La Libertadores que ganó San Lorenzo

San Lorenzo - asirap

San Lorenzo de Almagro acabó con el gafe histórico que lo mantenía como el único club grande de Argentina que no había ganado nunca la Copa Libertadores de América. Esa sequía terminó el pasado mes de agosto en una final a doble partido contra Nacional de Asunción que se resolvió en el Nuevo Gasómetro de Buenos Aires con un gol de penalti de Néstor Ortigoza. A pocas horas de que San Lorenzo debute en el Mundial de Clubes, es un buen momento para rememorar cómo fue superando todos los escollos hasta levantar la ansiada Copa.

Artículos relacionados:

Club Atlético Con Libertadores de América

Once ideal de la Copa Libertadores 2014

Ahora pocos lo recuerdan, pero San Lorenzo pasó por los pelos en la fase de grupos. Quedó segundo en una liguilla muy igualada que se le complicó desde el primer día, cuando perdió en Rio de Janeiro ante Botafogo. Curiosamente, el conjunto carioca descendió a segunda división brasileña poco antes de que el Ciclón se marchara a Marruecos a jugar el Mundial de Clubes. Poco lo podían sospechar ambos en febrero cuando Wallyson anotaba el 2-0 definitivo de aquel partido que los enfrentó en Maracaná.

En la segunda jornada, el gigante de Boedo recibía a los ecuatorianos de Independiente del Valle ya con bastante presión. El partido se resolvió con un único tanto del que acabaría siendo su gran figura a lo largo de la Copa, el joven atacante Ángel Correa. El ahora jugador del Atlético de Madrid es, junto al central Gentiletti (que se fue a la Lazio), la única baja que tiene el campeón de América para este torneo intercontinental con respecto a su alineación de gala en la Libertadores.

La clasificación de San Lorenzo volvió a complicarse en el tercer encuentro. El Cuervo jugaba de nuevo en casa, pero fue incapaz de vencer a los chilenos de Unión Española. Matos adelantó al cuadro de Edgardo Bauza en el primer tiempo, pero Canales empataría en el 83′ para dibujar un panorama gris para el conjunto argentino. Tras tres jornadas, había sumado sólo cuatro puntos… y tenía que jugar aún dos partidos como visitante.

De hecho, el drama estuvo cerca. Tras perder ante el conjunto chileno en el encuentro de vuelta, de nuevo con un gol de Canales, San Lorenzo estaba último en un grupo de cuatro en el que sólo los dos primeros se clasificaban para la siguiente ronda.

¿Quieres ver las imágenes de todos esos partidos? ¡En el programa Planeta Axel de Gol Televisión las tienes disponibles!

Había que ir a Ecuador a ganar. Y con un gol de Nicolás Blandi, el Cuervo estaba cumpliendo su objetivo. Hasta que le pitaron un penalti en contra en el descuento e Independiente del Valle empató a uno. San Lorenzo iba a llegar como colista del grupo a la última jornada, pero aún con opciones matemáticas. Necesitaba ganar a Botafogo en casa, y si Independiente del Valle también lograba vencer ante Unión Española, los argentinos debían hacerlo como mínimo por dos goles más.

Y el milagro se dio. Botafogo viajó a Buenos Aires sabiendo que con un empate podía bastarle para clasificarse. Pero pronto el Ciclón se adelantó con un tanto del joven Héctor Villalba. Las noticias que llegaban desde Chile eran desconcertantes, porque el otro partido andaba loco y el resultado cambiaba constantemente. Ignacio Piatti anotó el 2-0 para el Cuervo mediada la segunda parte. Pero en el 87′, Independiente del Valle estaba ganado por 4-5 en la cancha de Unión Española. Había que marcar un tercer gol. Y Piatti lo logró. La locura se apoderó del Nuevo Gasómetro. Tras haber estado tan cerca de la eliminación, San Lorenzo sentía que había vuelto a la vida. Y que a partir de ese momento, todo era posible.

GrupoCASLA

San Lorenzo se clasificó con la decimoquinta mejor puntuación de los dieciséis octavofinalistas. O sea, iba a tener los rivales más duros y siempre definiría las series fuera de casa salvo en una hipotética final contra el equipo de peor puntaje, Nacional de Asunción. Sorprendentemente, esa final se acabó dando. Pero antes, San Lorenzo tuvo adversarios muy fuertes. El primero, Grêmio de Porto Alegre. En la ida en Argentina, Ángel Correa lograba su segundo gol en la Copa, y al igual que en la ocasión anterior, el partido acabó 1-0. El Cuervo tenía que ir a Rio Grande do Sul a aguantar ese 1-0, y lo hizo durante ochenta y tres minutos, hasta que el joven atacante Dudú, cedido por el Dinamo de Kiev, empató la eliminatoria. De nuevo, San Lorenzo se encontraba al borde del alambre. En una tanda de penaltis. Un tipo de desenlaces que al entrenador Edgardo Bauza le trae buenos recuerdos, ya que se proclamó campeón de la Libertadores con la Liga de Quito en una resolución desde los once metros. Y de nuevo, en Porto Alegre la fortuna le sonrió. Barcos y Rodríguez fallaron para Gremio… y San Lorenzo convirtió sus cuatro lanzamientos. El segundo milagro se había consumado.

