Club América y Auckland City ya tienen su billete para jugar el Mundial de Clubes

Auckland

Dos equipos ya saben cuál será su agenda el próximo diciembre. Les tocará hacer el mismo viaje que el año pasado: ir al Japón para jugar el Mundial de Clubes. Los mexicanos del Club América y el Auckland City de Nueva Zelanda han ganado esta semana sus respectivas Champions. No se puede decir que sea una sorpresa.

En un estadio Azteca parcialmente en obras, el Club América revalidó el título de campeón para poder celebrar por todo lo alto su centenario. Es la séptima Champions de las Águilas. Nadie ha ganado tantas como ellos. En la final, han derrotado a los Tigres de Nuevo León, club que no deja de mejorar, con una buena base económica, y después de ganar el Apertura del 2015 ha perdido las dos finales de los dos principales torneos del continente: la Libertadores de 2015 y la Champions Concacaf de 2016. En la ida, América ganó 0-2. En la vuelta, el francés Gignac marcó el 0-1, aunque América remontó con los goles del ecuatoriano Michael Arroyo y el paraguayo Osvaldo Martínez de penalti.

El control del fútbol mexicano de la competición es total. Si la última temporada el Montreal Impact, club canadiense que juega en la MLS de Estados Unidos, fue el primer equipo canadiense en una final, esta temporada los cuatro semifinalistas han sido mexicanos. Cuatro de cuatro en semifinales, como en 2003 y en 2010. La Concacaf nació en 1961 organizando de una forma diferente todo el fútbol americano de Colombia hacia el norte. Una de las primeras decisiones de la Concacaf fue montar un equivalente de la Copa Libertadores o la Copa de Europa: La Copa de Campeones de la Concacaf, ganada en su primera edición, en 1962, por las Chivas del Club Deportivo Guadalajara. En su primera edición, 7 campeones de 7 ligas participaron en el torneo: México, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Haití y las Antillas Neerlandesas, entidad política dependiente de los Países Bajos que desapareció hace poco, en 2010.

Inicialmente, de 1961 a 1988, la Competición fue bastane abierta y la ganaron clubes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Haití, Trinidad y Tobago, Surinam o la Guayana. Entre 1989 y 2005, ya solo ganaron clubes mexicanos (en 9 ocasiones), de Costa Rica (5) y los dos primeros de la MLS: DC United y Los Ángeles Galaxy. Y desde 2005, solamente clubes mexicanos. El dominio mexicano del torneo es absoluto y este año 2005 es una fecha es clave. En 2005, el Mundial de Clubes se convirtió en fecha fija del calendario y ganar la Champions Concacaf era la puerta al torneo (los clubes mexicanos, si ganan la Libertadores, no se meten en el Mundial). En su primera edición (más allá de la edición puntual del año 2000), la jugó el Deportivo Saprissa de Costa Rica. Desde entonces, los equipos mexicanos no han dejado que ningún club de otro estado llegué al Mundial. Han ganado las 10 ediciones de forma consecutiva. Es más, 8 de las últimas 11 finales han sido entre mexicanos, con la excepción del año 2008, cuando Pachuca le ganó por un gol al Deportivo Saprissa; 2011, cuando Real Salt Lake de Estados Unidos plantó cara al Monterrey; y la final de 2015 entre América y Montreal Impact. En total, los clubes mexicanos, sumando todos los torneos desde 1962, han ganado 31 de las 50 ediciones.

El Imperio del Auckland City

Si México manda en la Concacaf, el Auckland City manda en la Champions de Oceanía. El club de Nueva Zelanda la ha vuelto a ganar, otra vez. Los chicos de Ramón Tribulietx revalidaron el título con autoridad: 3-0 contra el Team Wellington, también de Nueva Zelanda.

Después de sorprender en el Mundial de clubes de 2014, cuando el equipo llegó a semifinales y ocupó la tercera posición, el equipo de Ramón Tribulietx no pudo ganar ni un partido en el Mundial del 2015 y este 2016 debía defender su corona continental. En la fase final jugada en Auckland ganó los tres partidos de la fase de grupos: 4-0 a los Solomon Warriors de las Islas Salomon con tres goles del portugués Joao Moreria (exjugador de Lleida, Valencia B o Almansa), 2-1 al Lae city Dwallers de Papua Nueva Guinea, con gol de la vitoria de Moreira a los 89 minutos, y 3-1 al Amicale de Vanuatu, un clásico de este torneo, con otro gol de Moreria y uno de De Vries.

En semifinales derrotó por 4-2 al Tefana de Tahití, con dos goles de Lea’alafa y dos de Lewis, y después de la victoria del Team Wellington sobre el Magenta de Nueva Caledonia por 2-0, se vivó otra final entre los clubes de Nueva Zelanda, los dominadores de la competición desde que los australianos se marcharon a la Confederación asiática. Y la final fue de claro dominio del Auckland, con los goles de Lea’alafa (2) y Lewis. La gran sensación de la temporada es este Micah Lea’alafa, un extremo diestro de las Islas Salomón fichado este 2016. Su final fue fantástica.


El Auckland, pues, ganó su sexto título consecutivo y el octavo de su historia. Los seis últimos, con Tribulietx en el banquillo. Formado en el fútbol base del Barça, Tribulietx pasó por varios clubes de la 2ªB española como el Sant Andreu, el Figueres o el Castelldefels. Comenzó como técnico asistente de Paul Posa en el Auckland City en 2008 y en la temporada 2009/2010 fue co-entrenador junto con Aaron Mcfarland, ganando la Liga de Campeones ya esa temporada. En el equipo que acaba de ganar el torneo hay dos españoles: se marcharon Iván Carril, Óscar García y Gustavo Souto, pero llegaron el portero Diego Rivas, ex de Elche o Lugo, y sigue el madrileño Angel Berlanga, quien suma ya 5 años en el equipo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*