Sin profundidad ni pegada

Lasse Schöne. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

La visita a Cluj-Napoca evidenció uno de los males de Dinamarca en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia. A pesar de los buenos nombres con los que cuenta Age Hareide, el equipo nórdico padece más dificultades de las previstas para generar ocasiones de gol. Su esquema es equilibrado y garantiza cierta seguridad defensiva, con tres centrales poderosos en el juego aéreo y dos carrileros con recorrido, pero su delantera no intimida. Durmisi y Ankersen, titulares en los flancos en los cinco partidos del proceso clasificatorio, no transportan el balón a campo contrario, sino que lo esperan alejados de los centrales. Y con Eriksen más cerca del área rival que de la propia, Dinamarca sufre para superar a los equipos que esperan atrás. Así, le cuesta horrores conectar con sus delanteros. Este domingo, el futbolista que vivió 90 minutos prácticamente aislado fue Cornelius.

Ante Rumanía, Lasse Schöne disfrutó de su primera titularidad con Dinamarca en el ciclo Hareide. El segundo partido de inicio en toda su carrera internacional. Sin embargo, la entrada del centrocampista del Ajax no terminó de dinamizar las posesiones del cuadro danés. Acumuló el equipo nórdico a muchos hombres en la medular, pero varios de los futbolistas se solapaban. Con Kvist como mediocentro defensivo, Schöne se sintió incómodo actuando unos metros por delante del lugar donde está dirigiendo el juego en el Ajax, mientras Delaney daba continuidad a las posesiones por el perfil zurdo. Fue por ese flanco por donde Dinamarca creó más peligro, cuando se juntó el supersónico Durmisi con el centrocampista del Werder Bremen y algunas apariciones de Eriksen, pero sus irregulares arreones no bastaron para perforar la portería de Tatarusanu.

Rumanía 0
Dinamarca 0

Rumania vs Dinamarca - Football tactics and formations

La irregularidad en el juego danés, que atacó de forma racheada según las fases de mayor inspiración de Durmisi y Eriksen, marcó el transcurso de un encuentro aburrido, con pocas ocasiones verdaderamente claras de gol. Dinamarca perdió pegada sin la presencia de los lesionados Nicolaj Jorgensen, Kasper Dolberg y Yussuf Poulsen, pero por otra parte tampoco aprovechó varias de sus mejores herramientas para generar oportunidades. Cuando el fútbol le falla, el cuadro nórdico atesora un poderío llamativo en los disparos lejanos y las acciones de estrategia. Sea en faltas directas (Eriksen) o en jugadas indirectas con el potencial aéreo de sus centrales, Dinamarca tampoco anduvo fina en la ejecución del balón parado ante una selección rumana que no termina de carburar bajo las órdenes de Christoph Daum. Con el seleccionador alemán, Rumanía solo ha podido ganar a Armenia en un partido en el que se encontró con un penalty a favor (y expulsión) en el tercer minuto de juego.

En el grupo E la lucha por el segundo puesto está muy abierta entre Montenegro, Dinamarca, Rumanía y Armenia, pero al mismo tiempo este equilibrio puede resultar contraproducente para las selecciones implicadas. Ahora mismo el subcampeón de este grupo es el que suma menos puntos de todo el proceso europeo, por lo que ahora mismo Montenegro se quedaría sin repesca. Dinamarca y Rumanía siguen en la pelea, pero deben mejorar su pegada si quieren optar a disputar el próximo Mundial.

Grupo E:

1º Polonia 13 puntos

2º Montenegro 7 puntos (+4)

3º Dinamarca 7 puntos (+2)

4º Rumanía 6 puntos

5º Armenia 6 puntos

6º Kazajistán 1 puntos

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*