Túnez-Inglaterra: un buen debut para diluir el escepticismo

England Manager Gareth Southgate joins in the action during the England training session at Stadium Spartak Zelenogorsk , England’s training base, Zelenogorsk, Russia
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
13/06/2018

Solo por la noche londinense, un joven ebrio camina chapurreando el ‘Football is Coming Home’ con la canción de fondo a todo meter en su teléfono móvil. Es uno de los muchos síntomas del inicio del Mundial. Las banderas en los pubs, la atención de los medios, las porras en el trabajo y las camisetas retro de la selección son otros ejemplos de la euforia mundialista que ya ha tomado un país con una cultura de fútbol muy arraigada como es Inglaterra. Pero la característica más interesante del público inglés es su ilusión, ahora disfraza de escepticismo.

Ha pasado más de medio siglo desde que Bobby Moore alzara el trofeo Jules Rimet en Wembley. Rara vez lo confiesan antes de bajarse la segunda pinta, pero hasta los más mesurados sueñan con que otro rubio, Harry Kane, recree la icónica imagen este verano en el estadio Luzhnikí. Sin embargo, cuando no hay rubias ni ales de por medio, ni suena el verso con las palabras ‘three lions on the shirt’, el inglés medio afronta la Copa del Mundo desde el escepticismo. Y tampoco se le puede echar en cara; su selección acumula una larga lista de decepciones. La más reciente fue caer a manos de Islandia en la pasada Eurocopa. Lo mínimo que le exigen a los suyos en Rusia es pasar la fase de grupos. Eso sí, de clasificarse con convencimiento, los ánimos se vendrían arriba una vez más. Ya no la exhiben tanto, pero la ilusión sigue ahí.

Inglaterra y las expectativas

Aunque el billete a Rusia se lo ganaron sin apuros, la cómoda fase de clasificación tampoco condiciona en exceso el optimismo del hincha inglés. Quizás les pueda venir bien tener un grupo de jugadores equilibrado y presentarse a la cita sin grandes expectativas, lo que parece haber aportado un inusual contexto de tranquilidad en su previa mundialista. Sí que se esperan grandes cosas de Kane, el capitán, y se le exige mucho al que probablemente sea su compañero arriba, Raheem Sterling, un futbolista que recibió muchas críticas en la Eurocopa y con el que los medios se han cebado desde entonces.

Su historia y tradición y el prestigio de su liga sitúan al fútbol inglés en lo más alto. Pero a su selección ya no se la valora tanto. Con el fin de que su equipo pueda volver a pelear por Mundiales y Eurocopas, la Football Association lleva varios años re-orientando su proyecto. Ha dado sus frutos: en categorías inferiores, Inglaterra ha ganado títulos y parece que cada vez surgen más jóvenes talentos. Por eso sorprendió el nombramiento de un técnico de vieja escuela, Sam Allardyce, tras el fiasco en Francia. Pero su temprana destitución tras el escándalo destapado por el Telegraph dio paso al seleccionador de la sub-21, Gareth Southgate. Y este entrenador inesperado podría conseguir que la gente vuelva a enamorarse de su selección. Un tipo, por lo general, afable para el aficionado inglés y los medios, Southgate encaja mejor con las ideas de la FA al tener una mentalidad mucho más abierta de la que hubiese aportado Allardyce. Quiere que Inglaterra se fije en el ejemplo español y el alemán, y comience a practicar un fútbol más vistoso que explote lo mejor de una interesante generación de jóvenes talentos.

Gareth Southgate quiere que Inglaterra juegue un fútbol más asociativo. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Gareth Southgate quiere que Inglaterra juegue un fútbol más asociativo. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
La primera prueba de fuego para el combinado de Southgate será ante Túnez. Le ha comunicado el once inicial a los jugadores con suficiente antelación para que el equipo lo tenga integrado y que pueda trabajar en aspectos tácticos más específicos. Se espera que alinee a tres centrales (posiblemente Walker, Stones y Cahill) y dos carrilleros (Trippier y Rose o Young), con un pivote defensivo (Henderson o Dier), dos interiores (Lingard y Alli, aunque también podría sorprender dándole la titularidad a Loftus-Cheek) y dos hombres arriba (Kane y Sterling). 

Túnez regresa a una Copa del Mundo después de haberse perdido las dos anteriores. Lo hacen en un grupo complicado que comparten con dos rivales que les exigirán mucho en defensa, Inglaterra y Bélgica, y otro al que deberían jugarle de tú a tú, Panamá. “Somos muy conscientes de la dificultad de nuestro grupo, pero hemos mejorado mucho, sobre todo en el plano físico”, advertía su seleccionador Nabil Maâloul, “estamos determinados a hacer historia”. Túnez se presenta al torneo sin su estrella, Youssef Msakni, que se rompió el ligamento. Pero cuenta con otros jugadores a destacar como Ellyes Skhiri, mediocentro del Montpellier de 23 años.

Alineaciones probables: Túnez-Inglaterra, lunes 18 a las 20:00h

Tunez vs England - Football tactics and formations

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*