Francia-Croacia: una vez en la vida

Germany celebrate winning the 2014 FIFA World Cup at Maracana Stadium, Rio de Janeiro
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
13/07/2014

Solo unos pocos elegidos juegan la final del Mundial. Cada cuatro años. Y quizás ya no la vuelvan a jugar. Jamás. Porque lo habitual es soñar con ella pero no poder disputarla -menos todavía ganarla- y lo realmente extraordinario es disfrutar de una segunda oportunidad. Alcanzar dos finales de un Mundial es una rareza, casi una excepción: hay que ser muy, muy bueno, muy constante, gozar de una dosis de fortuna importante y estar respaldado por un proyecto increíblemente sólido con una generación única de estrellas que se entienden sobre el césped. Quizás algunos miembros de esta Francia puedan repetir en un momento dado -al final es el segundo equipo más joven de la Copa del Mundo-, pero con total certeza Croacia no tendrá otra. No con esta camada de futbolistas. Y quizás nunca en toda su historia. Este domingo por la tarde el mundo se detendrá y mirará a Moscú. Silencio. Se juega la final del Mundial.

Consulta aquí nuestros seis textos previos a la final del Mundial entre Croacia y Francia

Huelga decir que el partido de este domingo será el más importante de toda la historia del fútbol croata. Croacia se estrena en una final después de superar todo tipo de obstáculos. Ganó uno de los grupos más duros del torneo y luego sobrevivió a tres prórrogas -con dos tandas de penaltis- para alcanzar el encuentro más deseado de su historia. El equipo de Zlatko Dalic arrastra un desgaste físico muy superior al de su adversario, con 90 minutos más que Francia en sus piernas, lo que puede acabar haciendo mella en el cuadro ajedrezado. Varios de sus futbolistas han terminado con problemas físicos en los dos últimos encuentros (Subasic o Vrsaljko ante Rusia, Mandzukic o incluso Modric contra Inglaterra) y Dalic incluso ha reconocido que se han producido algunas ausencias en los entrenamientos previos a la final. La carga de minutos de máxima exigencia no es la idónea para afrontar una final de una Copa del Mundo, con un día menos de descanso que Francia, pero si algo ha demostrado Croacia es que saca fuerzas de donde parece que no las hay cuando lucha por un objetivo que considera cercano. Strinic y Perisic son los que llegan más apurados.

Artículo relacionado: El día que Lilian Thuram se convirtió en el héroe de Francia, el único precedente entre galos y croatas (Mundial 1998)

Zlatko Dalic. Foto: Focus Images Ltd.
Zlatko Dalic ha reconocido que no todos los futbolistas han entrenado con normalidad en los días previos a la final. Foto: Focus Images Ltd.

“Mañana es la final de la Copa del Mundo y los jugadores saben lo que eso significa. Me dirán si no están preparados. Sí, algunos jugadores o han entrenado, pero no tenemos que entrenar más. Tenemos algunos problemas, pero creo que los solucionaremos todos hoy”, expuso Dalic en las rueda de prensa previa a la final. Por este motivo, a Croacia no le interesa un partido que derive en un intercambio de golpes, con un ida y vuelta constante. Aunque cuenta con puñales en las bandas como Rebic y Perisic, muy verticales e incisivos con espacios por delante, Croacia puede sentirse más cómoda controlando el balón y marcando los tiempos del partido. La presión del favoritismo recae en Francia, por lo que esconder la pelota y potenciar el fútbol de Rakitic y Modric no parece una mala idea para controlar lo que suceda sobre el verde. A los de Deschamps tampoco les disgusta este escenario, en el que repliegan para golpear a través de la velocidad de Mbappé, y se saben sólidos en defensa, como demostraron ante Uruguay y Bélgica. Samuel Umtiti y especialmente Raphaël Varane se han ido entonando a medida que ha avanzado el Mundial y vienen de maniatar a Luis Suárez y a Romelu Lukaku. Mandzukic, poderoso en el juego aéreo, se topará con una pareja de centrales menos blanda que la línea defensiva de Inglaterra.

