Rusia-Arabia Saudí: bienvenidos al Mundial

Igor Akinfeev , Fyodor Kudryashov , Alexandr Golovin , Yuri Zhirkov , Roman Zobnin , Mario Fernandes , Sergei Ignashevich , Daler Kuzyayev , Vladimir Granat , Alexandr Samedov , Fedor Smolov  of Russia during the International Friendly match at Tivoli Stadium, Innsbruck
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
30/05/2018
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-GRO-180602-5090.jpg

Nunca un partido entre Rusia y Arabia Saudí había sido tan mediático. Y difícilmente lo volverá a ser. Llegará el jueves 14 de junio de 2018 y medio planeta se encontrará sentado delante del televisor viendo un Rusia-Arabia Saudí, lo que me parece un reflejo maravilloso de lo que es un Mundial. Los síntomas son inconfundibles: planes que se cancelan o se posponen en función de la hora del encuentro; familiares que no encuentran el mando de la televisión, escondido en algún rincón del salón; comidas exprés antes de que arranquen los partidos de las 14h y cenas rápidas al descanso del encuentro disputado en el turno nocturno si es que el estómago no resiste hasta el pitido final. Es un Rusia-Arabia Saudí, pero sobre todo importa porque es un partido del Mundial. Y más todavía: es el partido inaugural del Mundial. El primero tras tres años y once meses de mono, una espera que empezó en el mismo instante en el que Philipp Lahm alzó el título que acreditaba a Alemania como campeón del Mundial en Maracaná.

Jamás tanta gente verá un encuentro entre Rusia y Arabia Saudí. Y ocurrirá, en gran medida, porque el Mundial atesora una capacidad ilimitada de generar imágenes colectivas para el recuerdo, que pasan de generación en generación. Yo no viví el codazo de Tassotti a Luis Enrique, pero cada vez que su nombre aparece en una conversación es la primera imagen que cruza mi mente. Lo mismo me ocurre cuando escucho el nombre de Alcides Ghiggia; el zapatazo de Carlos Alberto entrando como un avión por la derecha en la final del 1970; la semifinal de Franz Beckenbauer con el hombro dislocado, jugando con un cabestrillo; el palo de Rensenbrink o el penalty de Baggio a las nubes en la final del 94. Por no citar a Pelé y Maradona. Sin ir tan lejos, basta con echar un vistazo al Mundial de Brasil para sacar un buen puñado de instantáneas icónicas: la goleada de Holanda a España y el cabezazo de Van Persie en plancha; el tiro al palo de Pinilla en la prórroga ante Brasil que ahora lleva tatuado en su espalda; Costa Rica quedando primera en un grupo con Italia, Inglaterra y Uruguay; el cambio de Cillessen por Krul antes de la tanda de penaltis en cuartos de final; el 1-7 de Alemania a Brasil de Belo Horizonte o el grito de Higuaín en la final por un gol que nunca subió al marcador. Un episodio memorable puede llegar en cualquier momento, por lo que puede emerger tanto en un Portugal-España, un Inglaterra-Bélgica o un Panamá-Túnez. También, cómo no, en el partido inaugural.

Team managers Franco Foda of Austria and Stanislav Cherchesov of Russia during the International Friendly match at Tivoli Stadium, Innsbruck Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 30/05/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-GRO-180602-5117.jpg
Stanislav Cherchesov ha abandonado la línea de tres defensas para apostar por una zaga de cuatro efectivos en los últimos amistosos. Foto: Focus Images Ltd

El optimismo que genera el Mundial en todos sus participantes contrasta en cierta medida con las dudas de la selección de Rusia, que no llega al campeonato con buenas sensaciones. Como si le hubiese sorprendido la cuenta atrás, la selección de Cherchesov no parece lo suficientemente preparada a tenor de los amistosos más recientes. Ni por sensaciones ni aún menos por los resultados, pues Rusia enlaza siete encuentros de preparación sin ganar. Las lesiones de algunos futbolistas importantes (Dzhikiya, Vasin o Kokorin) han obligado al técnico ruso a cambiar de planes y recuperar una línea de cuatro defensas en los últimos tests premundialistas. Tampoco la federación ha desarrollado una camada de jóvenes valores que recogiera el testigo de la eterna generación rusa que lleva diez o doce años al frente de la selección. Los gemelos Mirancuk y Golovin son los únicos futbolistas menores de 24 años en la convocatoria del anfitrión.

