Suiza disputará su cuarto Mundial consecutivo

The Switzerland squad members applaud the fans at the end of  the EURO 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
11/06/2016

Suiza refrendó su teórico favoritismo y garantizó su presencia en la fase final de un Mundial por cuarta ocasión consecutiva al empatar sin goles en Basilea ante Irlanda del Norte, haciendo valer la victoria por la mínima conseguida en Belfast (0-1) gracias a un –más que– discutible penalti transformado por Ricardo Rodríguez. El combinado helvético disfrutó de varias oportunidades claras en las botas de Haris Seferovic y Breel Embolo para vencer también el choque de vuelta y reducir la incertidumbre durante los minutos finales, pero acabó el encuentro encerrado en su propia área, atemorizado por el poderoso juego aéreo norirlandés. A la desesperada, buscando el 0-1 que llevaría la eliminatoria al tiempo extra, los hombres de Michael O’Neill estuvieron a punto de alcanzar su objetivo, pero el mencionado Ricardo Rodríguez se interpuso entre un cabezazo de Jonny Evans y el gol para alegría de Vladimir Petkovic y los miles de aficionados congregados en St. Jakob Park.

“La crueldad reside en la pobreza de la decisión que para nosotros significa perder la posibilidad de disputar el Mundial. Eso es lo cruel. Ahora mismo deberíamos de estar jugando la prórroga“, relató Michael O’Neill, técnico de Irlanda del Norte, segundos después de acceder a la sala de prensa del estadio de la capital. No es el qué sino el cómo lo que escama a The Green and White Army, pues en pleno 2017 un error de apreciación por parte del colegiado –revisable y subsanable si operase con normalidad la tecnología disponible a tales efectos– termina con el sueño de un país y con el perfecto final soñado por varios de sus jugadores más emblemáticos. Para los McGovern, Hughes, Brunt o McAuley acudir al Mundial de Rusia significaba finalizar por todo lo alto sus carreras deportivas a nivel internacional. El daño es inmenso, no hay consuelo posible.

Irlanda del Norte 0 
Suiza 0 

Suiza vs Irlanda del Norte - Football tactics and formations

Buscando el gol de la esperanza, O’Neill prescindió de Kyle Lafferty y Josh Maggenis de inicio, decantándose por el poderío de Conor Washington y Jamie Ward. Además, el veterano Aaron Hughes partió desde el lateral derecho en el once titular. Los norirlandeses arrancaron el encuentro muy metidos en el mismo, aclimatándose a la perfección a la intensa lluvia caída en las horas previas que dificultaba manejar la pelota a ras de césped. Transcurrido un cuarto de hora de juego, Suiza comenzó a entender que ponerse el mono de trabajo sería condición indispensable para sellar el pasaporte a Rusia. Los helvéticos ajustaron posiciones, se acercaron a la portería visitante y McGovern, siempre McGovern, acabaría convirtiéndose en el salvador de su selección. La labor del guardameta del Norwich City en la eliminatoria no debe pasar desapercibida, pues gracias a sus paradas el combinado de las Islas se sintió vivo en la repesca en todo momento.

El reloj avanzaba y el marcador permanecía invariable, con Suiza manteniendo el control de la situación e Irlanda del Norte cuidando con mimo el cero en su casillero de goles en contra, preparada para dar el zarpazo a la mínima oportunidad. La poca presencia en los últimos metros lastró a los hombres de O’Neill, incapaces de atemorizar a la zaga suiza. Cuando decidieron destaparse, afloraron las carencias. Errores y desajustes que primero Seferovic y después Embolo no lograrían transformar en el primer tanto de la noche para el equipo dirigido por Petkovic. La ineficacia helvética le dio oxígeno a Irlanda del Norte, que introdujo en el terreno de juego a Maggenis. Instantes antes O’Neill ya había colocado a McAuley como delantero centro, tratando de condicionar con su envergadura a la pareja formada por Fabian Schär y Manuel Akanji.

Michael O’Neill: “Mis jugadores no han podido dar más de lo que han dado, porque lo han dado todo. El esfuerzo por su país ha sido extraordinario, estoy orgulloso de todos ellos. Ahora están desolados, pero creo que nuestra reacción a lo que sucedió el pasado jueves en Belfast ha sido fantástica. No puedo reprocharles nada”.

La épica norirlandesa se quedó a medias, al igual que Yann Sommer en el tiempo de descuento. El portero suizo no calibró bien su salida del arco en una de las últimas acciones del partido y permitió a Evans superarlo con un cabezazo. Para alivio del meta del Gladbach, Ricardo Rodríguez salvó el tanto visitante sobre la línea de gol. El pasaporte mundialista de los helvéticos no se explica sin la contribución del lateral del Milan, tanto en la ida como en la vuelta de la repesca. El gol y el desahogo llevan su firma.

Josh Magennis of Northern Ireland pictured after the UEFA Euro 2016 match at Parc des Princes, Paris Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 21/06/2016
Josh Magennis, en una imagen de archivo (Foto: Anthony Stanley/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

La verdad que en casos tan concretos como este, resulta complicado de explicar la no inclusión de la tecnología en el fútbol. Vaya dos “desgracias” que han sufrido las dos Irlandas en la última década con las repescas para el Mundial.

Justo pensaba comentar lo mismo, por otro lado en este caso a pesar de que Irlanda del norte lo dio todo la eliminatoria tuvo suspence gracias a la ineficacia de los delanteros Suizos, de todas formas nada que reprocharle a estos británicos, su competitividad y compromiso no se puede discutir.

Deja un comentario

*