El balón parado y las cartulinas amarillas eliminan a Senegal

Yerry Mina of Colombia during the International Friendly match at Craven Cottage, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
27/03/2018

No podía ocurrir de otra forma. Una vez más, las jugadas a balón parado condenaron a una selección africana en el Mundial de Rusia 2018. En un partido que Senegal tenía relativamente controlado, en el que Colombia apenas generó ocasiones de gol, un córner rematado por Yerry Mina apeó al último representante africano de la Copa del Mundo. El poderío aéreo del central del FC Barcelona quedó patente por segundo duelo consecutivo con la selección cafetera y condenó a Senegal, incapaz de reaccionar después del gol encajado a falta de un cuarto de hora del pitido final. Los Leones de Teranga supieron neutralizar las principales virtudes de Colombia, renqueante desde que James se tuvo que marchar sustituido, pero eso no bastó para afianzar un empate que hubiese clasificado al cuadro de Aliou Cissé para los octavos de final. Tampoco inquietaron en demasía a Ospina cuando necesitaron el gol para clasificarse, más allá del pacto de no agresión que firmaron Polonia y Japón en la segunda mitad del otro partido del grupo. Senegal tenía en su mano la clasificación con un gol más y no fue capaz de anotarlo.

Senegal 0
Colombia 1 (Mina 74′)

Senegal vs Colombia - Euro 2016 - Football tactics and formations

Colombia sufrió para desarbolar el sistema defensivo de Senegal, que recuperó el planteamiento que maniató a Polonia en el debut mundialista. El combinado africano se organizó en un 4-4-2 que dejaba combinar a los centrales contrarios y priorizaba tapar el pase al mediocentro, en este caso Carlos Sánchez. La Roca fue el elegido -Wilmar Barrios se quedó en el banquillo- con Uribe y Quintero algo por delante del primer centrocampista cafetero. Mané y Niang tapaban la línea de pase hacia el 6 de Colombia y los extremos se encargaban de obstruir el camino hacia Cuadrado y James. Los de Pékerman buscaron a menudo al extremo de la Juventus, que se hartó a perder balones en la banda derecha. Cuando Cuadrado recibía, caía en la trampa de Senegal, pues lo rodeaban entre Sabaly, Gueye y Keita Baldé. Cuando Cuadrado buscaba devolver la pelota al carril central, la perdía y permitía a Senegal contragolpear. Las aproximaciones más peligrosas de los senegaleses se gestaron en acciones de este tipo. Esperaban el error de Colombia, un pase más arriesgado de la cuenta, y se desplegaban a la contra.

James Rodriguez of Colombia during the International Friendly match at Craven Cottage, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 27/03/2018
James Rodríguez se marchó lesionado en la primera parte. Foto: Focus Images Ltd.

Sin James, ausente desde el minuto 30, Quintero asumió el liderazgo en Colombia. El jugador de River Plate pidió la pelota y filtró los mejores pases en el último tercio. Sin embargo, sus compañeros apenas comparecieron. Falcao no pudo imponerse a Koulibaly y Salif Sané, que rubricaron una notable actuación, y Muriel tampoco mejoró demasiado a su equipo en el flanco izquierdo. Colombia amasaba el balón y la tocaba en campo propio, en zonas intrascendentes. En el segundo tiempo logró asentarse algo más arriba. Quintero bajó incluso más atrás a distribuir el balón y dotar de mayor agilidad a la circulación cafetera y Uribe se abrió un poco más al flanco izquierdo para progresar por fuera y superar la presión de Senegal, que se fue diluyendo. Aliou Cissé estaba satisfecho con el desempeño de sus pupilos, que apenas concedieron oportunidades de gol. Solo temblaban en las acciones a balón parado. Quintero probó fortuna en una falta directa que obligó a N’Diaye a intervenir, Falcao cabeceó alto una falta lateral y Colombia remató algún que otro saque de esquina.

Así pues, en un encuentro atascado, de ritmo bajo, la altura de Yerry Mina marcó la diferencia. Como aconteció ante Polonia, el central colombiano emergió en una acción de estrategia para cabecear en el área pequeña y adelantar al conjunto sudamericano. El gol clasificaba a Colombia como primera y eliminaba a Senegal, a quien le bastaba el empate para aprovechar el tropiezo de Japón. De hecho, el 0-1 de Polonia ante el combinado asiático también clasificaba a senegaleses y colombianos en caso de X en su enfrentamiento directo. Sin embargo, Colombia se protegió para asegurar su primera posición en el Grupo H y apenas concedió oportunidades a Senegal. Aliou Cissé no arriesgó demasiado con los cambios (entraron Konaté y Diafra Sakho por Keita Baldé y Niang) en un escenario en el que incluso una derrota por 1-2 hubiese dado el pase a Senegal. Ospina detuvo la ocasión más clara de los Leones de Teranga, que se despiden del Mundial en la primera fase del campeonato. Por primera vez desde 1982, África se queda sin representantes entre los 16 mejores del Mundial. La diferencia, el menor número de cartulinas amarillas que ha visto Japón.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Para mi Africa es la gran decepcion, tienen muchos cupos pero siempre clasifica solo un equipo a segunda ronda, solo en el 2014 clasificaron a 2, Asia muy parecido tambien, aunque a veces clasifican Japon y Corea el Sur a segunda ronda, en Concacaf Mexico generalmente clasifica, USA como el 50% y en el 2014, 3 selecciones, Mexico, USA y Costa Rica clasificaron a segunda ronda, siendo ademas Concacaf la unica zona fuera de Europa y Sudamerica que ha tenido juegos de mundial entre 2 equipos (Mexico vs USA en el 2002), Africa la zona que genera mas expectativa tiene los peores resultados y Concacaf con las peores expectativas los mejores resultados.

Deja un comentario

*