El panenka de Wbías y las tapadas de Gudiño: México gana una tanda de penaltis épica

México está cada vez más cerca de repetir el éxito del Mundial Sub-17 que organizó hace dos años (Foto: cespinoq).

Lo habíamos destacado en el artículo del triunfo de México en octavos de final ante Italia. Salomón Wbías, más allá de su apellido extraño, difícilmente pronunciable, se distingue por su tremenda elegancia a la hora de sacar la pelota con la pierna izquierda. Técnicamente muy bien dotado, es el clásico central que arriesga bastante: tanto en el pase como en la anticipación. Hoy, en un partido de cuartos de final del Mundial Sub-17 2013 que será recordado durante mucho tiempo por los amantes del fútbol juvenil, apareció en las acciones más dramáticas, en las que más pudieron cambiar el estado de ánimo de dos contendientes que no lograban superarse. En la primera, salió perdedor pese a su gran esfuerzo: en el 85′, con México ganando 1-0 desde hacía escasamente cinco minutos, se lanzó con todo para evitar el empate de Nathan y lo logró en una primera instancia, pero el balón le cayó rebotado de nuevo al 10 de Brasil y éste no perdonó con la zurda para mandar el choque a la tanda de penaltis. Pero a Wbías se le presentó una segunda oportunidad para empujar a México en su búsqueda de un tercer título en las cinco últimas ediciones del Mundial sub-17. Brasil estaba por delante en la tanda desde que Rivas falló su tiro, y cuando el Tri ya se veía perdedor, su portero Gudiño le detuvo el quinto lanzamiento a Gabriel Barbosa, un punta del Santos que ya ha debutado en la primera división de su país. Pero quedaba el quinto tiro para México, y si fallaba, el cuadro azteca se iba para casa. El portero brasileño Marcos estaba adivinando prácticamente todos los lanzamientos: incluso en los que no paraba se quedaba cerca. Wbías cogió carrera, aceleró el trote y se la levantó, suavecita, panenkismo clásico, al arquero vencido a su lado derecho. Era el 4-4 y quedaba mucho, porque la tanda llegó a los veinticuatro lanzamientos. Pero a partir de entonces, los mexicanos tiraron los penaltis con mucha más confianza.

 

México está cada vez más cerca de repetir el éxito del Mundial Sub-17 que organizó hace dos años (Foto: cespinoq).
México está cada vez más cerca de repetir el éxito del Mundial Sub-17 que organizó hace dos años (Foto: cespinoq).

Suele decirse que en las tandas fallan los mejores, y volvió a ocurrir de nuevo. En el primer penalti del segundo turno, Mosquito, el gran especialista brasileño, fue incapaz de superar a Gudiño, que paró su lanzamiento cuando pocos habrían apostado por ello: desde aquel que le había detenido a Gabriel, quizá ya diez minutos antes, no había vuelto a estar cerca de sacar ninguno. Al final, los dos clubes de dimensiones más gigantescas del fútbol mexicano, Chivas y América, compartieron protagonismo en el desenlace. Si Gudiño, guardameta del conjunto de Guadalajara, fue providencial con sus tapadas, el delantero Alejandro Díaz, de América, el mismo que había marcado ante Italia el golazo que empezó a valer el acceso a cuartos de final, convirtió el penalti número veinticuatro -su segundo de la tanda- y provocó el éxtasis de esta selección que ya casi ni se acuerda de que empezó el torneo perdiendo 6-1 frente a Nigeria.

Y es que la mejoría defensiva del equipo de Raúl Gutiérrez según ha ido avanzando la competición ha sido notoria. Hoy contuvo durante muchísimos minutos a un Brasil que llevaba dieciocho goles a favor en cuatro encuentros. Logró que la canarinha, pese a dominar el partido, casi nunca encontrara a su media punta Nathan ni a su delantero Mosquito (ambos del Atlético Paranaense). Incluso tuvo la ocasión más clara en una contra en la que Iván Ochoa, solo ante portería tras recorrer medio campo, no pudo superar a un Marcos (Fluminense) que tiene pinta de porterazo. Pero el mismo Ochoa, que había logrado el 2-0 en el descuento ante Italia y que es compañero en Pachuca de Salomón Wbías, encontró la revancha en el 80′, cuando, de espuela al primer toque, culminó una jugada perfecta a balón parado en la que Alejandro Díaz se disfrazó esta vez de asistente. Parecía la victoria de México, pero ésta tuvo que esperar y soportar varios momentos de pánico. Quedaba mucho: el empate de Nathan, el panenka de Wbías y las tapadas de Gudiño.

Consulta aquí todos los textos de MarcadorInt sobre el Mundial sub-17

Related posts

6 comments

¿Alguien sabe porque Abner no ha jugado con Brasil?Tampoco lo hizo el día de 1/8 contra Rusia,lo vi el primer día del torneo contra Eslovaquia y me pareció un muy buen lateral zurdo,ademas,ya ha debutado con el primer equipo del Coritiba.

Se ha roto los ligamentos en la segunda jornada, creo.
Una pena porque es un crack, un Maicon zurdo.
Sin semis, Nathan se queda sin “su” balon de oro, hay que esperar por ver si sigue evolucionando hacia la sub20 porque me parece el mejor jugador deste Mundial.

Increible como Brasil siempre pierde contra Mexico! En todas las categorías, absoluta, olímpica, sub-17…

Esa Brasil tenía muy buenos futbolistas, Boschilia (no jugó sancionado), Mosquito, Nathan, pero me parecía un tanto desequilibrada emocionalmente, sus jugadores siempre buscando el choque y la confusión, lo que de hecho generó el gol en una falta muy tonta e innecesária.

Eduardo, dudo mucho que Brasil pierda “siempre” contra México,de hecho le acaba de ganar en la Copa Confederaciones. También en los tiempos recientes en un amistoso de las selecciones absolutas y en las semifinales del Mundial Sub 20 de 2011. Saludos.

Sí tienes razón, es que los brasileños somos bastante pesimistas ante las derrotas…y contra Mexico está pasando más veces que debería. Especialmente dolorosa la derrota en Londres.

Deja un comentario

*