Cinco detalles del Club América 0-2 Real Madrid

Cristiano Ronaldo of Real Madrid pictured during Real Madrid training prior to their UEFA Champions League Final match against Atlético Madrid. San Siro, Milan, Italy.
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
27/05/2016

El Real Madrid jugará la final del Mundial de Clubes contra Kashima Antlers después de derrotar sin excesivas complicaciones a Club América. No fue un partido brillante, pero sí efectivo, con oficio. Uno más en el que el Real Madrid controló todo lo que sucedió sobre el terreno de juego, no permitió que su rival hiciera pesar sus bazas y que terminó desequilibrando gracias a su superior calidad individual en ambas áreas. En especial en la contraria, con dos goles en el tiempo de descuento. A continuación recogemos cinco de los puntos destacados del desarrollo del partido.

El planteamiento inicial de La Volpe

Club América pobló la medular y condicionó el partido con la elección de sus centrocampistas, distintos al partido contra Jeonbuk Motors. El equipo mexicano fue bastante más ordenado a partir de la presencia de Rubens Sambueza como mediocentro organizador, pero la gran medida del preparador argentino fue la introducción de dos interiores de recorrido, pulmones y buen físico para intentar incomodar a Luka Modric y Toni Kroos. Con William Da Silva y Renato Ibarra, Club América intentó atar en corto a Luka Modric y Toni Kroos, pero la medida de La Volpe no surtió el efecto deseado.

Real Madrid vs America - Football tactics and formations

Los huecos están en las bandas

El Real Madrid encontró una vía de escape por la banda derecha, donde juntó a Carvajal, Lucas Vázquez y Luka Modric frente a un par de efectivos del cuadro mexicano. El lateral español casi siempre recibía libre, y con metros por conducir, en una situación similar a la de Marcelo en el perfil opuesto. El brasileño dispuso de toda la banda, liberada por los movimientos interiores de Cristiano, con el flanco izquierdo como teórico punto de partida. A partir de las posibilidades abiertas con ambos dos laterales, el Real Madrid generó superioridades. Sobre todo en la banda derecha, porque Lucas Vázquez fijaba a Samudio y normalmente William debía elegir entre atacar a Carvajal o mantener la vigilancia sobre Luka Modric. El croata leyó bien la situación y pudo participar con constancia en el juego. Con Modric entonado, el Real Madrid suele carburar.

La movilidad de Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo ejerció un papel fundamental para agilizar la circulación del Real Madrid y transformar las posesiones en ocasiones algo más peligrosas. En especial en el primer tiempo, el portugués se movió por todo el frente de ataque. No solo liberaba la banda izquierda -teórico punto de partida- para que Marcelo subiera a su antojo, sino que se juntó con Benzema y engranó las piezas ofensivas del Real Madrid. Se aprovechó de la situación descrita en la banda derecha para asomarse por ese perfil en varias ocasiones y dinamizó los ataques de los merengues. En el segundo tiempo su ritmo de participación bajó.

El cambio de esquema de Club América

Aunque el resultado era corto y el 0-1 mantenía la incertidumbre, Club América modificó su morfología en la segunda mitad. Ricardo La Volpe sacrificó a Alvarado para dar entrada a Guerrero, un centrocampista más. Así el campeón de la Concachampions pasó a jugar con una línea de cuatro defensas, pero no mejoró demasiado sus problemas para sacar la pelota jugada. El Real Madrid presionó bien en campo contrario y cortocircuitó la salida de los mexicanos. Sobre todo en el primer tiempo, pero en ningún momento Club América logró que su circulación fuese particularmente fluida. Estas dificultades explican los problemas de los de La Volpe para acercarse con regularidad al arco defendido por Keylor Navas.

