Kashima pasa a semifinales mostrando dos caras

El Kashima Antlers. Foto: Antonio Fucito, bajo licencia Creative Commons 2.0.

Atlético Nacional ya espera en semifinales del Mundial de Clubes a Kashima Antlers, que ha vencido a Mamelodi Sundowns en un encuentro con dos partes claramente diferenciadas. En la primera, Kashima mostró su peor cara, siendo blando en defensa, casi incapaz de adentrarse en campo rival con el balón jugado y viendo cómo los delanteros no entraban casi nunca en juego. Kashima Antlers, además, empezó disminuido ofensivamente, con la suplencia de un Mu Kanazaki que no estaba en pleno tono físico. Los Sundowns, incisivos con su línea de mediapuntas y el lateral izquierdo Langerman, merecieron irse al descanso con algún gol anotado, pero la falta de pegada y las intervenciones de mérito de Sogahata, el portero de los Antlers, evitaron que Mamelodi se fuese a vestuarios con el 0-1. En la segunda parte, el guión cambió y, con los sudafricanos peor parados que en la primera parte, Kashima Antlers marcó los dos goles que le permitirán medirse al campeón de la Libertadores.

Mamelodi Sundowns 0
Kashima Antlers 2 (Endo 63′, Kanazaki 88′)

Mamelodi vs Kashima - Football tactics and formations

El primer tiempo fue claramente del campeón de África. La buena presión ejercida por los pupilos de Pitso Mosimane complicó la vida a un Kashima Antlers que, de por sí, no es ninguna maravilla en el juego asociativo y que jugó a un ritmo lentísimo, verdaderamente pesado por momentos. En ningún momento pudo imponerse el medio campo japonés, en el que el todoterreno Shibasaki es el hombre encargado de dar el último pase. En muchas ocasiones, la presión alta de los sudafricanos obligó a la defensa de Kashima Antlers a mandar balones largos para poder salir desde atrás, pero esta solución se hacía totalmente inútil sin Mu Kanazaki en el campo, teniendo en cuenta que es uno de los delanteros de más altura de la plantilla nipona. Arendse y Ricardo Nascimento solventaban con facilidad estas situaciones y lideraban la defensa de un Mamelodi que sí tenía posibilidad de hacer daño en el juego directo. La figura del colombiano Leonardo Castro permitía a los Sundowns tener una referencia que controlase la mayoría de los balones largos que le llegaban, ante los timoratos Shoji y Ueda, los centrales de Kashima Antlers. En los 45 minutos iniciales, Kashima no dio sensación de estar concentrado atrás.

La línea de mediapuntas (Tau-Billiat-Dolly) fue la mayor fuente de peligro de Mamelodi Sundowns. La primera oportunidad sudafricana llegó en una rápida acción por la derecha: los Sundowns, recuperando y saliendo a la contra ante una defensa descolocada -el lateral Yamamoto estaba muy arriba y el central Shoji salió infructuosamente a cortar en ese sector-, crearon peligro con el pase al espacio de Billiat y el centro de Tau hacia Castro, que interceptó el meta Sogahata. Pocos minutos después, un envío largo de Langerman, el cual hizo bueno Shoji con su error de cálculo en el salto, dejó el camino libre a Tau para disparar ante el meta nipón, que sacó una mano salvadora. Una de las ocasiones más claras la finalizó Billiat con un tiro alto cerca de la portería, después de la mejor subida al ataque de Langerman. El lateral recibió de Tau y puso un centro perfecto al segundo palo para la imprecisa finalización del internacional zimbabuense. El goteo de ocasiones de Mamelodi finalizó con un gran disparo desde la frontal de Mabunda, que buscaba la escuadra y fue detenido brillantemente por Sogahata. Kashima debía estar feliz con el 0-0 al descanso.

Así son los siete participantes del Mundial de Clubes 2016

No hubo cambios de piezas en el inicio de la segunda parte, pero sí de actitud en ambos equipos. Kashima Antlers salió bastante más enchufado, con mayor intención de dominar y con la posibilidad de hacer daño a un Mamelodi que se desordenó en el complemento. La presión nunca fue la misma en la segunda parte y Kashima empezó a encontrar las grietas en la defensa sudafricana. Un muy buen pase al espacio de Shibasaki para la entrada de Endo por la derecha -su centro acabó en un disparo sacado por la defensa- ya dejó ver que los Antlers iban a percutir con más frecuencia en el segundo tiempo. De nuevo por bandas iba a venir una gran ocasión de Kashima, con el centro al segundo palo de Yamamoto -lateral izquierdo- para el remate de Nishi -lateral derecho-, sacado bajo palos por Arendse.

En el minuto 61, la amenaza ofensiva de Kashima Antlers se multiplicaba con la entrada de Mu Kanazaki. El reemplazado era un discreto Nakamura, cuya marcha iba a hacer que Doi tendiese más a la izquierda y se quedasen como delanteros Akasaki y el propio Kanazaki. Al minuto de esta modificación, Kashima Antlers encontraba el gol, aunque sin la intervención de Kanazaki. La jugada del 1-0 la tejieron Akasaki con su centro, Doi con la dejada de cabeza y Endo con su remate a gol. No estuvo demasiado bien Onyango, que aunque recibió un disparo bastante cercano estuvo blando.

Al poco de recibir el gol, Pitso Mosimane retiraba a Leonardo Castro, su referencia en ataque, para introducir al extremo Zwane. Este cambio se demostró como un error de Mosimane, dado que Kashima cedió la iniciativa los Sundowns tras el 1-0 y, con lo atascado que estaba el equipo sudafricano, a los Sundowns les habría venido muy bien la capacidad del colombiano para bajar balones largos. La entrada de Laffor por Morena, un atacante por un lateral con Zwane colocándose en la defensa, no sirvió de mucho. Sí acertó con los cambios Ishii, que introdujo para los minutos finales a Suzuki (por Akasaki) y este asistió tras un gran desmarque para el tanto de la sentencia de Kanazaki. Mu no estuvo demasiado rápido en la definición, puesto que controló y luego disparó, pero el desorden defensivo de los Sundowns en la segunda parte se puso de manifiesto en esta acción, en la que Kashima confirmó que jugará las semifinales del Mundial de Clubes ante Atlético Nacional. El favoritismo es para los colombianos, aunque viendo las dos caras de Kashima en este partido no sabemos bien a qué atenernos a la hora de pronosticar.

Foto de portada: Antonio Fucito, bajo licencia Creative Commons 2.0..

Related posts

Deja un comentario

*