El modelo deportivo de Atlético Nacional

Atlético Nacional es el gran dominador del fútbol colombiano. Foto: Agencia Andes.

El fútbol sudamericano nos da múltiples ejemplos de equipos que cada año, e incluso cada semestre, se ven obligados a renovarse. Nadie está exento de ello, ni siquiera el vencedor de la Copa Libertadores. De hecho, el equipo que sale campeón del continente tiene todas las papeletas para sufrir múltiples bajas, dada la proyección que tienen sus mejores jugadores en un gran escenario. Atlético Nacional, por supuesto, ha pasado por el aro en este 2016.

Tras consagrarse campeón continental por segunda vez, Atlético Nacional perdió a cuatro de sus titulares: Alexander Mejía, Davinson Sánchez, Marlos Moreno y Sebastián Pérez. ¿De dónde salió Alexander Mejía? En su última etapa llegó a Nacional cedido por Monterrey, pero su primer fichaje por el equipo antioqueño data de 2012, cuando fichó –con 24 años- desde Once Caldas. Mejía era uno de los centrocampistas más interesantes de la liga colombiana y, poco después de sumarse a Nacional, ya era internacional absoluto con Colombia. Por su parte, ¿qué tienen en común Davinson, Marlos y S. Pérez? Que son productos de la prolífica cantera verdolaga, una de las mejores de Colombia. En la última década, han salido de las formativas de Nacional futbolistas como Orlando Berrío, Felipe Aguilar, Stefan Medina, Edwin Cardona, Víctor Ibarbo o David Ospina.

Sornoza Sebastián Pérez Independiente del Valle Atlético Nacional - Agencia Andes
Sebastián Pérez, canterano de Nacional, fue una de las grandes bajas durante el último verano. Foto: Agencia Andes

Las categorías inferiores de Atlético Nacional han estado de actualidad en los últimos días, puesto que el equipo verdolaga cayó por 0-4 en la vuelta de semifinales del Torneo Finalización ante Santa Fe. Nacional tuvo que afrontar este importante partido con el plantel sub-20, puesto que el primer equipo se encontraba ya en Japón para disputar el Mundial de Clubes. El calendario colombiano es uno de los más duros del mundo, especialmente para un equipo de éxito como Nacional: en el año 2016, contando Liga, Copa, Libertadores, Sudamericana y Mundial de Clubes –dando por hecho que llegue a la final-, el equipo de Reinaldo Rueda habrá jugado 84 partidos oficiales.

Un calendario inhumano da minutos a todos

El verde ha estado a punto de jugar todos los partidos posibles en un año. Le faltó llegar a las dos finales de Liga y haber podido disputar la de Sudamericana: en tal caso, Nacional habría llegado a los 90 encuentros oficiales en 365 días. Una absoluta locura, sobre todo si lo comparamos con el calendario del Real Madrid, su probable rival en la final del Mundial de Clubes, que al final de este 2016 habrá jugado 54 compromisos. Si nos vamos al último equipo europeo que jugó todos los partidos posibles en un año -FC Barcelona en 2015 tras ganar el triplete-, la cifra se queda en 64 partidos, que son muchísimos, pero siguen siendo 20 menos de los que ha disputado este año Nacional.

Esta es una situación extraordinaria, pues Atlético Nacional no tendrá siempre años tan triunfadores ni volverá a jugar en un mismo ejercicio –de forma completa- Libertadores y Sudamericana, pero pone de manifiesto la locura que es el calendario colombiano. ¿Cómo lidia Atlético Nacional con este contexto? Con una plantilla amplísima. Este año han tenido minutos en el verdolaga hasta 50 jugadores distintos, de los cuales 11 ya no forman parte de la plantilla. Eso nos dice que en el momento actual, Atlético Nacional tiene 39 jugadores a disposición, de los que 31 son oficialmente de la primera plantilla y 8 proceden del filial. Con tantos futbolistas a mano, Reinaldo Rueda podría confeccionar tres onces totalmente distintos.

onces-atn
A la izquierda, once tipo de Atlético Nacional. A la derecha, once con los jugadores más utilizados en el Torneo Clausura. Infografía: Sharemytactics

Hay una clara diferencia entre las alineaciones que dispone el verde en Libertadores y Sudamericana –ahí juegan los futbolistas más importantes- y las de los torneos nacionales. En la fase regular de la Liga y los primeros partidos de Copa, la segunda unidad y los jugadores jóvenes -muchos procedentes de la cantera- son los que tienen más minutos, pero los titulares indiscutibles son los que juegan si el equipo disputa rondas finales de Liga y Copa. De todas formas, aunque la segunda unidad no dispute los partidos más importantes, la ingente cantidad de partidos que se juega en Colombia permite que estos futbolistas tengan minutos de calidad en primera división antes de dar el salto al considerado equipo titular, al que deberían llegar cuando las estrellas salgan de la entidad verdolaga. Es una rueda que funciona perfectamente.