Real Madrid vs America - Football tactics and formations

El timing del Real Madrid

A pesar de los problemas de América para desplegarse con peligro, el partido se mantuvo con vida hasta el último suspiro. No se desplegó a menudo el equipo mexicano, pero se acercó con algún disparo lejano y llegó a poner a prueba a Keylor Navas en un par de ocasiones no demasiado exigentes. El Real Madrid dispuso de varias oportunidades para sentenciar en el segundo tiempo, pero las malas decisiones o las imprecisiones en algunos toques decisivos desbarataron la mayoría de ellas. Cristiano Ronaldo cerró el encuentro en el descuento, tras un pase al espacio de James Rodríguez. Los dos goles del Real Madrid llegaron en los minutos de añadido. Una laguna de concentración al término del primer tiempo y la necesidad de marcar para llevar el partido a la prórroga en la segunda mitad tuvieron sus consecuencias en el resultado.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Quizá nuestros lectores mexicanos nos puedan aportar mucho más a partir del conocimiento que tengan del América al verlo más a menudo, pero a mí me gustaron mucho Bruno Valdez y Guerrero cuando entró -me pareció que, teniendo una buena distribución, poseía un conocimiento de la posición de medio centro superior al de Sambueza, además de un mayor dinamismo lógico por cuestiones de edad-. También me gustó Renato Ibarra, aunque lo tenía más controlado de la selección ecuatoriana.

Empiezo aclarando que yo soy un gran seguidor del fútbol europeo, pero del sudamericano tengo pocos conocimientos.
Pero a mí las sensaciones que me dejó ayer el América me parecieron muy pobres. No me parece mal que La Volpe inculque a sus pupilos la idea de salir con el balón jugado desde atrás, pero creo que siempre puedes hacerlo cuando tus jugadores de las posiciones más atrasadas tengan cierto criterio con el balón/calidad técnica para ello. Me quedé asustado con las numerosísimas pérdidas de balón en campo propio. Yo creo que con la presión tan “light” que hacen Ronaldo y Benzema, nunca robaron tantos balones. Hasta el punto, de que muchas de sus pérdidas venían sin presión alguna, y es que recuerdo una acción de Alvarado en banda derecha, en el que ni siquiera con la presión cercana de algún jugador contrario, realiza un pase al medio del centro del campo, a tierra de nadie, ante mi total asombro.
Y creo que el Madrid a un 30% de lo que es, se llevó el partido de manera cómoda.

Resumiendo, nefastas sensaciones las que me dejó a mí el conjunto mexicano.

Supongo que todo es cuestión de las expectativas con las que te enfrentes al partido. A mí me sorprendió que en los primeros 20 minutos el Madrid no tuviera ninguna ocasión de gol. O que no abriera el marcador hasta el descuento del primer tiempo. O que América llegara al descuento del partido con opciones de forzar la prórroga. No esperaba que ninguna de estas tres cosas ocurriera; pensaba que el Madrid ganaría dejando menos incertidumbre. Obviamente América no tuvo grandes ocasiones y sus tiros entre los tres palos se reducen creo que a dos, con lo que se puede decir que el Madrid lo tuvo siempre bastante controlado, pero también es verdad que llegó al 90′ ganando sólo por un tanto y América tuvo un par de acciones en ese tramo final en las que cierta inquietud sí generó.

Por mucho que Casemiro y Zidane fueran precavidos en rueda de prensa, la realidad es que apenas conocían al rival más allá de la preparación con vídeo y el Real Madrid jugó el partido a medio gas porque sabía que con eso bastaba. Tras ver el primer cruce del América no esperaba gran cosa, porque para mí fueron inferiores a un Jeonbuk que jugó bien, quiso llevar el peso del partido y cayó por blandito. Al menos, le pedía al América jugar con agresividad, mucha presión, y aunque suene conformista, defensa total y contra.
Ahora bien, para la final, por el hecho de serla, espero a un Real Madrid más competitivo

Ahí iba yo con el tema de la expectativa. Para mí América fue inferior al Jeonbuk en la ronda anterior también. De ahí que esperara que el Madrid le pasara por encima y no tuvieran ni una remota opción de competir por el resultado.

Yo creo que la única sensación de peligro que daba el América era fruto del resultado. Es decir, sus acercamientos, en mi persona, generaban cero inquietud en lo que a posibilidad de peligro se refiere, pero lo corto del marcador siempre te puede hacer pensar (por mucha diferencia que exista entre ambos equipos) que en una jugada aislada o algún infortunio, podría hacer peligrar la victoria blanca.
Y me reitero en lo dicho, y quizás soy generoso, si digo que el Madrid jugó a un 30% de sus posibilidades/esfuerzos.

Si se da hoy el partido que creo que se va a dar entre el Madrid y el Kashima Antlers, creo que a raíz de la comparación con la semifinal podrás comprender por qué me sorprendió positivamente el América.

Deja un comentario

*