“Sabemos que el de mañana será el mayor evento de nuestras vidas. De la vida de cualquier ruso, probablemente. Estamos preparados. El partido inaugural de un Mundial en casa será el mayor partido de mi vida, seguro. Hemos estudiado a Arabia Saudía y sabemos que les gusta conservar el balón y que son técnicos. Tenemos nuestro plan para ganarles mañana”. Aleksandr Samedov

Rusia sufre para llevar la iniciativa del partido, con una circulación lenta del balón. Es un equipo tremendamente dependiente del talento de Golovin, su mejor futbolista. El centrocampista del CSKA de Moscú mueve el cuero con elegancia, tiene la capacidad de eliminar a sus rivales con un giro o una conducción corta y atesora calidad para filtrar pases entre líneas o pegarle a puerta a balón parado. A sus 22 años, Rusia necesitará de la mejor versión de Golovin para no atascarse. Y Golovin necesitará algún socio más en tres cuartos, como Dzagoev o Aleksey Miranchuk. Por lo demás, Smolov puede jugar de espaldas, Samedov tiene un buen toque de balón… pero solo Cheryshev es capaz de eliminar contrincantes con un regate, uno de los principales déficits de Rusia.

“Todos tenemos que escuchar las críticas. Es lo natural. Estamos bajo escrutinio y tenemos que asumirlo con naturalidad. Me siento cómodo con ello. También los elogios son un tipo de crítica. Queremos que la opinión pública sobre nosotros sea mejor después del primer partido y lo intentaremos cambiar con nuestra actuación”. Stanislav Cherchesov

Golovin es uno de los nombres propios de Rusia de cara al Mundial. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Golovin es uno de los nombres propios de Rusia de cara al Mundial. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

En este aspecto, el fútbol alegre de Arabia Saudí le puede sentar bien al anfitrión. El conjunto asiático es despreocupado en defensa, quiere llevar la iniciativa del partido y cuenta con futbolistas de relativa calidad técnica. Es un equipo acostumbrado a mandar con el cuero, pero que ante rivales de mayor entidad no puede llevar la iniciativa tanto como le gustaría. Es entonces cuando más sufre, porque le falta orden y disciplina en el repliegue si le arrebatan la pelota. En este aspecto, una Rusia incluso lenta con el cuero podría encontrar la forma de penetrar en la retaguardia saudí. Aunque por otro lado la velocidad de algunos de los atacantes de Arabia Saudí (Al Dawsari y Al Muwallad, sobre todo) puede exponer la falta de rapidez del engranaje defensivo ruso. El anfitrión arrastra una serie de puntos débiles que Arabia Saudí puede castigar si logra desplegarse a la contra. Tres partidos en el escaparate más grande del planeta fútbol pueden cambiar la carrera de cualquiera.

Alineaciones probables: Rusia-Arabia Saudí, jueves 14 a las 17:00h

Arabia Saudi vs Rusia - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

10 comments

Enhorabuena por la currada que os habéis metido en toda la previa del Mundial, la espera ha sido mucho más amena.

A disfrutar este mes!!

No viviste lo de Tassotti??? Pero cuantos años tienes alma de cántaro??? Si no me fallan las cuentas eso fue hace 24 años… Me sorprende porque sabes un montón de fútbol y escribes de puta madre, y eso me llevaba a echarte algunos años mas.

Saludos y que comience el espectáculo!

Qué ganas de que empiece esto!!!! Y eso que el partido tiene pinta de ser malísimo jajaja. Cómo se ha dicho en los anteriores comentarios, enhorabuena a MI por el trabajo bien hecho y en especial a Tomás por hacernos la espera más llevadera!

Son dudas razonables y pueden entrar. Creo que va usar la base del once del amistoso contra Alemania con el matiz de Al Burayk, que estuvo mejor (y a mí me gusta un poco más). En el tema del delantero dudo más.

Deja un comentario

*