Costa de Marfil, sin hacer ruido

7383532656_55da6cbbeb_z

Se va para casa una de las selecciones más talentosas del Mundial sub-17 de EAU: Marruecos. El conjunto del juventino Bnou-Marzouk, de Achahbar, Amrabat y Jaadi, que tanto nos había gustado en la primera fase de competición, cayó derrotado por dos tantos a uno ante la correosa selección de Costa de Marfil. Los dos equipos habían llegado bastante parejos a esta cita: mientras que los Elefantes vencieron a Nueva Zelanda, empataron con Uruguay y cayeron por la mínima ante Italia; los Leones del Atlas ganaron a la Croacia del decepcionante Halilovic, a Panamá y empataron con Uzbekistán. La consistencia de Marruecos, unida a que aún no habían sido derrotados en el torneo, le otorgaba cierto favoritismo de salida al cuadro norteafricano.

Pronto pudimos observar que la eliminatoria no sería cómoda para los de El-Idrissi. Sólo se habían disputado cuatro minutos de encuentro y Saoud, en una acción algo embarullada, cometió un penalti muy inocente agarrando y zancadillenado en el borde del área pequeña a Meïte. Lo transformó el central Franck Kressié y, desde ese momento, Costa de Marfil se hizo fuerte a la contra.

Marruecos no conseguía que sus jugadores de tres cuartos de campo se asociaran con facilidad, la presión del centro del campo del conjunto de Kamara resultaba efectiva y Bnou-Marzouk, el jugador más talentoso de los blancos, no entraba en juego. Así transcurrió la primera parte, con dominio alterno y ocasiones para ambos bandos: Meïte, el más peligroso de los costamarfileños, pudo elevar la ventaja en el marcador al borde del descanso y, minutos antes, Jaadi había dispuesto de una ocasión clara que salió rozando el palo que defendía Diabagate.

La segunda mitad nos permitió observar a una selección marroquí más reconocible: desatada, profunda, asociativa. Con diagonales y permutas en la línea de tres que acompañaba arriba a Achahbar y continuos desdoblamientos de los laterales. Costa de Marfil esperaba atrás muy ordenada, buscando sentenciar a la contra. Así transcurría el partido hasta que Bnou-Marzouk recogió un rebote en la frontal del área, se giró y, bajo la mirada de Kessié y Sherif, la puso fuerte y rasa en el palo derecho de la portería costamarfileña. El gol hacía justicia a los méritos hechos por los Leones del Atlas, que se habían ido arriba a buscar el empate trenzando buenas jugadas y practicando un juego vistoso. Pero no era su día. A menos de quince minutos para el final, un error de Saoud en la entrega en las inmediaciones del área permitió que Ahissan Junior batiese a Belkouch con un disparo duro que dobló las manos del portero.

Lo intentó el combinado marroquí hasta el pitido final. Se consumieron los minutos y, finalmente, no consiguieron poner la igualada en el marcador. Costa de Marfil, sin llegar a practicar un gran fútbol, se mete en cuartos de final y se las verá con la peligrosa argentina de Driussi e Ibáñez.

Foto de portada: Andy Gnobi.

Consulta aquí todos los textos de MarcadorInt sobre el Mundial sub-17

 

Related posts

Deja un comentario

*