El reto belga de Roberto

Roberto Martinez manager of Everton on the touchline prior to the Barclays Premier League match against Tottenham Hotspur at Goodison Park, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
03/01/2016

A Roberto Martínez lo echaron del Everton un jueves. El lunes había estado reunido con el nuevo propietario del club, el multimillonario iraní Farhad Moshiri, planificando fichajes para la temporada siguiente. Aunque en el entorno y en las redes sociales se daba por hecho que no iba a sentarse después del verano en el banquillo de Goodison, internamente todo seguía su curso con relativa normalidad y el despido casi le cogió por sorpresa. Tras digerirlo, entendió que así debían ser las cosas, porque probablemente él nunca habría fichado por el Everton si el dueño del club hubiese sido alguien como Moshiri. Le habría dicho que no, como en su día se lo dijo a los dueños americanos del Liverpool. Le gusta trabajar con plena autonomía, controlando todos los detalles del área deportiva del club, e incluso tomando decisiones en los traspasos considerando los precios y los valores del mercado. Necesita presidentes como Dave Whelan, el entrañable dueño del Wigan que cuando lo fichó le prometió que cumpliría su contrato de tres años aunque el equipo descendiera tres divisiones, o como Bill Kenwright, que lo habría mantenido en el cargo pese a la presión popular de no haberse visto obligado a vender el Everton a Moshiri. En esto Roberto es radical: si no se dan las condiciones prefiere firmar en equipos más pequeños pero poder trabajar como le gusta. Decirle no al Liverpool para seguir en un Wigan que por dimensiones y masa social estaba condenado a acabar descendiendo algún día es una buena prueba de ello.

Wigan Athletic Roberto Martínez Focus
El título de la FA Cup de 2013 con el Wigan Athletic es el mayor éxito en la carrera de Roberto Martínez.

Roberto se marchó a París a comentar la Eurocopa para ESPN y al regresar a casa, al noroeste de Inglaterra, pareció asumir que esta temporada se dedicaría precisamente a eso: a participar en programas y retransmisiones de los canales de televisión más prestigiosos del país. No le habían faltado ofertas, pero, como siempre, no estaba dispuesto a decir que sí a cualquier precio. No importaba tanto el nombre del equipo como la manera de trabajar y entender la estructura del club de los que le llamaban. Tuvo opciones de dirigir en Estados Unidos, Emiratos Árabes, China, Bélgica (el Anderlecht) y en la misma Inglaterra (una de la Premier y otra de la Championship). La que más le gustó fue la del equipo de Bruselas, pero debía tomar una decisión rápida y aún no estaba preparado para ello. Decidió esperar la oferta ideal, aún a riesgo de quedarse sin banquillo. Y esa oferta acabó llegando. De nuevo, de Bruselas.

El golazo que Romelu Lukaku anotó ante la República de Irlanda en la Eurocopa 2016.
El golazo que Romelu Lukaku anotó ante la República de Irlanda en la Eurocopa 2016.

La selección nacional belga es un reto apasionante. Quizá el mayor de su carrera, porque las expectativas estarán incluso más altas que aquellas que su brillante primera temporada en Goodison generaron para las dos siguientes -y que no pudo cumplir-. La creencia popular de que los diablos rojos cuentan con una hornada de jugadores capaz de pelear por ganar Eurocopas y Mundiales hará que cualquier cosa que no sea alcanzar unas semifinales se observe desde muchos sectores como un fracaso. Le ocurrió a Mark Wilmots, que llegó dos veces seguidas a cuartos de final (Mundial 2014 y Eurocopa 2016), los mejores resultados de Bélgica en una gran cita desde 1986, y fue destituido. Roberto no sólo deberá enfrentarse a un objetivo muy ambicioso: también deberá lidiar con el temperamento particular de algunas figuras a las que en ocasiones se ha acusado de no poseer la mentalidad necesaria para demostrar todo su potencial en los momentos de mayor exigencia competitiva. Con Romelu Lukaku, por supuesto, ya ha coincidido en Goodison. Él pidió la cesión al Chelsea cuando Mourinho lo rechazó y él apostó por pagar luego cerca de 30 millones de euros para que el Everton se lo quedará en propiedad -ahora el Chelsea ya está ofreciendo más del doble para recomprarlo-. Y aunque en ocasiones Romelu declaró que le beneficiaría un juego más directo que el de extrema elaboración que suelen proponer los equipos de Roberto, el ex delantero del Anderlecht sabe que nadie ha apostado tan fuerte por él y que nadie le ha sacado tanto rendimiento en toda su carrera. La relación entre ambos es mejor de lo que se ha dicho y están condenados a entenderse de nuevo.

