Thiago se reivindica en otra esperanzadora noche de la España de Lopetegui

Spain players celebrate their goal against Czech Republic during the UEFA Euro 2016 match at Stadium de Toulouse, Toulouse
Picture by Ian Martinez/Focus Images Ltd +350 5400 0050
13/06/2016

Frescura. Esa es la definición de lo que transmite la España de Julen Lopetegui en cada oportunidad que el discontinuo calendario se lo permite, avivando en cada encuentro la sensación de que el cambio de aires en los banquillos ha revitalizado por completo esta selección. En Gijón, volvimos a ver al combinado español disfrutar sobre el campo, pasando por encima de Israel y dibujando un ilusionante futuro en el horizonte a través de su virtuoso juego. España vuelve a ser una de las selecciones que mejor juega del continente.

España 4 (Silva 13′, Vitolo 45′, D.Costa 51′, Isco 70′)
Israel 1 (Refaelov 76′)
Espana vs Israel - Football tactics and formations

La salida al campo fue de un impacto visual muy poderoso. España encadenó 15 minutos de una fluidez asociativa espectacular, circulando el balón a un ritmo altísimo y penetrando de forma certera en el tibio bloque del conjunto israelí. Los atacantes españoles se intercambiaban las posiciones para participar en el circuito asociativo constantemente, dejando libres los carriles laterales para unos inmensos Jordi Alba y Dani Carvajal. En ese contexto, en el que España se gustaba a través del fútbol que siente y dominaba como le gusta hacerlo, lucieron casi todos los futbolistas, pero especialmente dos: David Silva y Thiago Alcántara. El canario, que ejerce como uno de los líderes de esta selección, partió desde banda izquierda aunque apareció por todo el campo, resultando absolutamente indetectable para su rival. Asociándose, regateando, apareciendo cerca del área. Sin duda, esta forma de jugar potencia muchísimo sus virtudes.

El otro gran nombre propio de la cita fue, como se ha dicho, Thiago, que vino a confirmar las desbordantes sensaciones que viene transmitiendo este curso desde la capital de Baviera. A través de una inspiración mágica, desde el interior derecho participó con autoridad en las circulaciones de España, aliñándolas con un abanico de gestos técnicos impresionante. Está con la confianza por las nubes y la aprovechó para dar un auténtico golpe encima de la mesa con la selección, reivindicando que es uno de los a menudo olvidados nombres propios del futuro de España. Sus apariciones contribuyeron para que los de Julen Lopetegui fueran capaces de generar ocasiones de forma muy regular, lo que supone una de las grandes novedades de este ciclo: si antes el conjunto español dominaba pero se atascaba frente a bloques sólidos, este equipo destaca por llegar a meta rival en constante goteo.

Quien no tuvo que intervenir demasiado fue David de Gea, pero cuando lo hizo tuvo la oportunidad de destacarse como un baluarte competitivo valiosísimo para España. Con 1-0 en el luminoso y a escasos minutos del descanso, sacó una mano espectacular que quién sabe si hubiera cambiado el ulterior desarrollo del partido.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*