Perú será la número 32 con toda justicia

Gareca - Luciano Signorelli

Perú se levantaba en el día de ayer con la esperanza de que su historia cambiara. Varias generaciones de peruanos no conocen las sensaciones de ver a tu país representado en una Copa del Mundo y estaban a noventa minutos de experimentarlo por primera vez. La presión que se posaba sobre la espalda del futbolista andino que ayer saltó el césped del Estadio Nacional es de esas que muchas veces paralizan, pues Nueva Zelanda está lejos de ser un rival de esos que, en el relato, eximen a uno de la responsabilidad de lo que ocurre. Ayer, en definitiva, el combinado de Gareca sentía que dependía de sí mismo para cambiarle el ánimo a su nación. Por eso fue tan meritoria la frescura con la que jugó al fútbol. Perú, a menudo tachado de ser débil mentalmente en los momentos más trascendentales, cogió la iniciativa que le entregó el combinado oceánico y la aprovechó con la autoridad, la inspiración y la grandeza de alguien que merece volver a disputar una Copa del Mundo tras 36 años de ausencia. No cabe ninguna duda de ello.

Perú 2 (Farfán 28′, Ramos 65′)
Nueva Zelanda 0

Peru vs Nueva Zelanda - Football tactics and formations
Disposiciones iniciales. Foto:sharemytactics

El juego de Perú anoche recordó al de la mejor versión de la Chile de Sampaoli. Por ese dinamismo a la hora de circular la pelota, esa extrema movilidad que dificulta saber cuál es la posición de origen de cada futbolista, esos continuos giros en los controles que agilizan eficazmente la posesión. El combinado de Gareca movió la pelota por todo el ancho del campo a un ritmo notable, proyectando a sus laterales muy arriba y permitiendo así que los teóricos extremos se habiliten con libertad por dentro. El balón circulaba de una banda a otra con continuos cambios de juego, impidiendo que Nueva Zelanda pudiera bascular en un sector. Sin una referencia en el juego directo como Paolo Guerrero, el conjunto andino adaptó su fútbol a las características de Ruidíaz, que firmó un partido notable. Ruidiaz, delantero de estatura más reducida pero muy habilidoso con la pelota, fue un continuo apoyo por dentro en las cadenas de pases. Con sus controles orientados y su capacidad asociativa colaboró decisivamente en que su selección encontrara soltura en el juego posicional.

Aunque el hombre de la noche, y tampoco cabe ninguna duda de ello, fue Christian Cueva. Qué exhibición de calidad y cuánta personalidad para mostrarla en una noche así. El futbolista del Sao Paulo dio las dos asistencias que dieron lugar a los tantos de Perú, pero ese dato no resume su actuación. Su exquisita clase fue una continua fuente de desequilibrio en la banda izquierda, posición que abandonaba constantemente para participar por dentro. Sus culebreos interiores, junto a los de los notables Farfán y Ruidíaz, consiguieron que el conjunto albirrojo encontrara la precisión asociativa en aquellas posiciones donde no es nada fácil hacerlo. No fue tampoco un baile de ocasiones, porque Nueva Zelanda resistía entera, pero sí fue una exhibición de autoridad.

El gol de Farfán llegó pronto y permitió a Perú liberarse de tensión y afrontar el resto del partido de forma más serena. Sin sostener la inspiración del primer periodo, lo cierto es que el combinado de Gareca nunca llegó a sentir que su resultado peligraba. Aunque es verdad que con la entrada de Chris Wood Nueva Zelanda encontró un efectivo recurso desde el que incomodar en el juego directo, el combinado oceánico finalizaría el encuentro sin ningún tiro entre los tres palos. Perú será la selección número 32 en formar parte de los bombos del sorteo del próximo 1 de diciembre en Moscú. Y con toda justicia.

Foto de portada: Luciano Signorelli

Related posts

7 comments

Justicia la clasificación aunque bien fuera se hubieran podido quedar por andar reculando con Colombia en casa, fuera de esto lo que no veo tan justo es que sean bombo 2 cuando Islandia o Dinamarca son bombo 3 y Nigeria 4to… por lo demás felicidades a los Peruanos.

Muy buen análisis Guillermo, como peruano te comento que es un dia histórico, el futbol es una pasion en el país, ademas creo falta recalcar con toda justicia a los laterales, sobretodo a Advincula que firmó un señor partido, si bien el teorico lateral titular es Corzo, el partido estaba para la explosion de Advincula, y lo hizo de una buena manera; y algo positivo fue que el equipo se trató de adaptar a la idea de no jugar con Guerrero, con Ruidiaz que jaló las marcas de una manera muy interesante. Fueron 36 años sin jugar un mundial. Somos PERÚ y estamos de vuelta. Un saludo.

Coincido en la importancia de los laterales, a veces en un texto no puedes incluir cada impresión que te deja el partido. También me gustó Trauco, de un perfil distinto al de Advíncula. Menos explosivo y exuberante, más fino y habilidoso con la pelota controlada. Su entendimiento con Cueva me pareció muy positivo.

El tema de los bombos daría para otro artículo. Polonia llegó incluso a renunciar a los amistosos para no bajar su coeficiente FIFA.

Estoy bastante contento con el pase de Perú. Me ha sorprendido que fuesen tan críticos consigo mismos. Gareca ha sacado petróleo de un equipo que con otro entrenador probablemente ni habría llegado a la repesca. Ya veremos qué sucede con la sanción a Guerrero, al que dedicaron el primer gol, porque sería una pena que se perdiera esta oportunidad única.

Perú no ha perdido un solo partido en todo el 2017, y ha merecido esta clasificación. El técnico sorprendió alineando a dos delanteros, pero confirmó que iba a por la victoria desde el inicio. Arriba Perú, seguimos de fiesta!

Nueva Zelanda por segunda ocasion recibio el ultimo gol en eliminatoria mundialista, contra Mexico en el 2013 y contra Peru el 2017.

Deja un comentario

*