República de Irlanda-Dinamarca: la impenetrabilidad de una lata de judías

James McClean celebrates the first goal for Republic of Ireland during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff
Picture by Mike Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933
09/10/2017

El pasado sábado, al finalizar el empate a cero entre Dinamarca y República de Irlanda, Thomas Delaney expresó de forma gráfica la frustración de los suyos por no haber podido doblegar a un conjunto que creían claramente inferior técnicamente: “ha sido como intentar abrir una lata de judías sólo con tus manos”. No hace falta ser un amante de la cocina para entender a lo que se refería el centrocampista danés del Werder Bremen. Y es que, ciertamente, el guión representado en el Parken fue simple y llanamente así: un equipo dándose de bruces una y otra vez contra una estructura muy sólida en la protección pero raquítica en el contragolpe. Así pues, el Aviva Stadium de Dublín decidirá si es la República de Irlanda la que disputará el Mundial por cuarta vez en su historia o será Dinamarca la que sume su quinta cita mundialista. La incógnita está en saber si ante la aproximación del desenlace final, veremos un juego más abierto o la importancia de la recompensa llevará a un escenario de partido similar al que padeció el espectador neutral en la ida.

Martin O’Neill:Intentaremos desplegarnos un poco más y cuidar mejor el balón”.

Por su parte Martin O’Neill ya se ha encargado de reivindicar lo que hicieron los suyos en la capital danesa: “Hemos desarrollado el arte de defender de forma contundente, si no tienes los futbolistas para marcar muchos goles tienes que buscar fórmulas para compensar esta carencia y esto hemos hecho”. Aunque también avisa el seleccionador irlandés que intentarán algo más: “En la medida de lo posible, trataremos desplegarnos un poco más cuando podamos y tratar un poco mejor el balón para que nos dure algo más”. Y es que, por muy bien que defendiera su arco el equipo irlandés, la sensación que dio en la ida es que no hubiera marcado un gol ni en mil vidas, algo que tiene que mejorar a no ser que la estrategia sea llevar el 0-0 hasta el infarto. En el recuerdo del Aviva Stadium está todavía muy presente el 2-0 vivido hace dos años ante Bosnia-Herzegovina que le dio la repesca y el acceso para la Eurocopa a una República de Irlanda muy inferior sobre el papel a los Pjanic, Dzeko, Visca, Kolasinac y compañía. No obstante, las estadísticas recientes no son tan halagüeñas para el conjunto de Martin O’Neill y lo cierto es que, pese a toda la liturgia balompédica que se pueda dar, los irlandeses sólo han ganado dos partidos como locales en esta Fase de clasificación para el Mundial 2018, ante Georgia y Moldavia, las ‘cenicientas’ del grupo D.

Martin O'Neil, manager of Republic of Ireland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 13/06/2016
Martin O’Neill se mostró contento con el desempeño defensivo de los suyos y asegura que va a tener un efecto positivo para el choque en casa. Foto: Focus Images Ltd.

Dinamarca llega al encuentro todavía con la frustración de no haber podido marcar un gol en la ida y con el asqueo de haber vivido una espera muy incómoda en el aeropuerto de Dublín- a quién no le agria el ánimo un desagradable percance aeroportuario-. Más allá de problemas mundanos, la duda que ya apuntamos en el podcast Desde Selfoss con amor sigue flotando en el aire: ¿valdrá la fórmula de juego directo propuesta por Åge Hareide para doblegar a la República de Irlanda? Lo visto en el Parken ahonda en la incógnita. En su día ya explicamos el camino que había tomado la selección danesa para mejorar su rendimiento en los últimos meses; Hareide renunció a parte del talento de su plantilla para potenciar un juego más directo en la salida y trufarlo con detalles de Delaney, Pisto o Eriksen sólo a partir de tres cuartos de campo. La apuesta le dio resultados inmediatos a Dinamarca, que mejoró muchísimo en cuanto a solidez y el extraordinario momento de forma de Christian Eriksen engrasó el invento desde el principio. Pero el remedio mostró algunas lagunas cuando Dinamarca lo utilizó ante un equipo que iguala o incluso supera sus prestaciones físicas. Por eso ya salen algunas voces en la prensa danesa preguntándose si es buena opción insistir con los balonazos a Jorgensen y Cornelius ante, dicen, defensas que están acostumbrados a saltar con Romelu Lukaku, Harry Kane y demás delanteros poderosos que habitan la Premier League. Será interesante ver si Åge Hareide insiste con el mismo plan, vira radicalmente el rumbo a última hora y decide potenciar el aspecto asociativo de su equipo u opta por una solución intermedia, como podría ser darle la banda a Youssuf Poulsen en banda y devolver a Cornelius a la posición de ariete o situar a Delaney como mediocentro en lugar de Kvist para meter a Schöne en la medular.

En cualquier caso, que no se asusten los que anularon planes del sábado noche para padecer un rudo 0-0 en la ida. Rusia está muy cerca y el final depara emociones y alternativas para ambos aspirantes en el Aviva Stadium.

Alineaciones probables: República de Irlanda–Dinamarca, 20:45h

 

Rep.Irlanda vs Dinamarca - Football tactics and formations

 

Foto de Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Delaney sabrá lo que es una lata de judias…pero dudo mucho que haya probado un buen “Pisto” 😛 Ojo Victor

Deja un comentario

*