Volvió a casa

The England fans celebrate victory at the end of the 2018 FIFA World Cup Quarter-Final match at Samara Arena, Samara
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
07/07/2018

Al décimo día dije basta. Me declaro un enamorado del fútbol inglés. Es más, confieso que el fútbol inglés es uno de los principales motivos que me llevó a mudarme a Inglaterra. Le deseaba lo mejor a la selección inglesa. Sin embargo, desistí al décimo día escuchando la frase ‘it’s coming home, mate (se viene a casa, tío)’. Los Three Lions habían entrado bien al torneo, y yo lo celebraba, pero no me sentía capaz de suscribir esos aires de arrogancia, ese venirse arriba, ese precipitado ‘ya está, vamos a ganar’ tras un par de victorias cuando hace apenas unos días todos afrontaban la cita mundialista desde el escepticismo. Me pronuncié al respecto y con la mirada un amigo inglés me decía ‘no has entendido nada’. 

La percepción general es que la afición inglesa anuncia ‘it’s coming home’ refiriéndose a que la Copa del Mundo se vuelve a Inglaterra. Y así es. Pero existe una segunda entrada, un segundo significado menos figurativo; ‘it’s coming home’ también apela al factor ilusión, a la esperanza, a volver a creer en la selección a pesar de todas las decepciones que les ha dado. La estrella que lucen en el pecho sobre los tres leones ha cumplido 52 años. Pocas alegrías han vivido los ingleses con su selección desde que alzaran el trofeo Jules Rimet hace ya más de medio siglo. Las últimas dos veces que de verdad creyeron fue en el Mundial del 90’ y en la Eurocopa del 96’. En ambas citas perdieron en semifinales.

En aquella Eurocopa de 1996, Inglaterra era la sede. De cara al torneo, los Lightning Seeds, una banda Britpop, sacó la canción Three Lions, que hacía referencia al hecho de que el país en el que se fundó el fútbol albergase un torneo de selecciones. De ahí los famosos versos ‘football it’s coming home, it’s coming home, it’s coming, football it’s coming home’. La canción repasa con humor el historial de fiascos que ha vivido Inglaterra desde el verano del 66’ y también menciona cómo las esperanzas se renuevan cada vez que llega un nuevo torneo.

The lightening Seeds at British Summer Time Hyde Park watching the FIFA World Cup semi final. Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 11/07/2018
The Lightening Seeds son los autores de la canción que popularizó el It’s Coming Home en 1996. Foto: Focus Images Ltd.

‘It’s coming home’ volvió con fuerza este verano. Le dio alas a la canción la victoria in extremis ante Túnez con un doblete de Harry Kane. Era la primera jornada de la fase de grupos, era un rival sobre el papel menor, pero todo el mundo se dejó llevar. Al fin y al cabo, en un Mundial el triunfo es más triunfo. El comportamiento del hincha medio inglés estaba siguiendo el plan establecido. De hecho, demostró ser increíblemente fiel a lo que se esperaba de él. Primero, negatividad y pesimismo: venían de haber caído ante Islandia en la Eurocopa; no eran nadie. Corre el calendario y llega el Mundial: entonces el hincha se empieza a replantear, todavía desde la cautela, las opciones de su equipo. Sigue, eso sí, protegido en un caparazón donde aguarda su ilusión sin mostrársela a nadie, como si fuese motivo de vergüenza. Caparazón frágil, pues Harry Kane le marca dos goles a Túnez y el hincha inglés lanza su cerveza al aire mientras piensa en qué parte de su cuerpo debería tatuarse ‘it’s coming home’.

Una vez se destapó el tapón de la ilusión, nadie reguló el flujo. 6-1 a Panamá. Borrachera de ilusiones y de pintas. ‘Wait, is it actually coming home? (espera, ¿de verdad se va a venir a casa?)’, se preguntaban los ingleses. Ya estaba todo planeado: perderían, aposta (por supuesto), contra Bélgica, y así pasarían al ‘cuadro fácil’ del torneo. Un aficionado del West Bromwich Albion, tipo reservado, de pocas palabras, me sorprendió con su tremenda indignación en una de las últimas mañanas de junio: “¡No puede ser, nos han puesto un amistoso de pretemporada el mismo día que el partido de Inglaterra!”. Ese ‘partido de Inglaterra’ no era el cruce de octavos de final que todavía tenían que disputar ante Colombia, sino los cuartos de final. La confianza desfasada, divertida en dosis modernas, no cesó, y la tarde antes de enfrentarse a Croacia los ingleses estaban muy preocupados: no sabían cómo podrían parar a Mbappé en la final.

