El broche

Barcelona Luis Enrique Focus

No sería la primera vez que un club sudamericano ha sufrido para clasificarse para la final del Mundial de Clubes y luego compite muchísimo mejor en el partido decisivo ante el contendiente europeo. River Plate no convenció ante Sanfrecce Hiroshima, del mismo modo que sus últimos resultados han estado por debajo de lo esperado, pero ha alcanzado el partido con el que soñaba desde que alzó la Libertadores en agosto. Sin la necesidad de llevar la iniciativa ante un rival encerrado como el pasado miércoles -ni la presión de una etiqueta de favorito que convierte cualquier resbalón en un fracaso sonado- River será será un obstáculo duro de roer para el Barcelona.

La tendencia de las últimas finales del Mundial de Clubes -cuando se han medido europeos y sudamericanos- hace indicar que las opciones de River pasan por plantear un choque cerrado, de mucho orden y rigor táctico, de interrupciones en el centro del campo y pocos espacios entre líneas. Esto no implica que el planteamiento se asemeje al de Guangzhou en la semifinal, pues el conjunto chino reculó demasiado, esperó cerca de su área y apenas salió con la pelota controlada. La diferencia fundamental reside en que River plantee un choque de orden pero que le permita defender a una altura considerable y evitar que el Barcelona se instale con facilidad en la mitad de campo contraria, dificultando sus primeros pases. De otro modo el peligro de recular en exceso es enorme y River carece de velocistas con los que contragolpear si recupera a 70 metros de la portería azulgrana, a pesar de que Rodrigo Mora es un futbolista bastante móvil y Alario puede dar guerra a Mascherano en la pugna por balones largos.

“Nos toma en un momento diferente del que tuvimos durante un año. Me gustaría que el equipo llegara en una mejor situación colectiva, individual y futbolística, pero igual intentaremos hacer nuestro juego y sostenernos en la calidad justamente del equipo. Tenemos que jugar un partido perfecto en todos sus niveles. Defender y lastimar cuando recuperemos la pelota, y atacarlo, atacarlo, porque considero que tenemos chances de dañarlo cuando lo ataquemos”. Marcelo Gallardo, técnico de River Plate.

Para ello necesita que Iniesta no reciba entre líneas y que Busquets no se sienta cómodo en la salida de balón. El registro de Gallardo al frente de River en eliminatorias internacionales (13 de 14 ganadas) es otro aval de los argentinos, si bien es cierto que casi todas fueron a doble partido. Será un escenario magnífico para medir a Matías Kranevitter, que se incorporará al Atlético de Madrid a partir de enero, y el tiempo que aguante Leonardo Ponzio para tapar espacios entre líneas sin ser amonestado. Por la efectividad de ambos centrocampistas para achicar agua pasan gran parte de las opciones de River.

Marcelo Gallardo. Foto: Agencia Andes
Marcelo Gallardo. Foto: Agencia Andes

La capacidad creativa del Barcelona dependerá en gran medida del estado físico en el que se encuentren sus dos grandes estrellas. Messi y Neymar se perdieron la semifinal, pero todo apunta a que ambos estarán listos para disputar el partido decisivo. Por otro lado, habrá que medir si ambos pueden salir de inicio o si, en caso de no estar al 100%, es mejor que uno se quede en el banquillo. Por ejemplo, no sería la primera vez que Messi es reservado para cambiar el rumbo del partido en la segunda mitad, con el rival ya desgastado, lo que es preferible (en clave azulgrana) a arriesgar su físico si no puede aguantar 90 minutos o sustituirlo con el partido ajustado. Si uno de los dos no juega de inicio, Sergi Roberto tiene todas las papeletas para entrar de la partida en uno de los extremos, con licencia para participar por el carril central y moverse entre líneas.

Junto a los dos elementos de mayor desequilibrio en términos de regate, también será relevante el peso que tengan dos de los mejores futbolistas en la semifinal. Para el Barcelona es clave que Luis Suárez se faje con una pareja de centrales que se mostró insegura el pasado miércoles ante Sanfrecce, en especial buscándole las cosquillas a Balanta, y sea igual de certero en el remate que ante Guangzhou. Por su parte, la movilidad de Andrés Iniesta para recibir entre líneas y asistir a sus compañeros en espacios reducidos y su capacidad para zafarse de una marca pegajosa son virtudes que pueden desajustar la defensa de River.

Alineaciones probables River Plate-Barcelona (11:30h CET)

River Plate vs Barcelona - Football tactics and formations

 

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*