Brasil golea en Uruguay con un hat-trick de Paulinho y se acerca al Mundial

A Brazil fan in party mood during the International Friendly match at the Emirates Stadium, London
Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +44 7792 981244
28/03/2015

Paulinho firmó en Montevideo la mejor noche de su carrera con la selección de Brasil con un hattrick que catapulta a la Canarinha hacia el Mundial de Rusia. La selección brasileña encadena siete victorias seguidas desde que Tite recogió el testigo de Dunga y con su triunfo en la capital uruguaya amplía hasta los siete puntos la distancia con su perseguidor más inmediato, el propio combinado celeste. Con diez unidades de margen sobre el repechaje a falta de cinco jornadas, la clasificación de Brasil para la cita mundialista es cuestión de tiempo.

En esta ocasión, Brasil se vio por detrás en el marcador por primera vez en el ciclo Tite, pero en ningún momento se puso nerviosa ante tal escenario. En Uruguay, país que encadenaba ocho victorias seguidas como local en partidos clasificatorios para el Mundial, Brasil mantuvo su plan inicial y terminó doblegando al cuadro charrúa. Los de Tite llevaron la iniciativa, dañaron por el perfil izquierdo, con un Neymar inspiradísimo en el regate al que la defensa local solo pudo frenar a base de faltas, y golpearon con el martillo de Paulinho, uno de los mayores especialistas en el arte de infiltrarse por sorpresa en el área rival. Los tres goles del futbolista de Guangzhou ET definen a la perfección al que fue la estrella del Corinthians campeón de Libertadores con Tite en 2012: un zapatazo desde la frontal, una acción en la que recoge el rechazo del portero tras seguir de cerca toda la jugada y un remate en el área tras un centro lateral.

Uruguay 1 (Cavani 9′)
Brasil 4 (Paulinho 19′, 52′, 92′, Neymar 74′)

Uruguay vs Brasil - Football tactics and formations

Acusó Uruguay las ausencias de Luis Suárez y Muslera, sancionados, aunque Brasil tampoco pudo contar con su delantero titular, Gabriel Jesus, ni con la siempre interesante carta de Douglas Costa. Tite recompuso a su equipo con Firmino en punta de ataque, mientras Tabárez apostó por Rolán para acompañar a Cavani en punta. El equipo uruguayo se adelantó muy pronto, a través de un penalti transformado por Cavani que el propio delantero del PSG provocó en los primeros compases. El ariete charrúa se aprovechó de una cesión imprudente de Marcelo para anticiparse a la lenta salida de Alisson y no falló desde los once metros. Sin embargo, la reacción inmediata de Paulinho, con un autoritario zapatazo desde lejos, empujó a Brasil, que se sintió particularmente cómoda con el esférico.

La superioridad brasileña obligó a Tabárez a rectificar sobre la marcha, pues el técnico celeste reformuló el esquema para poblar aún más la medular. Desplazó a Rolán al flanco derecho para trabajar sobre el siempre ofensivo Marcelo, que a pesar de protagonizar un partido gris siempre supone una amenaza, y esperó bloquear las líneas de pase interiores con Carlos Sánchez, Vecino y Arévalo Ríos. Sin embargo, Cavani quedó muy aislado en punta y a pesar de que peleó todos los balones largos sufrió para imponerse a los centrales brasileños. Con paciencia, Brasil terminaba superando el compacto bloque uruguayo.

Uruguay vs Brasil - Football tactics and formations

Brasil dominó la posesión, pero solo aceleró las jugadas cuando apareció Neymar. El extremo del FC Barcelona pasa por un momento de forma particularmente dulce y volvió a asumir la responsabilidad con la camiseta de la selección brasileña. Neymar pidió la pelota constantemente, recibió en posiciones bastante abiertas en banda y regateó como quiso a Maxi Pereira y Coates. El “10” de la Canarinha provocó múltiples faltas y también varias tarjetas amarillas que obligaron a Uruguay a recular. Neymar atrajo la atención de numerosos futbolistas del combinado charrúa, y de ello se aprovecharon varios de sus compañeros. Firmino interpretó bien el partido a la hora de jugar a pocos toques de espalda a portería, jugando casi siempre con sentido, y Coutinho también pisó zonas interiores para intentar juntarse con Neymar, compañero con el que ya coincidía en torneos de categorías inferiores en 2008.

Aunque nadie explotó tanto el polo de atracción que supuso Neymar como Paulinho, experto en atacar de manera sigilosa los espacios libres. El centrocampista de Guangzhou ET apareció en el área para empujar al fondo de la red un disparo de Firmino detenido en primera instancia por Martín Silva y cerró la goleada rematando con el pecho un centro de Alves desde la derecha. Entre ambas dianas, una obra de arte de Neymar, que superó al arquero uruguayo con una sutil vaselina. Brasil apenas mostró fisuras en una de las fechas más complicadas de la fase de clasificación, ante un rival que solo había concedido un gol en casa en el camino hacia Rusia 2018 (ante Ecuador). Por el momento, la selección brasileña de Tite cuenta sus siete partidos por victorias, solo ha encajado dos dianas y ha demostrado que se encuentra en un momento de forma dulce que le permite superar ausencias delicadas como las de Gabriel Jesus o Douglas Costa.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*