Artículo relacionado: Giroud para que luzcan los demás

Aunque seguramente no ha sido el mejor jugador de Francia en el global del campeonato, Kylian Mbappé es el arma que mayor pánico siembra en las defensas contrarias. Incluso apareciendo con cuentagotas a lo largo de un partido, cada intervención de este prodigioso adolescente transmite sensación de peligro. Porque cuando está en su salsa es un futbolista muy difícil de neutralizar. Mbappé se medirá a Strinic, quizás el futbolista menos solvente en la retaguardia croata, y puede causar estragos si logra medirse en carrera con el nuevo lateral del Milan. Una vez acelera, no hay quien lo atrape. Se le puede frenar con faltas antes de que se gire o jugar el comodín de la cartulina amarilla en una situación comprometida, pero no hay muchas más alternativas que trabajar para que sus recepciones no sean cómodas, rodeado de adversarios y con un compañero siempre atento a la ayuda para cuando sale del primer regate. Si te caza con la guardia baja, no tiene piedad. La amenaza siempre latente de Mbappé puede matizar el plan croata: tener el balón puede potenciar a Modric y Rakitic, pero no terminar las jugadas o perder la pelota en zonas comprometidas puede activar una de las mejores armas de Francia.

Mbappé.
Mbappé supone una gran amenaza a la contra. Foto: Focus Images Ltd.

La exuberancia de Mbappé, no obstante, no debe eclipsar el talento de Antoine Griezmann, que con esta selección francesa actúa casi como un centrocampista más y no tanto como un atacante. Algo más alejado del área que en la Eurocopa de 2016, el jugador del Atlético de Madrid interviene con mayor frecuencia en el juego y pone criterio y pausa en el último tercio. Quizás no le rodea el áurea de prodigio de la naturaleza en el apartado físico que caracteriza a Mbappé -más allá de la técnica y lectura que también atesora el adolescente del PSG-, pero la toma de decisiones de Griezmann siempre mejora el fútbol de Francia. A nivel táctico, su presencia entre líneas implica un reto parecido al que supuso Leo Messi en el duelo contra Argentina: un mediapunta que se mueve con libertad para abastecer al resto de compañeros. Su radio de acción sobre el césped es parecido -reculando menos para recibir, eso sí-, por lo que Dalic seguramente potenciará el rol más posicional de Marcelo Brozovic. La diferencia recaerá en el poder de atracción de Mbappé. Si Mbappé atrae a Rakitic hacia la banda para echar un cable a Strinic, Griezmann quizás tenga más opciones de trascender con sus intervenciones en la frontal del área.

Artículo relacionado: Brozovic, la pieza que faltaba

Antoine Griezmann of France and Blaise Matuidi of France combine to disposes Nacer Chadli of Belgium during the 2018 FIFA World Cup match at St Petersburg Stadium, St Petersburg Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 10/07/2018
Antoine Griezmann aporta criterio en tres cuartos. Foto: Focus Images Ltd.

Del mismo modo que los duelos individuales de Mbappé y Griezmann pueden decantar la balanza, Croacia intentará explotar sus principales estrellas y ensañarse con las potenciales debilidades de Francia. Uno de los aspectos más interesantes será el trabajo de Blaise Matuidi, que apuntala la medular desde la izquierda. La presencia del centrocampista de la Juventus en esa parcela incidirá en la zona en la que suele recibir Luka Modric y puede llegar a incomodar al capitán croata. Las incorporaciones de Vrsaljko por esa banda pueden resultar una medida disuasoria para alejar al juventino de Modric: si Matuidi cierra por dentro, Croacia puede buscar el dos contra uno de Rebic y Vrsaljko contra Lucas Hernández, pero si obliga a Matuidi a ayudar a Lucas, entonces crecerá la importancia de Kanté a la hora de barrer la frontal del área y minimizar el impacto de Rakitic y Modric. Ante Bélgica, Francia dejó jugar a su rival por esa zona, consciente de que al fin y al cabo permitir que Chadli recibiera y centrara desde el flanco derecho era un mal menor que rentaba para minimizar el peso de De Bruyne. Más eficaz resultó para Bélgica emparejar a Eden Hazard con Benjamin Pavard. El lateral derecho francés lo pasó mal porque le encaró en el 1vs1 uno de los futbolistas más desequilibrantes del planeta. No es el mismo caso el de Perisic, pero sí supone un arma revitalizada en el entramado ofensivo de Croacia. Desaparecido hasta las semifinales, Perisic resucitó con el gol del empate anotado ante Inglaterra. A partir de entonces, disputó sus mejores minutos en el Mundial. Su capacidad para desbordar hacia dentro y hacia fuera gracias al manejo extraordinario de las dos piernas lo convierte en un futbolista imprevisible. Aunque no formó parte del inicio de la sesión preparatoria del sábado, se le espera en el once.