The England fans during the 2018 FIFA World Cup Semi Final match at Luzhniki Stadium, Moscow Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 11/07/2018
La euforia se desató entre la hinchada inglesa a lo largo del Mundial. Foto: Focus Images Ltd.

‘It’s fucking coming home, mate’, era ya una afirmación sincera después de que le ganaran a Colombia en penaltis. ¿Inglaterra ganando una tanda de penaltis? Algo extraño estaba sucediendo en Rusia. La frase se volvió un absoluto tras vencer a Suecia. Ya no había vuelta atrás: Inglaterra iba a ganar el Mundial y nada ni nadie podían evitarlo. Este grado tan elevado de expectativas con aroma presuntuoso podría resultar desagradable para cualquier persona ajena a la fiebre del ‘it’s coming home’. No obstante, había suficientes elementos reconciliadores. El buen Mundial de la selección iba de la mano de unas agradables semanas de sol, pubs llenos hasta la bandera de St George’s, sábanas de cerveza, y ante todo, la imagen de una Inglaterra unida. El Brexit los parte; la selección los une. Tories y laboristas, leavers y remainers, hinchas del Tottenham y del Arsenal; todos juntos, aunque fuese por un mes. Es muy recurrente este cuento de cómo el Mundial une a la gente, pero nunca sobra repetirlo porque la Copa del Mundo se trata precisamente de esto.

Así que por primera vez en más de 20 años, la selección se había ganado a toda Inglaterra. Parte de la culpa la tenía un hombre que en principio no tenía que estar ahí. Tras la decepcionante participación en la Eurocopa de Francia, la gente pedía un cambio. Pero la Football Association le dio el cargo de seleccionador a Sam Allardyce y cualquier espíritu de revolución parecía haberse desvanecido. Pocos meses después, carambolas de la vida, a Allardyce lo cazan en un escándalo de sobornos y pierde el puesto. Cuatro partidos. Eso le dieron al técnico interino Gareth Southgate para demostrar que podía estar el frente del proyecto. Southgate ya llevaba años trabajando para la FA: era el entrenador de la selección sub-21, y un gran defensor de la idea de que el fútbol inglés necesitaba un cambio para poder volver a ganar fuerza.

Southgate superó la prueba de fuego y fue nombrado seleccionador de forma permanente. En su discurso resaltaba la necesidad de fijarse en los modelos de desarrollo de Alemania y España para poder sacar lo máximo de las jóvenes generaciones de futbolistas ingleses. No quería poner las expectativas altas. Era consciente de que este Mundial era una gran oportunidad, pero que la selección todavía tenía mucho trabajo por delante. Su humildad, su serenidad y su afable manera de ser, acompañados por el buen inicio de Inglaterra en el torneo, lo convirtieron en un héroe nacional. “Somos un equipo con una diversidad y una juventud que representan la nueva Inglaterra”, dijo en una entrevista con la televisión ITV durante el torneo. El fenómeno Southgate cobró muchas formas: en pleno verano amenazaban con ponerse de moda los chalecos de traje, prenda que el míster inglés había lucido en todos los partidos; la afición dedicaba un cántico (Southgate you’re the one); en Twitter se creó el hashtag #GarethSouthgateWould, en el que se bromeaba sobre lo bonachón que es. En definitiva, Southgate, el jugador que falló el penalti con el que Inglaterra quedó eliminada en el 96’, era ahora la persona más querida del país.

En este contexto de entusiasmo, Inglaterra llegó a las semifinales ante Croacia. De nuevo, los pubs hasta arriba. Igual de llenos estaban los espacios con pantallas gigantes para proyectar el encuentro. Incluso se había habilitado parte de Hyde Park para 30.000 personas y los Lightning Seeds tocaron ‘Three Lions’ en directo. Al final cayeron en la prórroga. Se acabó el sueño inglés. La narrativa que parecía perfecta no se cerró por todo lo alto, sino que lo hizo con los pies en la tierra. La derrota siempre es dolorosa, eso es indiscutible, pero esta vez fue más llevadera porque estaba acompañada por un sentimiento de orgullo inmenso. Todo este tiempo después, equipo y país habían vuelto a ser uno. A nivel futbolístico, todavía tienen que pulir mucho su estilo de juego, pero el futuro es esperanzador. En este torneo, Inglaterra ha dado un paso hacia delante. El cambio de mentalidad que gente como Southgate promovían ha dado sus frutos. La juventud de la plantilla actual y el buen nivel en las categorías inferiores sugieren que esto ha sido solo el comienzo.

La copa no volvió a casa pero la ilusión sí.

