Luis Suárez celebra el centenario con la Celeste con un gol que vale el pase a octavos

Luis Suárez.

Una salida en falso de Al Owais en un córner sirvió en bandeja a Luis Suárez el regalo perfecto para su partido número 100 con la camiseta de Uruguay. El delantero celeste celebró la efeméride empujando el balón al fondo de la red, sin oposición tras el flagrante error del guardameta saudí, y dio la victoria a la Celeste en un partido en el que el conjunto del Maestro Tabárez dosificó sus fuerzas hasta límites extremos. Uruguay aplicó la ley del mínimo esfuerzo ante la bisoñez de su ingenuo oponente. Nunca temió por encajar un gol que pospusiera el pase a octavos, por lo que le bastó con administrar el balón en zonas intrascendentes hasta que Clément Turpin indicara el final de la contienda. Se encontró el gol en una acción a balón parado sin tener que insistir demasiado antes y tampoco fue a buscar una goleada para intentar recortar la diferencia de goles ahora favorable a Rusia en la lucha por la primera posición del grupo.

Uruguay 1 (Luis Suárez 23′)
Arabia Saudí 0

Arabia Saudi vs Uruguay - Football tactics and formations

Tabárez entendió que en el segundo partido del Mundial debía priorizar asegurar la clasificación a dar rodaje a varios de los futbolistas con menos experiencia en un torneo de estas características, motivo por el que prescindió de Nández y De Arrascaeta para introducir a Carlos Sánchez y el Cebolla Rodríguez en las bandas. El ex del Atlético de Madrid sí buscó la espalda del lateral derecho de Arabia Saudí en los primeros compases de partido y aportó profundidad por su banda, pero Uruguay tampoco sintió demasiada prisa para abrir el marcador. Sabía que, sin apretar demasiado, le llegaría la ocasión. Y como ocurrió ante Egipto en su debut, el gol se gestó en una jugada a balón parado. En este caso en un saque de esquina colgado al corazón del área que cayó en las botas de Luis Suárez, que perforó la meta rival por tercer Mundial consecutivo. La relación de Suárez con la Copa del Mundo es particular, distinta a la de la mayoría de futbolistas que toman parte en el certamen ruso este año. Siempre ha sido un futbolista importante para los éxitos de su selección, que alcanzó las semifinales en Sudáfrica y superó un grupo durísimo en Brasil, pero nunca ha estado sobre el césped cuando han eliminado a la Celeste. En un caso por la mano en el último minuto de la prórroga del legendario partido de cuartos de final ante Ghana y en el otro por el mordisco a Chiellini que le dejó sin participar en las rondas eliminatorias. En Rusia, Suárez celebró los 100 partidos con su selección con un gol, pero no transmitió sensaciones demasiado positivas. Como ante Egipto, se le vio lento en algunos giros con el balón y perdió algunas disputas con el cuerpo que anteriormente siempre ganaba. Tampoco le ayudó entrar poco en contacto con el esférico en un choque muy conservador por parte de su selección. El Suárez de 2018 necesita estar más acompañado que el de 2010 y 2014 y recibir más cerca de la portería rival para marcar la diferencia.

Con el 1-0 Uruguay dio por bueno el resultado y Arabia Saudí no supo intimidar el arco defendido por Fernando Muslera. Apenas se acercó con peligro al área contraria, pues atacó con mucha inocencia. Nunca pareció capaz de igualar la contienda ante la bicampeona del Mundial, que dejó correr el reloj a la par que repartía minutos entre Nández, Torreira y Laxalt, los tres charrúas que entraron de refresco en un segundo tiempo soporífico, sin ritmo alguno. La victoria uruguaya clasifica a los de Tabárez para los octavos de final por la vía rápida y significa que se jugarán la primera posición en el duelo contra Rusia que se disputará en Samara el próximo lunes. A partir de ahora, es probable que ya no se vuelvan a cruzar con ningún rival que les obligue a llevar la iniciativa.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*