Artículo relacionado: Los nuevos laterales de Francia

Ashley Young of England and Ivan Perisic of Croatia in action during the 2018 FIFA World Cup Semi Final match at Luzhniki Stadium, Moscow Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 11/07/2018
Ivan Perisic jugó su mejor partido en el Mundial ante Inglaterra. Foto: Focus Images Ltd.

Pero más allá de los duelos individuales y las ventajas que puedan sacar ambos conjuntos de la pizarra, una final del Mundial es un escenario para que luzcan las individualidades. Para que los mejores jugadores del planeta exhiban su grandeza en el partido por excelencia del fútbol de selecciones. Para que los porteros se hagan más grandes bajo palos, para que el centrocampista pida el balón más que nunca cuando este quema en las botas de sus compañeros, para que el delantero demuestre su capacidad para definir bajo presión. Las últimas tres finales del Mundial han necesitado al menos de la prórroga para decretar al campeón (Francia perdió en los penaltis en 2006, España y Alemania ganaron antes del 120′), lo que refleja la dificultad que supone imponerse con claridad en un duelo de estas características entre dos potencias. Croacia está menos acostumbrada a disputar este tipo de partidos a nivel colectivo, pero sus futbolistas sí saben lo que es jugar duelos exigentes con sus clubes (Lovren, Vrsaljko, Rakitic, Modric o Mandzukic han jugado finales continentales en los últimos tres años). En Francia, puede planear el fantasma de la final de la Eurocopa en casa, el disparo al poste de Gignac en el 90′ o la inesperada irrupción de Éder como héroe portugués, pero hasta ahora han ido superando los obstáculos con los que se han ido topando con una madurez y una suficiencia fuera del alcance del resto de equipos en el Mundial. El último obstáculo en su camino para bordar una segunda estrella en el pecho galo es un equipo liderado por una generación de futbolistas única que aspira a ampliar el olimpo de campeones del mundo a nueve países.

Disfruten del espectáculo: tarda cuatro años en volver.

Alineaciones probables: Francia-Croacia, domingo 15 a las 17h

Croacia vs Francia - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

15 comments

Iba por la mitad de la previa y no he podido parar de reirme después de ver la cara de Mbappe en esa foto que has elegido. El fotógrafo un crack pero el que elige esa foto de entre todas las que habrá del jugador lo tiene que hacer con maldad. Como queriendo corroborar el apodo que le puso Dani Alves, ‘Donatello’. En parte tiene cara Mbappe en esa foto de tener 50 años, está como envejecido. Parece casi hecha falsa por photoshop.

Bueno, son gestos del momento del control, sin más. A veces quedan caras divertidas también en carrera, etc. Tampoco tenemos tantas de Mbappé en la semifinal, caza el momento del control y es la única en situación de partido en la que no salen jugadores belgas.

Para la final habéis dejado la mejor previa del mundial. Estoy al 100% de acuerdo con el análisis, especialmente con la importancia de Matuidi.
Por último, decir que habéis ayudado a que disfrute de este fantástico mundial como no lo había hecho nunca. Gracias y excelente trabajo el vuestro.