England Manager Gareth Southgate gets emotional as he waves and says thanks to the travelling England fans at the end of the 2018 FIFA World Cup Semi Final match at Luzhniki Stadium, Moscow Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 11/07/2018
Pocas personas generan tanto consenso ahora en Inglaterra como Gareth Southgate. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

11 comments

¿Es Inglaterra el nuevo Tottenham? Veo demasiadas similitudes entre esta Inglaterra y el Tottenham de Pochetino, como el tipo de entrenador, el nivel alcanzado, la falta de carácter en partidos de verdad, los títulos por hacerlo muy bien pero no ganar…

Equipo muy flojo Inglaterra, con un mundial bastante engañoso.
Resultados: 2 victorias en la fase de grupos ante probablemente los dos equipos más flojos del mundial, derrota buscada (100% espíritu deportivo) contra Bélgica, victoria contra Colombia en la lotería de los penaltis, victoria engañosa ante una Suecia que mereció más y derrota merecida ante Croacia.
Juego: Nulo. Jugadas a balón parado y para de contar, lo de estilo Guardiolista debe ser el chiste de la semana.
Southgate: A mi particularmente me parece malísimo. Renunció a convocar jugadores de toque (Whilshere,Lallana, Drinkwater, Shelvey), lo cual es lícito si tienes otro plan definido como podía tener el Stoke de Pulis o el Leicester de Ranieri, pero es que Inglaterra no ha jugado a nada en todo el mundial.
Jugadores: MUY bien Pickford, Trippier, Maguire y Henderson. Bien Walker, aceptable Kane y los demás suspenso.
No soy optimista con Inglaterra, es un equipo muy joven pero al contrario que Francia que da la sensación de que lo mejor todavía está por venir, esta selección inglesa tiene pinta de que será otra generación sin éxitos.

Estoy bastante de acuerdo con Darmody. Inglaterra no ha jugado especialmente bien ningún partido, salvo el de Panamá (y creo que por motivos obvios no es como para sacar mucho pecho). No veo un plan demasiado claro. Ni en ataque ni en defensa. Incluso la elección de jugadores me deja muchas dudas como ha mencionado Darmody. Pero es más en el propio torneo también me las deja. La aportación de Delle Ali y Lingard por dentro me parece muy muy limitada. Cuando ha entrado Loftus-Cheek ha aportado bastante más.
Creo que simplemente es un equipo ordenadito, que no ha jugado contra nadie y ha tenido suerte en una tanda de penaltis. En el partido contra Croacia tiraron 2 veces a puerta!!! en 120 minutos!! Si este Mundial les ha dado esperanzas, me alegro por ellos, pero creo que tienen una selección limitadísima. Los brotes verdes son un Keane que parece el único diferencial, Pickford que parece haber generado un aura de confianza, tan importante en un portero y más siendo ingles (a ver lo que le dura) y un buen Trippier.
Y por último, dejarse ganar por Bélgica me vuelve a confirmar la falsedad del Fair Play ingles. Uno de los grandes mitos de este siglo.

Quisiera que me explicasen el odio hacia Inglaterra, es decir, yo soy el tipo de persona que apoya los equipos chicos y se alegra cada que un grade pierde (Excepto Alemania y Holanda) pero noto que con Inglaterra es diferente todo, todos los odian, siempre quieren que pierdan, lo entiendo de los escoceses, de los argentinos (mas los argentinos son muy seguidores del fútbol ingles y a veces se opina mejor de ellos que de otros), pero del resto del planeta aun no lo entiendo del todo, quizá por la actitud de sus hinchas? por que es el país en principio del fútbol? por la Premier y sus millones? quizá es una pregunta tonta, pero si alguien me da su impresión estaría bien…

Dannielle Eduardo,

Es una buena pregunta. Para empezar, diría que hay un grado de subjetividad, de relatividad que hay que tener en cuenta cuando percibes odio o amor por una selección o un país en concreto. Por una parte, las selecciones con más nombre, presencia mediática y demás, suelen recibir o provocar más respuestas, tanto a favor como en contra. Por ejemplo: Peru jugó un gran mundial, pero pocos aficionados se enteraron o emocionaron con ello; mientras que medio mundo habla de Francia y su nueva generación dorada.

