Suecia logra una hazaña histórica

suecia-wenger-out-2 afición Suecia sub21 MarcadorInt

Ayer Suecia dejó a Italia sin disputar una Copa del Mundo por primera vez en 60 años. Porque fue Suecia, y no una fuerza de la naturaleza, la responsable de la hazaña. El conjunto escandinavo le jugó al combinado de Ventura el clásico partido que se le ha elogiado a Italia toda la vida. Un encuentro de marcado carácter defensivo no especialmente vistoso ni elaborado, pero épico y enormemente efectivo. Con la diferencia, en este caso, de que Andersson seguramente no tenía mimbres para superar a Italia practicando otro fútbol. Esta selección sueca cuenta con dos jugadores de primerísimo nivel como Victor Lindelöf y Emil Forsberg, pero el resto de su plantilla se compone de futbolistas que militan en equipos alejados de la alta aristocracia continental. La diferencia de calidad respecto a los rivales con los que se ha batido por una plaza en la Copa del Mundo es notoria. Pero el hecho de perder a una individualidad tan luminosa como Zlatan Ibrahimovic y no contar con un relevo ni remotamente similar a nivel mediático ha hecho al conjunto escandinavo asumir un compromiso colectivo que quizá no había tenido últimamente. Así ha sido capaz de vencer a la flamante subcampeona de Europa, y de dejar sin Copa del Mundo nada más y nada menos que a Holanda y a Italia durante su ruta hacia Rusia 2018. Es un bloque que ya lleva unos años compitiendo unido, pues hasta cinco futbolistas de esta selección pertenecen a la generación que se proclamó campeona de Europa sub-21 hace dos años en la República Checa.

Italia 0
Suecia 0

Francia vs Suecia - Football tactics and formations
Disposiciones iniciales. Foto:sharemytactics

Italia saltó al césped de San Siro afrontando el trascendental encuentro de repesca con la serenidad que marca su historia. Con la perfecta noción que sólo la experiencia revela de que, en situaciones como esta, la precipitación no te lleva a ningún sitio. Situó sus piezas en campo contrario de forma calmada, con Bonucci dirigiendo los primeros pases, y buscó circular la pelota hasta encontrar los huecos por los que dañar al conjunto escandinavo. Sin embargo, le faltó un ingrediente imprescindible para poder lograrlo: el desequilibrio. Italia no movía mal el cuero, con Gabbiadini actuando como punto de apoyo para permitir a la Azzurra avanzar, pero el bloque sueco siempre se mantenía entero. Jamás se vio desbordado y fue, en buena medida, porque no había un sólo futbolista sobre el campo de esos que te hacen un gesto técnico genial que perfora la estructura rival. El combinado transalpino llevaba el balón a los costados de forma recurrente, pero rara vez encontraba la forma de afrontar las jugadas en ventaja y, en igualdad de condiciones, se toparon con una imperial defensa sueca que salió vencedora casi siempre. Lindelöf y un ayer heroico Granqvist custodiaron de forma épica su área pequeña durante 90 minutos de asedio italiano. Para sorpresa del espectador medio, y seguramente para alivio del sueco, Insigne no disputó un solo segundo de partido y Bernardeschi no entró al campo hasta el minuto 76, cuando la desesperación impedía ya cualquier sofisticación. Suecia acabó resistiendo y volverá a disputar una Copa del Mundo tras dos ediciones viéndola por la televisión. Pase lo que pase en Rusia, difícilmente podrán olvidar esta hazaña.

Foto de portada: Tomàs Martínez/MarcadorInt

Related posts

9 comments

Desastrosa Italia en esta repesca. Ayer, en casi ningún momento dieron sensación de poder llevarse el encuentro. Y lo peor es que ni fueron capaces de tener su característico momento épico en el que encuentran un gol de un saque de banda o logran un penalti riguroso que les sirve para desequilibrar el encuentro.

Y que decir de Ventura. Ayer sale con el mismo esquema que náufrago en Suecia con las únicas novedades de Florenzi, Jorginho y Gabbiadini… Me parece un sacrilegio que el futbolista azzurro más desequilibrante (Insigne) no haya tenido ni un minuto en esta eliminatoria.