Roberto Martínez y Romelu Lukaku trabajaron juntos en el Everton desde 2013 hasta 2016.
Roberto Martínez y Romelu Lukaku trabajaron juntos en el Everton desde 2013 hasta 2016.

En un grupo con Bosnia-Herzegovina, Grecia, Estonia, Chipre y Gibraltar, parece evidente que el objetivo debe ser asegurar la primera plaza para evitar sustos en la repesca. Sólo los balcánicos parecen preparados para convertirse en alternativa en la lucha por ese liderato. Grecia no ha funcionado desde que se marchó Fernando Santos y ha tenido hasta tres entrenadores distintos en menos de dos años. Y las otras tres son claramente inferiores. Alejado de la dinámica del trabajo diario con el equipo, Roberto podrá dedicar mucho tiempo a aquello que considera fundamental en un equipo nacional: desarrollar toda su estructura y toda la metodología de las categorías inferiores para dotarlo de una identidad de juego reconocible e inequívoca. Debutará en un amistoso contra España. Ante un Julen Lopetegui con el que hizo muy buena relación a raíz de las conversaciones que mantuvieron sobre Gerard Deulofeu cuando el nuevo seleccionador español dirigía a la sub-21.

Fotos: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

Me parece extraño que a Bob no le hayan llegado ofertas de España, incluso para ser seleccionador. Supongo que pesa mucho que tras el primer año el rendimiento del Everton no cabe más que describirlo como de muy decepcionante.

Pepedelhi, Belgica si tiene defensorew de primer nivel, un tal Kompany que se perdio la eurocopa (y sin su mejor defensa, lider y capital llegaron a cuartos), un tal Vertonghen que fue probablemente el mejor central de la premjer, Alderweireld tambien se salio, y el joven Denayer que ya tiene un alto nivel. lo que le faltan, en todo caso, son laterales, pero eso era un mayor problema hace 2-4 años ya que ahora cuenta. Con Romelu Lukaku (tiene que pulir mucho sus facultadea defensivas) y Meunier, que se salio en la euro y se salio el otro dia con el PSG contra el Real Madrid.

Lo que si le falta a Belgica es tener centrocampistas organizadores, los cuales son claves en general en el futbol de hoy y especialmente para Martinez. Que Belga será su Mccarthy? Debruyne no se le parece ni por asomo, a no ser que Pep lo transforme y Bob pueda aprovecharse de su trabajo como han hecho los dos últimos seleccionadores campeones del mundial. Con Batshuayi viniendo de un temporadon en Ligue 1 y ahora en un club Champions a diferencia de Lukaku, apostara Bob por Batshuayi de 9? o jugaran los dos arriba? o Remulo en banda?

Es cierto que tendrá una gran presión pero también tendra la mejor plantilla que haya dirigido nunca y competira durante año y medio contra selecciones inferiores. Lo cual beneficia su estilo de juego de posesion ya que Belgica requerira de buenas combinaciones y un veloz movimiento del balon para ganar cuando se le encierren y no pueda basarse en los desmarques y carreras de Hazard (o Mertens, o Romeulo) como hiz en la Euro y ha hecho durante demasiado tiempo. Creo que va a utilizar mucho a Ferreira-Carrasco y dudo que Fellaini juege mucho (lo vendio nada más llegar al Everton).

En mi opinión no tiene defensores de primer nivel. Kompany iba para super central, y desde mi punto de vista se ha quedado lejos de lo que prometía. Verthongen ha hecho una buena temporada con Pochettino, pero no lo considero un defensor de primer nivel internacional. Kevin de Bruyne es, básicamente, un mediapunta, nunca será organizador, como tampoco Witsel, Nainggolan o Fellaini. Y a Lukaku tb le queda para ser el nuevo Drogba, tal y como se le bautizó cuando empezó en el Anderletch. El grupo de clasificación es mega sencillo. pero en un torneo final, no les veo más allá de cuartos de final.

Yo diría que su centrocampista de carácter organizador será Sven Kums. Nunca lo vi jugar salvo en Champions, y de ese poco y de lo que he leído sobre él me pega con un estilo más combinativo. Veo a Martínez apostando por jugadores de este rango, todo lo contrario a lo que hizo Wilmots.

Deja un comentario

*