Antes de la gran final, quiero felicitaros a TODOS los redactores por el GRAN trabajo realizado durante todo el Mundial. Habéis conseguido que este Mundial estuviera mucho más competitivo. Sí. Vosotros.
A todos los que nos gusta el fútbol, (sencillamente el fútbol, sin adornos ajenos al deporte), hemos disfrutado con vuestras previas y con los posteriores análisis. Mis más cordiales felicitaciones y reconocimiento al trabajo bien hecho. Este Mundial lo he saboreado como ningún otro, (a pesar de la enorme decepción de la selección española). Sois un oasis dentro del pobre nivel que hay en este país respecto al periodismo deportivo. Felicidades por el trabajo bien hecho y … feliz verano!!!

¡Muchas gracias! Se agradecen mucho este tipo de comentarios, porque además nos encanta la interacción con los que leéis la web cada día y la hacéis posible.

Si señor, como se dice en otros comentarios, pedazo de previa. La mejor del mundial. Poco que añadir…

Resaltar que efectivamente Mbappe es esta clase de jugador que podria condicionar un planteamiento. Quiza Croacia prescinda de Strinic, quiza si jugador mas flojo, y “le eche encima” algun perro de presa estilo Kovacic, que de paso ayudaria a la salida limpia de balon.

Y efectivamente Francia se siente comoda sin llevar la iniciativa, pero tampoco se siente incomoda llevandola. Entonces la pregunta que nos debemos hacer es, a Francia le compensa replegarse? En mi opinion no. Porque cuando mejor ha estado Croacia es dominando, y cuando peor ha estado es replegada donde les han hecho varios tipos de gol.

Aun asi, Croacia va a luchar por llevar la iniciativa y tiene jugadores para conseguirlo. Es clave que todos lleguen enteros y hagan un ultimo esfuerzo.

Sera un partido disputadisimo pero espero, y realmente creo que Croacia va a ganar este mundial.

No creo que Francia vaya a meter a diez jugadores delante de la frontal del área, pero creo que no le importará que Croacia se anime un poco más de la cuenta con el balón, crea que tiene la situación controlada, se exponga y luego la castigue a la contra. Tener la pelota es el mejor escenario posible para Croacia, pero quizás veamos una versión francesa que defienda un poco más arriba para contrarrestar eso. No le será incómodo ese escenario si participan poco Modric y Rakitic, en una línea parecida al duelo de cuartos de final contra Rusia.

Como han mencionado usuarios anteriores gran trabajo de los redactores de Marcado Internacional, con un gran seguimiento a todos los equipos, partidos, diversos jugadores, excelente análisis a nivel técnico y táctico. Dicho lo cual partido con un claro favoritismo del combinado bleu, en primer lugar por nombres centrales de primer nivel, laterales jovenes y potencialmente de los mejores del mundo, medios box to box, destructores, físicos que elaboran y dan buena salida de balón si lo requiere el partido, y qué decir de la conducción de balón auténticos especialistas. Mención especial de dos top 10 mundiales (y posiblemente me quede corto) como son Mbappe y Griezmann. Y un trabajo sucio de Giroud maravilloso.
Por su parte Croacia llega sin la presión, con la ilusión de haber hecho el trabajo desde su pase a semifinales, cuenta con Modric (que para mi gusto, junto con Hazard, Griezmann, y Mbappe han sido los mejores jugadores del torneo) y cuenta también con Rakitic extraordinario el sacrificio del jugador croata. A tener en cuenta también el un jugador como Perisic es tan irregular e imprevisible que puede pasar de inadvertido a mejor jugador del partido, imposible hacer un pronostico con el jugador interista. Handicap de la selección croata sin lugar a dudas las tres prórrogas seguidas, con un desgaste manifiesto, también la clara inferioridad en cuanta a nombres, y con un equipo menos compacto y sólido que el francés, aún así la ilusión, la oportunidad única, el posible último mundial de esa pareja de interiores top como son Modric y Raktic (metidos en la treintena) hacen que Croacia sueñe con dar la campanada. ¡Buen verano!

El del 2010 no fue muy brillante, solo 8 goles en todo el torneo, perdio el primer partido y apartir de la segunda ronda, catennaccio puro, 1-0 todos los juegos.

Tal cuál. Francia no ha maravillado pero por lo menos mete goles. La ganadora de 2010, 1-0 y a especular con el balón.

Deja un comentario

*