Un punto que no disgusta a nadie

Blerim Dzemaili of Switzerland celebrates his team scoring during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
15/06/2016

Suiza certificó la clasificación para los octavos de final por tercera vez en los últimos cuatro Mundiales -solo cayó en la fase de grupos en 2010, justamente cuando arrancó el torneo ganando a España, a la postre campeón- con un empate que tampoco desagrada a Costa Rica, que no se marchará de vacío de Rusia. El conjunto costarricense puso en dificultades al cuadro helvético, sobre todo en la primera media hora de encuentro, pero fue mucho menos eficaz en el remate y se tuvo que conformar con un punto cosechado a última hora gracias a un penalty que pegó en el larguero y entró tras rebotar en la espalda de Yann Sommer.

Suiza 2 (Dzemaili 31′, Drmic 88′)
Costa Rica 2 (Waston 51′, Sommer pp. 90′)

Costa Rica vs Suiza - Football tactics and formations

El arreón inicial de Costa Rica sorprendió a Suiza, desbordada en los primeros compases. Resultó llamativo ver cómo uno de los conjuntos más rocosos del campeonato concedía varias ocasiones con relativa facilidad en el cuarto de hora inaugural. Joel Campbell y Celso Borges obligaron a Yann Sommer a lucirse con estiradas de notable dificultad, y posteriormente una pérdida de Shaqiri en su propia mitad de campo terminó con un remate que pegó en el larguero helvético. Costa Rica mejoró con la presencia de Joel Campbell en punta de ataque. El delantero centroamericano castigó a la pareja de centrales suiza con su permanente movilidad. Tanto podía caer a la derecha como a la izquierda, o bajar un balón de espaldas para los futbolistas que se incorporaban desde atrás. La titularidad de Campbell dotó de mayor veneno el ataque tico, aunque eso no bastó para abrir la lata. Suiza se apoyó en Sommer en su área en un momento en el que un gol costarricense podría haber subido la moral de Serbia ante Brasil y luego golpeó en el área contraria con máxima efectividad. En la primera jugada de peligro de Suiza, Lichtsteiner centró desde la derecha, Embolo dejó el balón de cabeza y Dzemaili llegó desde atrás para fusilar a Keylor Navas. Suiza golpeó primero.

Con el marcador a favor, Suiza rebajó las revoluciones del partido y se propuso que el cronómetro corriera lo más rápido posible. El peligro de Costa Rica se fue diluyendo, pero aun así Waston empató a la salida de un córner nada más arrancar la segunda mitad. El gol costarricense no cambió demasiado el panorama, pues Brasil ya ganaba a Serbia en ese momento. En un encuentro de ritmo bajo, Embolo fue una de las notas positivas partiendo desde la banda izquierda porque aportó profundidad, una característica que no abunda en la selección helvética. Pronto Petkovic decidió guardar la ropa y sustituir a Behrami y Shaqiri, dos de los futbolistas apercibidos de sanción. Menos fortuna tuvieron Stephan Lichtsteiner, amonestado en la primera mitad, y Fabian Schär, que vio la cartulina en la recta final del encuentro en una acción ingenua del central del Deportivo. Fue la peor noticia para Suiza, quue no podrá contar con el sector derecho de su retaguardia en el encuentro de octavos de final contra Suecia. El encuentro despertó en sus últimos coletazos, cuando Drmic remató un centro de Zakaria y, a continuación, Costa Rica dispuso de un penalty para rubricar las tablas. Suiza accede así a los octavos de final, ronda en la que se enfrentará a un rival que hace dos semanas ni siquiera esperaba. En el país helvético se abre la posibilidad de acceder a los cuartos de final por cuarta vez en su historia, la primera desde 1954. Sus precedentes se remontan a 1934, 1938 y el año en el que organizaron el Mundial.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*