De las peores actuaciones individuales de un entrenador que he visto en mi vida. Ventura culpable absoluto, Insigne 0 minutos, Zaza 0 minutos, Bernardeschi 15, Jorginho de marginado a darle toda la responsabilidad, Parolo no sé qué pinta de titular (ni en la selección), Gabiaddini más de lo mismo, Barzagli inamovible teniendo a Rugani y Caldara , el lío con De Rossi…

Bueno, Insigne sí jugó el tramo final en el partido de ida, pero en efecto esos 15 minutos parecen del todo insuficientes -especialmente que ayer no fuera ninguno de los tres cambios teniendo en cuenta cómo estaba transcurriendo el encuentro-. Además, lo sorprendente es que en ese cuarto de hora en Estocolmo no jugó en la banda, sino en una posición interior, muy cercano al medio centro. De hecho la prensa italiana explica que Insigne no juega con Ventura porque el seleccionador considera que sólo es útil en un 4-3-3, y Ventura detesta ese sistema. No lo ha usado nunca en su carrera y no lo tiene entrenado. Entiende que Insigne no es válido en este 3-5-2. A mí me parece difícil entender tanto dogmatismo con referencia al sistema hasta el punto de sacrificar al jugador con más desborde que tiene Italia. Pero la explicación, al parecer, es esa.

Totalmente merecido, es un pena un mundial sin Italia, eso no debería suceder nunca, pero es que la verdad nunca parecieron capaces de igualar mucho menos ganar la eliminatoria, pero era Italia por lo que igual no nos lo podíamos creer. Suecia bien defensivamente, poco o nada cuando tenían la pelota, eso no me gustó del todo ya que a veces en vez de pensar en contragolpes solo se dedicaban a alejar la bola y encerrarse y si hubiese caído el gol creo les hubiera costado mucho cambiar de chip, pero en definitiva, les funcionó, mejor de lo que los video-resumenes le puedan mostrar a los que no vieron el partido, y aunque en “Hablemos de fútbol” sigan diciendo que fue inmerecido, inmerecido para Italia si pasaban, sin un concepto claro de juego, sin general ocaciones realmente claras, el mundial se quedó sin un candidato de toda la vida. un saludo.

Es cierto que a Suecia en la vuelta le faltó mayor capacidad para salir a la contra, porque en Milán el balón le duró muy poco cuando lo recuperaban, pero creo que en la ida en eso sí que destacaron gracias al trabajo de los puntas y de Forsberg, excelentes en la labor de estirar al equipo y dilatar los ataques italianos. Tampoco Suecia cuenta con futbolistas para retener el balón de forma continuada y menos todavía en un contexto como el de ayer, por lo que creo que hicieron su trabajo de maravilla. Sobre todo porque Italia, sin ideas, llegó muy pocas veces.

Yo ya lo expuse en el artículo de la previa. Me esperanzaba en un cambio de sistema (dos centrales) y en la inclusión de dos extremos con Insigne y Candreva, pero finalmente el amigo Ventura siguió con su “monoidea”. ¿Qué tenemos que remontar? Nada, nosotros con la idea de siempre y a ver si en una jugada afortunada o un balón parado podemos empatar la eliminatoria. La falta de recursos mentales (futbolísticos) en el técnico italiano me pareció harto lamentable. Entiendo la desesperación y la indignación de De Rossi. Y para colmo, no hace mucho la Federación Italiana le renovó hasta 2020 y parece, que no tiene intención de dimitir por el momento., Vaya cruz.
Por mucho que deteste el 4-3-3 como dice Axel, creo que existen más sistemas en el mundo que el 3-5-2. Ante la escasez de novedades, Jan Andersson se limitaría a preparar el partido incidiendo en que se mantuvieran concentrados, cero complicaciones y mucho orden. No había nada ni nadie en Italia que hiciera algo distinto que se saliera de lo previsible.
Y en cuanto a nombres, lo más sorprendente es que sea titular Gabbiadini (rendimiento más que discreto en el Southampton), Zaza ni un minuto (por tocado que estuviera). insigne quince minutos en la eliminatoria. El Shaarawy tres cuartos de lo mismo…

Y dejando el lado crítico con Ventura. En lo puramente futbolístico, merecida clasificación de Suecia gracias al buen entramado defensivo de ambos partidos. El caso de Lindelof es curioso, está preparado para rendir a buen nivel en partidos internacionales y europeos, pero no todavía para el contexto Premier.

Comparto al 100% lo que dices, me parece increíble que haya entrenadores en equipos/selecciones de primer nivel con tan poca variedad de recursos, totalmente incapaces de ofrecer soluciones desde el banquillo más allá de que de vez en cuando el plan A tenga suerte y salga bien. A mí como aficionado del Athletic este tema me está tocando de cerca este año, estamos sufriendo con Ziganda exactamente lo mismo que Italia con Ventura.

La renovación tenía una cláusula que la anulaba en caso de no clasificarse por el Mundial. Tras el fiasco, termina en junio, pero hoy la prensa italiana ya decía que no tenía sentido esperar hasta entonces y que lo lógico sería romper el vínculo antes para iniciar el nuevo proyecto con tiempo.

Deja un comentario

*