en el formato. ¿Está anuente la FIFA a reconsiderarlo si se ofrece una alternativa mejorada, óptima y viable? (sobre la base de que la ampliación a 48 selecciones sea definitiva).

Sobre todo reconsiderar la propuesta de eliminatorias preliminares, ya sean 16, 8 o algún otro número que se les ocurra para completar los 32 equipos como el formato actual. Que se disputen en la sede del Mundial. No le veo problema a que equipos solo viajen para jugar un partido, si igual jugarían solo dos con la propuesta oficial. Un ‘mata mata’, en el que se jueguen todo.

Ya se está hablando que Asia y Concacaf serían las confederaciones más beneficiadas en el reparto de las plazas adicionales, en contrapartida a los votos por Infantino en la elección del presidente. Ya se sabe que la FIFA no hace nada por amor al arte. Está claro que se escudan en la ampliación del fútbol a todas las partes del mundo para aumentar sus ingresos en publicidad, derechos de televisión, etc. Aunque a mí me encanta que muchas selecciones modestas puedan acudir a fases finales.
Otra cosa es el formato, muy discutible. Si la cuestión es no aumentar partidos a los jugadores mejor sería reformular las fases de clasifición eternas y mal situadas en el calendario. En la zona UEFA por ejemplo, se podrían hacer más grupos de menos equipos con un solo clasificado a celebrar los años impares a final de temporada y a un partido en campo neutral. Dicha fase supondría solo 3 o 4 partidos y todos decisivos. Hay muchas maneras de reducir partidos, pero no interesan.

Deja un comentario

*