Después de su marcha tras ganar la Libertadores, ¿qué jugadores han reemplazado en el once a Davinson, Marlos, Pérez y Mejía? Por orden, Francisco Nájera, Andrés Ibargüen, Mateus Uribe y Diego Arias. Ibargüen (24 años) y Uribe (25) han llegado este año desde Deportes Tolima, el primero en enero y el segundo en julio. Nájera y Arias, por su parte, son veteranos que han recuperado la titularidad en Nacional y que, precisamente por su experiencia, permiten al cuerpo técnico y a la directiva verdolaga tener la confianza de que no necesitan fichar a otros jugadores para ser titulares.

Un club que acierta habitualmente en el mercado

En ocasiones, es necesario fichar para dar un salto de calidad, como ocurrió en julio, antes de jugar la fase final de la Copa Libertadores. Víctor Ibarbo y Jonathan Copete, dos delanteros habitualmente titulares, se iban a Panathinaikos y Santos. Ahí, Nacional se reforzó con varios jugadores: Cristian Dájome, Ezequiel Rescaldani, Jhon Edison Mosquera y, sobre todo, Miguel Borja. El delantero llegado de Cortuluá –descartado por Santa Fe a finales de 2015-, había marcado 19 tantos en el Torneo Apertura, estableciendo un nuevo récord goleador en la liga colombiana. Una vez llegado al equipo antioqueño, Borja hizo historia con los cinco goles que marcó entre las semifinales y la final de la Copa Libertadores. La puntería que históricamente le ha faltado a los equipos colombianos en competiciones internacionales se la quedó toda Borja.

Miguel Borja Atlético Nacional - Agencia Andes
Con sus cinco goles en las semifinales y la final de la Libertadores, Miguel Borja ya forma parte de la historia de Atlético Nacional. Foto: Agencia Andes

La llegada del futbolista de Tierralta es el ejemplo más cercano del acierto con el que se suele mover Atlético Nacional en el mercado de fichajes, en el cual tiene el hábito de fijarse en los equipos del propio campeonato colombiano. En los últimos años, hay otros movimientos ilustrativos. El punto cumbre de Juan Carlos Osorio como entrenador verdolaga llegó en 2014, con Edwin Cardona y Sherman Cárdenas en el ataque. Estos dos jugadores dejaron el club en 2015 y, con el tiempo, sus puestos los tomaron Alejandro Guerra –fichado de Mineros de Guayana- y Macnelly Torres –llegado de Junior para su tercera etapa en Nacional-, dos de los mejores jugadores de la actual plantilla verdolaga.

Continuismo en el banco

En mayo de 2015, tras la eliminación de Nacional del Apertura colombiano a manos de Deportivo Cali, Juan Carlos Osorio abandonaba el banquillo antioqueño. Era una pérdida muy dura, dado que Osorio es uno de los técnicos más triunfadores de la historia del club verdolaga, pero llegó Reinaldo Rueda, uno de los mejores entrenadores del fútbol sudamericano. Con Osorio, Nacional estableció un estilo de juego ofensivo –el sistema podía ser el 4-3-3 o el 3-5-2- con el fútbol asociativo por bandera, monopolizando la posesión de balón y con unos jugadores que realizaban constantes cambios de posición. Con Reinaldo Rueda, el equipo sigue siendo muy ofensivo, pero el sistema es un 4-2-3-1 y el funcionamiento del bloque es más ortodoxo. El resultado de esta continuidad: cuatro Ligas, tres Copas, dos Superligas, una Libertadores y la llegada a dos finales de la Copa Sudamericana. El paso por Atlético Nacional también ha engrandecido a Reinaldo Rueda, que ha ganado los primeros títulos de su carrera -tenía en su haber la clasificación de Honduras para el Mundial 2010 y Ecuador para la cita de 2014-. Da la sensación de que las bajas de Nacional, por importantes que sean, no son tan traumáticas como en otros clubes.

Juan Carlos Osorio Atlético Nacional - (www.atlnacional.com.co)
El ‘Profe’ Osorio inició el ciclo glorioso del verdolaga. Foto: atlnacional.com.co

Tener el mayor presupuesto del fútbol colombiano (20 millones de dólares) ayuda a que Nacional mantenga su posición de poder. El propietario de Atlético Nacional es desde 1996 Carlos Ardila Lülle -86 años- a través de la compañía que lleva su nombre, uno de los conglomerados empresariales más fuertes de Colombia. Entre sus múltiples líneas de negocio están los medios de comunicación –el canal RCN, el más visto de Colombia junto con Caracol, es de su propiedad-, la construcción, el sector automovilístico o el sector alimenticio –la compañía Ardila Lülle fabrica la cerveza Postobón y tiene los derechos de distribución de Pepsi en Colombia-.

Atlético Nacional siempre ha sido un club ambicioso, dada su talla a nivel deportivo, social y económico. Dentro de la inestabilidad generalizada no sólo del fútbol colombiano, sino del sudamericano en general, es uno de los clubes que mayor sensación de continuidad ofrece. La clave es tener las cosas claras, saber qué camino tomar cuando aparecen las adversidades. La cima de este ciclo sería ganar el Mundial de Clubes, siempre muy codiciado por los clubes sudamericanos. Para ello, hay por delante el partido ante Kashima Antlers y, probablemente, el tremendo desafío de vencer al Real Madrid en la final. No será fácil, pero la oportunidad de hacer historia es única.

Así son los siete participantes del Mundial de Clubes 2016

Foto de portada: Agencia Andes

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*