Rusia-España: reencuentro en Moscú

Rusia Luzhniki Moscú Focus

Rusia evoca a esta generación triunfadora del fútbol español los mejores recuerdos del principio de todo. Fue el primer rival en el primer torneo que se ganó, la Eurocopa 2008, y volvió a serlo en las semifinales de la misma competición en el que probablemente fuera el partido más brillante de aquella escuadra entonces dirigida por Luis Aragonés. Hoy en Moscú se reencontrarán varios protagonistas de aquellos duelos de hace diez años, y seguramente seis volverán a coincidir en el césped: Andrés Iniesta, David Silva y Sergio Ramos por un lado; Igor Akinfeev, Sergei Ignashevich y Yuri Zhirkov por el otro (también estaba en el banquillo Pepe Reina).

Resulta llamativo que puedan repetir tantos jugadores con una década de diferencia, pero quizá éste sea el motivo principal por el que precisamente la mayoría de esos nombres están en el centro del debate. Lo repetido, lo que lleva mucho tiempo ocupando el mismo lugar, acaba cansando. Y más en una sociedad influenciada por los estímulos constantes, por la necesidad permanente de maravillarse con algo nuevo, por la fascinación por aquello que sustituye a lo anterior. Basta con que los más viejos jueguen un par de partidos a un tono inferior para que se resuelva que su época ya pasó. A David Silva y a Andrés Iniesta les está ocurriendo en este Mundial. A Sergio Ramos, pese a que también ha cometido errores, no tanto: no se sostendría demasiado el discurso cuando viene de ganar su tercera Champions consecutiva destacando una vez más. ¿Escuchará Hierro las voces que piden revolución a unos cuantos metros de la Plaza Roja o seguirá optando por su aproximación conservadora? Yo apostaría unos cuantos rublos a lo segundo.

Andres Iniesta of Spain in action during the International Friendly match at Estadio José Rico Pérez, Alicante Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 13/11/2015
Andrés Iniesta jugará en Moscú, si finalmente es elegido, su partido número 131 con la selección española absoluta. (Foto: Focus Images Ltd).

En Rusia, la presencia de los tres supervivientes de 2008 -especialmente la de Ignashevich– denota una dificultad para dar paso a un relevo generacional en la parte defensiva. En realidad, Stanislav Cherchesov quiso remodelar por completo la zaga, pero las lesiones y los pobres rendimientos individuales de algunos de los elegidos para acometer ese proceso le han llevado a volver a llamar a última hora al central del CSKA, que cumplirá 39 años el día antes de la final del Mundial. Si Ignashevich ya parecía vulnerable ante atacantes móviles, rápidos y dinámicos en la cita de Austria y Suiza, parece evidente que ese punto débil se habrá acentuado con el paso del tiempo. Se habla mucho de las concesiones defensivas de España en los tres primeros partidos -es evidente que han existido-, pero en ese sector del campo parece más lógico que esté preocupado el equipo local, que naufragó por completo ante Uruguay el primer día que se enfrentó a un rival que le atacó con varios hombres incisivos. A Ignashevich le acompaña en la pareja de centrales el joven Ilya Kutepov, que hasta el día del partido inaugural sólo había representado a la selección absoluta rusa en encuentros amistosos. Resulta llamativo revisar ahora la Copa Confederaciones de hace justo un año, cuando Cherchesov probó con una zaga de tres centrales formada por Vasin, Kudryashov y Dzhikiya. Hoy sólo uno de ellos está en el Mundial y no forma parte del once tipo. Las bajas atrás también le han obligado a pasar a una línea de cuatro, pese a que sus laterales -Mario Fernandes y el mencionado Zhirkov- atacan mejor que defienden. ¿Va a volver al sistema anterior hoy ante un equipo que llega con tanta gente como España? ¿O no se va a atrever a modificar el dibujo con el que ha disputado toda la fase de grupos?

Gazinskiy marcó ante Arabia Saudí el primer gol de este Mundial.
Gazinskiy marcó ante Arabia Saudí el primer gol de este Mundial.

Donde sí ha funcionado el relevo generacional en Rusia es en el centro del campo. Yuri Gazinsky -pese a no ser tan joven, ya que tiene 28 años- y Roman Zobnin le han dado consistencia al equipo en una zona en la que parecía no existir nadie capaz de sostener al ejército de medias puntas -la línea en la que Rusia tiene, indiscutiblemente, más talento-. La lesión de Dzagoev el primer día casi se convirtió en una buena noticia: centró la posición de Golovin, un fenomenal enganche que está confirmando en el Mundial todo lo bueno que venía insinuando ya en los últimos meses, y dio entrada a Cheryshev, entregándole profundidad a un equipo que, si apuesta por Dzyuba en la delantera, invita a buscar recurrentemente el desborde por los costados y los centros laterales.

Dzyuba le ha ganado el puesto a Smolov en la punta de ataque de Rusia.
Dzyuba le ha ganado el puesto a Smolov en la punta de ataque de Rusia.

Pese a todo ello, el favoritismo español parece indiscutible. Hay mucha diferencia de nivel, y aunque la localía puede tener su influencia, el tipo de equipo que es Rusia debería dársele bien al cuadro de Fernando Hierro. Hasta ahora, los problemas han llegado ante escuadras expertas en el repliegue y el contragolpe. Los anfitriones quizá busquen hoy un planteamiento similar, pero no son especialistas en ello. Cuesta imaginar que resistan metidos atrás noventa minutos después de haberse revelado como un bloque con debilidades defensivas considerables.

Alineaciones probables: Rusia-España, domingo 1 a las 16h.

Espana vs Rusia - Football tactics and formations

Fotos: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*