Polonia-Senegal: dos estrellas con una gran responsabilidad

Robert Lewandowski of Poland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Nice, Nice, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
12/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-FEI-160612-5225.jpg

Robert Lewandowski disputará este martes en Moscú su primer partido de una Copa del Mundo. Será el primer Mundial de su carrera y quizás el único, pues el delantero del Bayern sufre un mal habitual en las estrellas de las selecciones de tamaño medio con una enorme competencia en la fase de clasificación. Como puede ocurrir en el caso de los Bale, Aubameyang, Naby Keita o Yarmolenko, Lewandowski disfruta a menudo de los torneos continentales, pero el acceso al Mundial suele ser mucho más complicado. Polonia rompió una sequía de doce años sin pisar una Copa del Mundo gracias a los 16 goles de su estrella, que se hinchó a perforar las redes rivales en las rondas preliminares. Su reto es trasladar esos registros a la fase final y hacer feliz a un país que vibra con el fútbol y que tiene en gran estima a su principal figura, presente en todos los rincones. Es difícil dar un paseo por Cracovia, Varsovia o incluso Wroclaw sin toparse con varios anuncios inmensos con el rostro de Robert Lewandowski. Si no es la personalidad más mediática de su país, poco le falta.

Un caso parecido es el de Sadio Mané en Senegal. El extremo del Liverpool es claramente la estrella de su selección, una etiqueta que conlleva una enorme responsabilidad en su país, que apenas disputará su segunda Copa del Mundo. En la primera, en 2002, Senegal alcanzó los cuartos de final. El capitán de ese equipo, Aliou Cissé, es ahora el seleccionador de los Leones de Teranga, por lo que podrá transmitir a su plantilla las vivencias de una de las mayores sorpresas del siglo XXI en el torneo. Como ocurre con Lewandowski, Mané no solo es el jugador más brillante de su equipo, el que tiene una mayor capacidad para inventarse una jugada decisiva o anotar un gol que cambie el rumbo de un encuentro, sino que claramente es el futbolista del cual depende casi toda la producción ofensiva. Está varios peldaños por encima del resto de sus compañeros, que son perfectamente conscientes de esa diferencia en su estatus.

The Liverpool team arrive including Sadio Mane prior to the Premier League match between Sunderland and Liverpool at the Stadium Of Light, Sunderland Picture by Christopher Booth/Focus Images Ltd 07711958291 02/01/2017
Sadio Mané ha crecido mucho en el Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.
Los paralelismos entre Polonia y Senegal van más allá de sus principales figuras. Ambos son equipos rocosos, que priorizan no perder a ganar. No es fácil meterles mano cuando están ordenados atrás, porque cuentan con futbolistas de buena planta en el eje de la defensa y en el doble pivote. Si repliegan son peligrosos con espacios por delante y aprovechan las acciones a balón parado, pero si les toca llevar la iniciativa les cuesta mucho más proponer. Su circulación de balón es lenta, a menudo previsible, y fácil de defender para el adversario. Por este motivo dependen tanto de sus estrellas. Lewandowski necesita que lo abastezcan y Mané debe generar ventajas a partir de su regate. El extremo africano está algo más acompañado arriba, con futbolistas como Ismaila Sarr o Keita Baldé que pueden desbordar en el uno contra uno, pero cuando Senegal ataca a un rival ordenado atrás no siempre los activa en situación de ventaja. Las figuras de Polonia y Senegal necesitan de un buen rendimiento de los actores de reparto para que su equipo sorprenda en el Mundial.

Uno de los principales socios de Robert Lewandowski en el combinado polaco ha sido Arkadiusz Milik. El delantero del Nápoles complementa a la perfección a la estrella de su país. Mientras Lewandowski fija a los centrales, Milik se mueve a su alrededor, baja a tres cuartos y recibe en el pico del área, donde es peligroso con su remate con la zurda. Sin embargo, esta dupla ha perdido fuelle en los dos últimos años debido a las recurrentes lesiones del atacante nacido en Tychy. El desborde de Grosicki y el dinamismo de Zielinski son otras de las armas a las que puede recurrir Polonia si Senegal le cede la iniciativa en su estreno en el Mundial.

“Los defensas me prestan especial atención y eso obviamente puede volver a ocurrir en Rusia. Si esto sucede, solo quiero que nuestro equipo se beneficie de ello”. Robert Lewandowski en una entrevista en The Guardian.

Milik es uno de los nombres de mayor futuro en Polonia. Foto: Focus Images Ltd.
Las lesiones han interrumpido al prometedora progresión de Milik. Foto: Focus Images Ltd.
En el abanico de actores secundarios se asoma también el nombre de Kalidou Koulibaly, que deberá lidiar con Lewandowski y su compañero de equipo en el Nápoles, Arkadiusz Milik. El central senegalés forma una buena pareja con Kara Mbodji, en una defensa de enorme poderío físico y portentosa en el juego aéreo, aunque a veces tienen que echar una mano a sus laterales, uno de los puntos débiles del equipo junto a las carencias del centro del campo en las tareas de creación. Senegal corre el riesgo de partirse con el paso de los minutos si apuesta por acumular atacantes, aunque en esta ocasión a priori no se cruzarán con Kamil Glik, el zaguero más fiable de Polonia, que arrastra unas molestias en el hombro y apenas ha entrenado con el resto de compañeros. Aliou Cissé baraja varias opciones en su once y existe la posibilidad de que apueste por una alineación más conservadora, con tres centrocampistas de trabajo a cambio de sacrificar un elemento de desequilibrio arriba.

Alineaciones probables: Polonia–Senegal, martes 19 a las 17h

Senegal vs Croacia - Euro 2016 - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*