Alemania-México: y ahora, hablemos de fútbol por fin

Manuel Neuer of Germany during the International Friendly match at Worthersee Stadion, Klagenfurt
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
02/06/2018
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-FEI-180602-5234.jpg

Alemania y México se visten de corto por primera vez en el Mundial en Moscú, en el mismo estadio Luzhniki, que será sede de una final donde los alemanes sueñan con defender el título ganado en Maracaná en 2014. A la sombra de Lenin, cuya estatua sigue presente fuera del estadio, los dos equipos viven sus pequeñas revoluciones internas, con asuntos extradeportivos que han afectado la calma. En la previa, se ha hablado de narcos, orgías, política, integración, racismo… de todo menos del juego.

En Alemania se ha hablado mucho del presidente turco, por culpa de la decisión de Gündogan y Özil de visitar a Erdogan con un sonrisa, justo cuando en Alemania se critica la falta de respeto a los derechos humanos de este presidente. Se ha hablado de fidelidad, derechos humanos e integración, con Löw afirmando que los dos jugadores, hijos de turcos, se equivocaron. Aunque Löw tiene claro que les mantiene la confianza, especialmente en un Özil recuperado de una pequeña lesión. Alemania ganó, entre abucheos a Gündogan, a Arabia Saudí en el último amistoso, sin jugar bien. Aun así pudo romper una racha de derrotas y empates en amistosos, como el 2-1 ante Austria, que no ha generado un clima de optimismo alrededor de la campeona del mundo.

Joachim Loew of Germany during the International Friendly match at Worthersee Stadion, Klagenfurt Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 02/06/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-ANG-180602-5168.jpg
Joachim Löw ha tenido que lidiar con la polémica foto de Gündogan y Özil con Erdogan. Foto: Focus Images Ltd.

Alemania, la única de las 32 selecciones que se metió en Rusia después de ganar todos sus partidos en la fase de clasificación, llega sin Leroy Sané, al que Löw dejó fuera de la lista, y con alguna duda en el equipo inicial. La principal duda en las filas alemanas podría ser su atacante por el flanco izquierdo, con un debate entre Julian Draxler (PSG) o Marco Reus (Borussia Dortmund). En la portería debería jugar Neuer, pese a que no ha disputado ni un solo partido oficial desde otoño. En marzo empezó a entrenar después de más de 8 meses lesionado, aunque no jugó hasta los dos últimos amistosos. A un buen nivel. Suficiente para dejar en el banco, quizás, a Marc-André Ter Stegen. Delante, Boateng llegó con molestias aunque debería jugar con Hummels. Kimmich, un lateral con alma universal, sacará al equipo por la derecha, con Hector por el otro lateral.

Arriba, Alemania tiene diferentes almas. Khedira y Kroos en ocasiones se juntan y en otras se separan. El madridista saca la pelota, Khedira llega en segunda línea y, juntos, intentan conectar con Özil. Es una Alemania coral y en ocasiones difícil de entender con tantos movimientos, aunque siempre les salgan bien las permutas. Müller, un tipo que siempre mete goles en los Mundiales, aportará su estilo medio caótico, medio ordenado, con la intención de dar goles a un Werner que deberá cargar con la responsabilidad de ser el delantero en un equipo donde antes lo fueron Klose, Klinsmann o Gerd Müller.

México, amante de las rotaciones

Delante, México arde. No ha gustado en los amistosos, frustrado contra los escoceses, derrotado por los daneses. Y como suele ocurrir, los jugadores no ayudan, con sus salidas nocturnas. El partido de Moscú puede ser ese en el que Rafa Márquez, a las puertas de los 40 años, se convierta en el cuarto jugador con 5 Mundiales, junto a Buffon, Mattheus y otro mexicano, el portero Antonio Carbajal. Aunque el gran capitán vive su particular infierno, pues la justicia americana lo investiga en un caso de ayudas a narcos. Y ni siquiera puede entrenar con la misma ropa que sus compañeros porque los patrocinadores no quieren su imagen junto a un hombre que puede ser condenado a la cárcel en el futuro.

La alineación exacta de México es una incógnita: el ‘Profesor’ Osorio ama las rotaciones y no ha repetido una formación en 46 partidos dirigidos. Peralta y el Chicharito pugnan por ser titulares arriba, junto a un Lozano en forma, Velas y quizás, Corona. Osorio ha analizado mucho el juego alemán, participando incluso en programas de televisión, y apostará por una presión alta y el trabajo de Herrera y Guardado en el centro del campo para ahogar a una Alemania muy favorita en su debut. Aunque México siempre sorprende. En las horas anteriores al Mundial, ha sorprendido en negativo. Ahora llega la hora de la verdad.

Alineaciones probables: Alemania-México, domingo 17 a las 17h

Alemania vs Mexico - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*