Ahora, específicamente sobre inglaterra, se pueden decir algunas cosas. Por ejemplo, que hasta mediados del pasado siglo, el imperio britanico contaba un tercio del mundo por colonias. En ese sentido, yo entiendo que si yo naciese en un país ex-colonia britanica, tendría ciertos sentimientos hacia su selección en función del pasado de mi familia y de mi pueblo en general. Irónicamente, también he conocido a varios Indios, Pakistanies, Sudafricanos y Canadienses que apoyan a la selección inglesa. Por otra parte, si eres de casi cualquier pais de Europa, también hay múltiples razones historicas (no hay pais en europa que no fuese invadido por los ingleses en algún momento, de hecho un mapa-meme sobre ello que me mandaron hace no mucho). Aunque tambien es cierto que hubo conflictos entre casi todos los paises, por lo que según esa regla un español siempre quiere que pierda Francia, un Frances que pierda Alemania, un Holandes que pierda Alemania, un Italiano que pierda Francia, y vice versa y suma y sigue. Y en parte es cierto. Pero también se dá que en algunos paises la gente manifiesta un nacionalismo más prepotente que en otros, y mi percepción es que el nacionalismo de los ingleses tiene una cierta prepotencia que muchas veces como aficionado te enerva y hace que quieras que ‘se la peguen’. Yo no creo que haya sentimiento anti-britanico por la Premier, de hecho creo que la Premier genera más simpatía por inglaterra que su selección (mucha gente en españa, italia, francia, alemania, holanda, apoya algún equipo ingles aparte del de su propia liga, por la popularidad que tiene la premier; vivo en Amsterdam y si vas a un pub a ver un Liverpool vs Arsenal habrá ingleses de ambos equipos pero también holandeses que siguen a uno u otro equipo o la premier en general). Tampoco creo que genere antipatía inglaterra por ser “los inventores del futbol”; eso al final es una frase hecha para los periodistas, pero no creo que sea muy relevante para la gente a la hora de generar antipatia o simpatia por inglaterra. En conclusión, no tengo una respuesta definitiva, pero me gusta la pregunta, porque genera reflexión.

Primero que todo muchas gracias por responder, respecto a lo que dices sobre los conflictos entre países lo entiendo totalmente, y se también que en Europa todo es mas que un partido de futbol ya que hubo guerras por todos lados y siempre hay alguien que lo sienta mas, por eso a mi me gusta tanto el futbol europeo y las historias que se leen en esta web, pero me causa una curiosidad tremenda de este lado del atlántico, en donde no se suele ver a la gente apoyar a los Tree Lions como si lo hacen con España, Italia, Portugal e incluso Alemania, En Colombia muchos ya miraban feo a Inglaterra antes de saber que habría un cruce con ellos, me parece curioso cuando acá los conquistadores fueron otros si es por allí por donde iría la cosa, pero lo que dices de su prepotencia puede ser una buena razón, media Sudamérica por ejemplo se alegro de que Chile quedase fuera del mundial, así como a algunos les cae bien Argentina y Brasil, como a otros no. Con Inglaterra todo se me hace muy raro por estos lados, nunca ves antes de una copa del mundo su camiseta en los almacenes deportivos, pero la del City o Chelsea las hay hasta piratas…

pd: me causó curiosidad ese mapa meme hehe

“Renunció a convocar jugadores de toque (Whilshere,Lallana, Drinkwater, Shelvey)”

Pero eso es un poco broma. Shelvey. Jonjo freaking Shelvey! En serio? Luego, Drinkwater ha sido suplente (12 partidos de premier) en un Chelsea mediocre. Whilshere la gente cree que sigue siendo el de hace 5 años, pero no. Y Lallana venía de una larga lesión y en la final de la champions se vio su todavia falta de ritmo. Evidente que faltaban centrocampistas de toque, pero no solo en la convocatoria, en el fútbol ingles. Southgate conoce muy bien a los jovenes de las categorías inferiores y ahí sí que hay varios jugadores prometedores que pueden aportar perfiles distintos al centro del campo.

Aparte de eso, Sterling con inglaterra suele jugar entre mediocre y muy mal. Además, aunque haya marcado muchos goles la ultima temporada, muchas veces son goles fruto del juego coral del Man city de Pep. Sterling se ha acomodado a ese estilo, que es totalmente distinto al de inglaterra en este mundial, como bien dicen varios comentarios aquí. El tema es que inglaterra necesitaba más al Sterling del Liverpool, un Sterling que se las buscaba solo para irse de tres rivales, o se tiraba una pared de 40 metros con Luis Suarez (en este caso, Kane haría de Suarez), o cosas así. El Sterling que nos deslumbró. Sterling tenía que ser el Hazard, el Mbappe, el Cheryshev, etc de inglaterra. Dele Alli no me ha parecido el peor, me parece que se adapta a muchos tipos de partido. Lingard sin embargo, tras lucirse en los dos primeros partidos, se convirtió en un fantasma.

Yo creo que tiene buenos mimbres y Southgate no ha demostrado ser un gran inovador táctico (aunque sí un gran estratega puntual), pero quizás es el mejor para continuar el proyecto e incorporar a los triunfadores de las subs en 2017, de cara a la próxima Euro al menos, y en función de resultados ahí, decidir si seguir con él para el mundial.

Deja un comentario

*