En cuartos de final, el rival volvía a ser brasileño. Concretamente, el campeón de Brasil: el Cruzeiro. En la ida en Buenos Aires, el central Gentiletti, uno de los bastiones del equipo durante toda la Copa, marcó el único gol del partido. San Lorenzo viajaba a Belo Horizonte con el mismo panorama con el que lo había hecho a Porto Alegre en la ronda anterior. Pero en el Mineirao no sufrió tanto. Ángel Correa marcó el 0-1 a los nueve minutos, obligando a Cruzeiro a tener que hacer tres goles para clasificarse. El conjunto de Minas Gerais sólo pudo anotar uno: el de Bruno Rodrigo en el setenta. Increíblemente, el Ciclón ya estaba en semifinales y las apuestas empezaban a darlo como favorito, ya que estaban cayendo todos los grandes. Entre los cuatro supervivientes, ninguno había ganado antes la Copa Libertadores. Eran Bolívar, Defensor Sporting, Nacional de Asunción y el equipo de Bauza.

Belo Horizonte Mineirao Brasil MIEl cielo de Belo Horizonte parecía amenazante, pero San Lorenzo tomó el Mineirao en los cuartos de final de la Libertadores.

Así que, pese a que el rival en la penúltima ronda había hecho una puntuación mejor en la fase de grupos, San Lorenzo ya era el gran candidato cuando se midió al Bolívar de Azkargorta. Y los pronósticos se cumplieron ampliamente con un 5-0 que permitió a la hinchada festejar el acceso a la final con varios días de adelanto. Fue la gran tarde del lateral izquierdo Emmanuel Más, que logró un doblete. El derecho, el muy ofensivo Buffarini, también marcó. Mauro Matos y Mercier fueron los otros goleadores de una noche plácida y de inmensa alegría en el Gasómetro. El trámite en Bolivia se pasó sin apuros. Bolívar acabó ganando 1-0 con un gol de Yecerotte en el descuento, pero nunca se vislumbró ninguna posibilidad de remontada.

Así que la final de la Copa Libertadores 2014 fue un duelo más que inesperado entre Nacional de Asunción y San Lorenzo. Por primera vez en las rondas eliminatorias, el Cuervo iba a jugar la vuelta en casa. Viajó a Paraguay y estuvo a punto de ganar el encuentro de ida, ya que Mauro Matos hizo el 0-1 mediada la segunda parte. Pero el hermano de Roque Santa Cruz, Julio, le dio emoción a la vuelta con el 1-1 en el descuento.

El 13 de agosto de 2014 era la fecha señalada. El día en el que debía terminar el gafe histórico. La Copa Libertadores tiene una norma peculiar: el valor doble de los goles en campo contrario en caso de empate se aplica en todas las rondas eliminatorias menos en la final. Así que el 0-0 no era suficiente para proclamarse campeón. Había que ganar el partido. San Lorenzo fue muy superior durante todo el encuentro y acabó encontrando la recompensa cuando le pitaron un penalti a favor en el minuto 35. Para que el destino fuera más irónico, el que lo transformó fue un internacional paraguayo, Néstor Ortigoza. El Ciclón aguantaría el 1-0 y con el pitido final festejaría con locura. Por fin, era campeón de América.

El triunfo de San Lorenzo ante Auckland City se paga a 1.22

Foto de portada: asirap (bajo licencia Creative Commons).
Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.

Related posts

2 comments

Axel, me parece que te faltó mencionar que, además de Correa y Gentiletti, otra gran baja con respecto al equipo que ganó la Libertadores es Ignacio Piatti, que se fue a jugar a la MLS. A parte de eso, gran resumen de lo que fue el camino de San Lorenzo a Marruecos.

Axel: En los octavos de final ante Gremio, cuando finalizó el partido en Brasil, antes de los penales, Bauza se levantó del banco de suplentes y encaró para los vestuarios. Un periodista le preguntó porque se iba antes de la tanda, y él respondió “¿Para qué los voy a ver? Ya lo ganamos”. Un genio. Muy buena nota.

Por qué no consideras a Piatti en el 11 de gala?. Fue titular en el partido de ida de la final, y en el de vuelta, como vos comentaste en varios caso, se fue al Montreal Impact. Hubiese sido titular también. Saludos crack.

Deja un comentario

*