Mundial sub-17, primeros apuntes

Cognat, capitán de Francia y eje del centro del campo galo. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Francia y Alemania arrasan

El debut les deparó un arranque asequible a los dos mejores equipos del último Europeo sub-17, pero a pesar de ello Francia y Alemania no se relajaron e insinuaron parte de su potencial en el primer partido del campeonato. Galos y teutones firmaron dos goleadas de escándalo ante Nueva Zelanda (1-6) y Australia (1-4) en dos choques que ya sentenciaron en el primer tiempo, pues en ambos casos el marcador rozaba el abuso ya al descanso. En Alemania brillaron Passlack en banda derecha y Eggestein en la punta del ataque, mientras Francia atropelló a Nueva Zelanda con esa mezcla de fuerza física y talento de todos sus atacantes, aunque en el debut Boutobba y Cognat fueron los que mayor influencia ejercieron.

Passlack marcó el primer gol de Alemania en el Mundial sub-17. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Passlack marcó el primer gol de Alemania en el Mundial sub-17. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Mali y Nigeria ilusionan en África

Nigeria empezó la defensa del título con una nueva generación que en su debut no maravilló tanto, pero se mostró especialmente compacta. La selección dirigida por el ex delantero del Barcelona Amunike controló el choque en casi todo momento gracias a la jerarquía de Kelechi Nwakali en el centro del campo, desequilibró con frecuencia por los flancos y se aprovechó de la enorme potencia y agilidad de Osimhen en punta de ataque. Estados Unidos se defendió como pudo, pero lo más llamativo fueron sus dificultades para generar ocasiones de cierto peligro ante el arco nigeriano. Únicamente el elegante mediapunta Pulisic pareció capaz de romper el sistema defensivo africano en la primera mitad. Nigeria es el único representante de África que ha sumado los tres puntos en la primera jornada.

Por su parte, Mali empató a cero ante Bélgica. El resultado, peor que el de Nigeria, no esconde una actuación formidable de sus hombres de ataque. En especial de Sékou Koita, habilidoso mediapunta zurdo que hizo estragos en la defensa belga, que todavía no se acaba de explicar cómo aguantó el 0-0 al término de los 90 minutos. Mali dominó y desbordó constantemente con los regates y pases de Koita, pero sus atacantes se mostraron enormemente imprecisos en la definición. A pesar de ello, con el primer encuentro podemos entender por qué Mali llega al Mundial como campeón de su continente.

Argentina y Brasil debutan con mal pie

Más dificultades han sufrido las selecciones de CONMEBOL en esta primera jornada del Mundial sub-17. Argentina se vio superada de forma clara por México, que ya apeó a la Albiceleste en las semifinales de la última edición. El Tri ganó lleva varios años cosechando buenos resultados en la categoría sub-17 (tres finales y dos títulos desde 2005) y volvimos a ver un buen rendimiento del conjunto mexicano, al que deberemos seguir de cerca después del 2-0 ante Argentina. Aunque quizás fuese más decepcionante la derrota de Brasil ante Corea del Sur. No por el resultado (0-1), sino por el triste juego desplegado por el conjunto sudamericano. Brasil fue incapaz de desordenar a una Corea muy disciplinada y solidaria en las ayudas y el trabajo defensivo que mantuvo la concentración durante los 90 minutos y, asimismo, logró desplegarse con peligro en múltiples ocasiones. A pesar de la vitola de estrella del barcelonista Lee Seung-Woo, Corea del Sur tiene más jugadores de tronío aparte de la figura culé. Pero lo más preocupante fue el juego extremadamente plano de Brasil, sin calidad para progresar por dentro ni participación de los extremos para desequilibrar por fuera. Únicamente el lateral derecho Kleber pareció romper con el anodino fútbol brasileño de vez en cuando.

Corea del Norte cuenta con Kwang-Song

Mención especial merece el Corea del Norte 0-2 Rusia, en el que el conjunto europeo se impuso con cierta suficiencia al campeón asiático a pesar de sufrir durante algunos tramos del partido. Si bien es cierto que Rusia puso de manifiesto las limitaciones de la defensa norcoreana con el espigado Chalov, que no paró de bajar balones para habilitar las incorporaciones del instintivo Galanin, Corea del Norte se mantuvo viva durante muchos minutos gracias al desequilibrio de uno de sus puntas, Han Kwang-Song. El delantero norcoreano firmó una de las mejores actuaciones individuales de la primera fecha, pues desquició a los dos centrales rusos con su velocidad y movilidad. Cayó a bandas, superó a los defensas mediante regates y cambios de ritmo y exhibió una personalidad portentosa para echarse el equipo a la espalda en los momentos de mayor dificultad. Rusia tiene más mimbres para alcanzar rondas avanzadas del Mundial, pero quizás no cuenta con un futbolista tan estimulante como Kwang-Song. Apetece comprobar si mantiene el nivel a lo largo del campeonato.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*