Podolski se despide de la selección a lo grande

FIL GERMANY ARGENTINA 0213

Saber despedirse a tiempo es una virtud, pero no muchos tienen la oportunidad de hacerlo como Lukas Podolski. Su zurdazo contra Inglaterra es el broche perfecto a una carrera internacional que ni en el mejor de sus sueños podía imaginarse cuando debutó con la selección alemana en un partido amistoso en junio de 2004, junto a otro adolescente de pelo rubio de apellido impronunciable llamado Bastian Schweinsteiger. Casi 13 años más tarde, Podolski ha disputado 130 encuentros con Alemania y ha marcado 49 goles. Solo Matthäus y Klose han jugado más partidos que Podolski con la camiseta alemana. Solo Klose y Gerd Müller han anotado más dianas. Indiscutiblemente, Lukas Podolski se retira de la selección alemana como una de las mayores leyendas del fútbol teutón. Con 31 años, Podolski no volverá a jugar nunca más con Alemania.

Podolski celebra su último gol con Alemania,
Podolski celebra su último gol con Alemania. Foto: Focus Images Ltd.

Podolski perdió una final de Eurocopa en uno de sus mejores torneos con Alemania y ganó el Mundial en el que menos participó. A pesar de la amarga paradoja para el futbolista nacido en Polonia, la trascendencia de Podolski en Alemania va mucho más allá de los títulos. Junto a Bastian Schweinsteiger y Phillip Lahm, Podolski fue el símbolo sobre el césped de la regeneración de la selección alemana que se estrelló en la Eurocopa de 2004. De Lahm, Schweini y Poldi se esperaba que lideraran el futuro de la Mannschaft y no defraudaron, convirtiéndose en el presente de la selección de su país durante cerca de una década en la que Alemania compitió por ganar todos los torneos en los que participó. Fueron el icono de una Alemania futbolísticamente moderna, que conectaba los valores de un pasado competitivo con la agresividad y la velocidad que requería el siglo XXI. Retirado Lahm tras el Mundial de 2014, Schweinsteiger tras un amistoso ante Finlandia en 2016 y Podolski tras otro partido de homenaje ante Inglaterra en 2017, ahora ya forman parte del pasado. Un pasado legendario que les ha elevado como lo que son: tres de los cinco futbolistas que más veces se han enfundado la casaca de Alemania.

Su trayectoria a nivel de clubes pocas veces ha estado a la altura de su rendimiento con la selección, situación que le convierte en el máximo exponente de esos futbolistas que muestran su mejor versión cuando visten la camiseta de su país cada dos veranos. Pero ni su declive en los últimos dos años ni su irregularidad en el Bayern, Arsenal, Inter o Galatasaray evitará que su nombre permanezca inscrito en los libros de historia de la selección alemana durante generaciones, protagonista de registros difícilmente superables. Por otro lado, a pesar de la preciosa postal de despedida con la Mannschaft que supone ganar por 1-0 con un zurdazo teledirigido a la escuadra de Joe Hart, la carrera de Lukas Podolski aún tiene cuerda para rato. En verano dejará el Galatasaray para embarcarse en la aventura más exótica de su trayectoria: ya ha firmado por el Vissel Kobe japonés. Por muy lejos que esté, su huella es imborrable.

 Lukas Podolski no volverá a jugar con la selección alemana. Foto: Focus Images Ltd.
Lukas Podolski no volverá a jugar con la selección alemana. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*